Ir al contenido principal

Volvió Paco Ortega.


Ayer se cumplieron cuatro años del espanto en los ojos y me canté yo solo una saeta incendiaria… y luego puse bien alto la canción que escribí para Jesús Márquez dedicada a las víctimas, y sentí cómo unas lágrimas breves me hacían sentir humano.
boomp3.com
•••
A pesar de lo que piense mañana la fiera fritanguera afrancesada –y de lo que diga pasado mañana–, me llamó a primera hora Paquito Ortega para decirme que estaría en Béjar hoy y que le apetecía un montón que nos viéramos… y nos vimos, y nos abrazamos, y nos reímos al trintrán, como solo se saben reír los colegas. Yo, por supuesto –me adelanto al comentario de rijosa ‘dama’–, no pregunté a qué había venido, para que nadie pueda acusarme de otra cosa que no sea la de recibir a mi amigo del alma como se merece.
Quitando un solysombra de tristeza en los ojos pícaros orteguitas [la muerte se ha cruzado dos veces cabronas en su vida durante los últimos meses], el niño de Úbeda sigue vivaracho y dulzón, gozoso en sus puntaítas de boquilla casi bíblicas, con ganitas de cantar en público y haciéndolo ya otra vez, componiendo al amor de mil musas de alto standing para una serie putera de quince capítulos, hecho y deshecho en el sabor de calle oscura, enorme siempre y por los siglos… y también en comunión con todos los santos, coño.
Nos prometimos visitas [yo a Madrí y él a nuestro Béjar] y canciones, y mucha cercanía de la necesaria.
También estaba Jess, de chofera y chica para casi todo [un compendio argentino de valores hermosos y plurales]… me cae de puta madre esa chiquilla que me evoca sin paliativos a la mujer latina de los allendesmares… su silbido en la voz, su mirada fantástica, sus gestos de prediosa postconciliar, su arte y su artefacto… divina de la muerte, de verdad.
La cosa visitera se saldó en un par de horas intensas de risas e intercambios, de noticias hermosas [o así] sobre Carita Boronska y Jesús Márquez, de proyectos comunes por hacer, de las ganas de vivir que aún tenemos a pesar de los golpes.
Un abrazote, hermano… y para Jess un beso.
•••
Acuso recibo de “Respirar de los días”, de César Augusto Ayuso, editado por Milenrama.

Comentarios

  1. No sabía que Paco Ortega hubiera vuelto a cantar, lo último que supe de él era que se dedicaba a la producción. Me alegro, de verdad. Tiene un "toque flamenquito" que lo hace "mu" lindo (si encima, según nos cuentas, el tío es majete pues ¡ole ahí!). Suerte maestro!

    Lo siento, últimamente me siento muy plasta, he intentado no "hablar" pero si no lo digo reviento (espero que la rijosa dama-la fiera fritanguera no sea yo, porque a veces me pega).

    ResponderEliminar
  2. Dnc, si faltasen tus comentarios en este espacio me quedaría tristón.
    Y la rijosa dama es de aquí... una de esas obreras de derechas con gorrita de plato, ya sabes.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Dnc, están habilitadas mis páginas para tus comentarios si lo deseas.
    Perdón por la intromisión, espero no molestar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…