Ir al contenido principal

Volvió Paco Ortega.


Ayer se cumplieron cuatro años del espanto en los ojos y me canté yo solo una saeta incendiaria… y luego puse bien alto la canción que escribí para Jesús Márquez dedicada a las víctimas, y sentí cómo unas lágrimas breves me hacían sentir humano.
boomp3.com
•••
A pesar de lo que piense mañana la fiera fritanguera afrancesada –y de lo que diga pasado mañana–, me llamó a primera hora Paquito Ortega para decirme que estaría en Béjar hoy y que le apetecía un montón que nos viéramos… y nos vimos, y nos abrazamos, y nos reímos al trintrán, como solo se saben reír los colegas. Yo, por supuesto –me adelanto al comentario de rijosa ‘dama’–, no pregunté a qué había venido, para que nadie pueda acusarme de otra cosa que no sea la de recibir a mi amigo del alma como se merece.
Quitando un solysombra de tristeza en los ojos pícaros orteguitas [la muerte se ha cruzado dos veces cabronas en su vida durante los últimos meses], el niño de Úbeda sigue vivaracho y dulzón, gozoso en sus puntaítas de boquilla casi bíblicas, con ganitas de cantar en público y haciéndolo ya otra vez, componiendo al amor de mil musas de alto standing para una serie putera de quince capítulos, hecho y deshecho en el sabor de calle oscura, enorme siempre y por los siglos… y también en comunión con todos los santos, coño.
Nos prometimos visitas [yo a Madrí y él a nuestro Béjar] y canciones, y mucha cercanía de la necesaria.
También estaba Jess, de chofera y chica para casi todo [un compendio argentino de valores hermosos y plurales]… me cae de puta madre esa chiquilla que me evoca sin paliativos a la mujer latina de los allendesmares… su silbido en la voz, su mirada fantástica, sus gestos de prediosa postconciliar, su arte y su artefacto… divina de la muerte, de verdad.
La cosa visitera se saldó en un par de horas intensas de risas e intercambios, de noticias hermosas [o así] sobre Carita Boronska y Jesús Márquez, de proyectos comunes por hacer, de las ganas de vivir que aún tenemos a pesar de los golpes.
Un abrazote, hermano… y para Jess un beso.
•••
Acuso recibo de “Respirar de los días”, de César Augusto Ayuso, editado por Milenrama.

Comentarios

  1. No sabía que Paco Ortega hubiera vuelto a cantar, lo último que supe de él era que se dedicaba a la producción. Me alegro, de verdad. Tiene un "toque flamenquito" que lo hace "mu" lindo (si encima, según nos cuentas, el tío es majete pues ¡ole ahí!). Suerte maestro!

    Lo siento, últimamente me siento muy plasta, he intentado no "hablar" pero si no lo digo reviento (espero que la rijosa dama-la fiera fritanguera no sea yo, porque a veces me pega).

    ResponderEliminar
  2. Dnc, si faltasen tus comentarios en este espacio me quedaría tristón.
    Y la rijosa dama es de aquí... una de esas obreras de derechas con gorrita de plato, ya sabes.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Dnc, están habilitadas mis páginas para tus comentarios si lo deseas.
    Perdón por la intromisión, espero no molestar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …