Ir al contenido principal

La culpa siempre es de lo que será, no de lo que fue.


Al final, todo esto no es más que una retórica que podría resumirse con cuatro elementos simples que componen la vida: amar, sufrir, alegrarse o estar triste… pero me encanta retorcer y me empeño en ello, retorcer buscando imágenes entre las palabras recién caídas, y luego recoger la cosecha y guardar las mejores piezas para un poema.
Hoy me entretuve, para huir de la crisis cabrona que me tiene hundido y sacarla de mi cabeza, leyendo “Sobre lo sublime”, del finado Longino, y se me vinieron a la mano las palabras que siguen:

La escasa utilidad de lo sublime.
Sarduy comiendo pasas.
El progreso desentendiéndose del hombre no es grandeza.
Lo profundo da miedo si aún antes de morir ya eres tu tumba.
Compra albaricoques maduros y quédate a vivir en su perfume.
La superficialidad de lo underground no es un misterio.
El huevo me fascina, su palor de esqueleto...
Lo que te hace temer, te pide ayuda.
No estar complica el irse.
Me encantaría poder escribir mi muerte.
El agua tiene sed… llueven relojes.
La culpa siempre es de lo que será, no de lo que fue.
Y la culpa de todo la tiene el tonto idioma, que parece que lo inventaron para separarnos. Su sublime verdad son los matices que encierran las palabras, y su dolor el tomar cuerpo en la cabeza. Yo pienso, por ejemplo, que te amo y digo “te amo”. Tú escuchas y perece el vocablo en tus oídos para acabar formando un nudo que es más prevención que ternura, un “te amo” con colgajos de celo, con defectos de forma, con rasguños de piel; un “te amo” con miserias previstas, con deserciones ciertas, con condiciones netas… mi “te amo” salió limpio y tú lo recogiste mohoso y complicado, imperfecto… y es todo culpita del idioma, no tuya, ni mía; del jodido e indecente idioma.
Yo pienso “tenemos que hacer” con forma de manos unidas y apretadas, con forma de potencia multiplicada y fuerte, y mi boca pronuncia “tenemos que hacer”. Tú escuchas y todo se transforma en un “hay que hacer” que apenas tiene nada que ver con mi visión de empujón unitario que compendie, y recelas, y haces resentimiento de la voz, y contestas a otra propuesta distinta, y todo se hace paralelo e incontrolado… y no tenemos la culpa ni tú ni yo, solo el jodido idioma que tramita su guerra de forma personalizada y poblándolo todo de confusión.
•••
El tunel es cabrón, pero contiene la esperanza de una salida a la luz siempre. Hoy las cosas no están nada bien, porque los sucesos se avienen como fichas de dominó y todo es caos y sensación de ruina [la economía cercana, hecha en el aire, pierde fuelle y vomita en mi cara su peor bilis; la enfermedad me toca justo al lado de la forma peor –Magdalena, Ángel, Maite…– para conseguir que me sienta más vulnerable que nunca, los hijos me dan un miedo atroz que apenas sé llevar, mi You se quedó al pairo en sus papeles con los cambios políticos y debo seguir manteniéndole hasta que vuelva a ver una vía abierta entre los que mandan… y la banca, y las facturas pendientes, y los deudores que no pagan, y el IVA, y las retenciones de Hacienda [hay que matricularse el lunes como sea], y las empresas que van cayendo cada día como un goteo, las nóminas, la Seguridad Social, los atrasos del convenio de artes gráficas [hay que pagar dos años], los seguros privados, los créditos, el renting… la crisis me ha pillado por los huevos y aprieta como nunca hasta conseguir que las relaciones con los demás cobren tensión sin que deban hacerlo, y que esa tensión me embarque en un proceso mental negativo que no quiero, porque sería fatal para asumir todas y cada una de mis responsabilidades vacías y prosaicas.
Salir es delicado, pero exige valor y sonrisas, toma de decisiones y quitarse el miedo de encima con el convencimiento de que el mundo del hombre es un invento al que puede dársele la vuelta de un día para otro como un juego de magia. No pasa nada que no haya pasado antes, y por ello debo levantarme de esta silla y quitarle su disfraz de ataúd, ponerme mi mejor ropa y calzarme mis zapatos nuevos, tomar la sonrisa de hombre capaz y tirarme a la calle a buscarme la vida con regates cortos y agresivos.
En fin, otra vez en la lucha, otra vez a la selva del no saber, otra vez al intento de alzar el vuelo desde un acantilado [solo pido que quien me quiere me apoye con su sonrisa y su mirada, que me diga sin palabras que está conmigo… solo eso]. Y después de esta jodida etapa de montaña volverán los días de llano y músculos destensados y vivos, vendrá la sensación de ser de nuevo, vendrá la calma que da seguridad y hace entonar al viento lod cantos de victoria.
Ser para deshacerse.
•••

EL DECADENTE ENCANTO DE UNA TARDE CON NIÑOS



































Comentarios

  1. La verdad es que hay poco que decir que no sea un abrazo de ánimo, una muestra de que el eco de la soledad tropieza con algo, el deseo de que todo pase, la solidaridad de quien -de modo parecido, análogo, reductible- se mete en túneles equivalentes. Eso: un abrazo. Espero que nos veamos pronto (aunque no pueda pagar tus facturas).

    (He reactivado y remozado un viejo blog http://laislainvitada.blogspot.com/ y he incorporado un enlace al tuyo. Espero que no te parezca mal)

    ResponderEliminar
  2. Luis Felipe, sólo quería saludarte en este otro espacio. Te visitaré. Un abrazo continuado

    ResponderEliminar
  3. Visité tu blog, José Antonio, pero no me permite dejarte comentarios. Es chulo y lo leeré a diario.

    Un fuerte abrazo y gracias por el ánimo. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  4. Visité tu blog, José Antonio, pero no me permite dejarte comentarios. Es chulo y lo leeré a diario.

    Un fuerte abrazo y gracias por el ánimo. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  5. Vaya rato.
    Una vez lloré viendo coches antiguos.

    Alberto H.

    ResponderEliminar
  6. Pues nada Sr. Comendador, que automáticamente ha quedado Vd. incluído en mi larga lista de "Lo que haría si me tocase la primi..."
    Esta semana está siendo una kk, verás como la próxima recogeremos algún fruto (cruzaremos los dedos). De sobra sabes que te deseamos lo mejor.

    Yo acabo de estar con mi sobrino de 4 años (el decadente encanto de una tarde de niños) y el jodío siempre consigue sacarme una sonrisa: Esta mañana les han llevado los del cole al Museo del Prado, y el enano me dice que ha visto la "(e-) Tapa negra" de Goya, y que ha visto algo "terribilísimo", un rey llamado Satur que se comía a sus hijos!(viene cagao), también dice que ese señor(Goya) es normal que pintase cosas tan feas, pq el pobre era sordo!
    Jaaaajaja, hay que ver estos niños lo cansinos que son, pero lo que alegran!
    (ehhh, no te mosquees pq cuente aquí estas cosas, que lo hago para distraerte un rato!)

    Un besazo fuerte, tan fuerte como tú!

    ResponderEliminar
  7. llego hasta aquí empujado por las olas del bueno de Jesús Urceloy. he quedado admirado de su verborrea y sobre todo de su capacidad creativa. con su permiso, colgaré en mi blog un texto de su propiedad que descubrí en el de Urceloy, pues me ha parecido un fiel reflejo de lo que es la poesía actual. y no sólo la de los poetas desconocidos que le envían a usted sus poemarios, sino incluso aquellos otros poetas que son publicados: más triste es publicar
    "escritos cortados al azar en su estructura, sin puntuación, sin tildes, sin ortografía posible, sin un solo pellizco de ritmo, sin música (...) basura infecta que ni siquiera apunta un proceso simple, ni un ápice de sensibilidad, ni siquiera una brizna de emoción".

    no se sienta aludido. no es por usted.

    un guiño y mi admiración

    ResponderEliminar
  8. Pues eso, compañero, tus palabras: "una sonrisa a tiempo, una mirada, y un sincero estoy contigo". Soy parco en comentarios, pero hoy no me resisto. No sabes cómo te entiendo y comparto tus preocupaciones. Las palabras, siempre las palabras, sus limitaciones, sus aristas... Y nuestras intenciones, tantas veces aviesas y fuera de contexto, tantas veces tan necias y sin nigún sentido. Hoy invoco de nuevo la buena voluntad y el sentido común como forma de vida. Prepara una botella, nos la hemos de beber hasta el olvido. Un abrazo. Antonio Gutiérrez Turrión.

    ResponderEliminar
  9. Jo, me encantaría abrir una botella del mejor ron y compartirla con todos vosotros.

    Un abrazote global y muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Aunque llego tarde yo también quiero estar ahí y compartir una de esas dos botellas.
    Luis Felipe, imagina lo que el "jodido idioma" -si es capaz de jugar contigo- puede hacernos al resto de los mortales, Ah! Ahora mismito voy a comprar un décimo de esos extraordinarios, que se han inventado por el día inventado de la madre.
    Si me toca lo compartiré contigo a partes iguales. No sé si te arreglaría mucho o poco pero seguro que tendrías más tiempo libre.
    Cuando lo tenga pondré aquí el número.

    ResponderEliminar
  11. Yo te regalaré una comunidad que viva en cuevas y en la que cada uno ejerza su talento: el poeta será solo poeta y no impresor.
    Un abrazo y ánimo.
    Concha.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …