Ir al contenido principal

En el camino....

Mujeres mandinka –la tribu de Malick– trabajando el campo [Gambia]

No me quiero cansar, y menos agotarme. Hoy soy feliz porque quemé una etapa que me traía frito. Mis negros hermosotes ya mastican futuro y es hora de tomar otro camino nuevo que me llene de ganas y consiga poner una dosis de olvido en esta mierda infame que es vivir de prestado.
Con la labor trabada, ya hay más cosas que hacer; y ahora voy a explicarlas porque quiero implicaros hasta donde os apetezca. Veréis, sopesando hace unos meses que mis africanitos podrían concretar con seguridad su estancia en España, hablé con ellos y con Juanito para intentar liarnos la manta a la cabeza y buscar un más allá. Se me ocurrió que la cosa no podía terminar en unos tristes papeles después de tantas horas tiradas, lloradas y reídas; de tanto afecto compartido y de tanta pelea con el mundo; así que les expliqué a mis amigos que mi idea era aprovechar la estructura de la asociación sociocultural que dirijo, El Sornabique, para iniciar un proyecto de construcción de dos escuelas para cien alumnos con un edificio anexo que sirva de vivienda para los maestros que las regenten [tenemos experiencia en este tema, pues ya hicimos dos escuelas en Longuido y en Mangola, dos poblados tanzanos]. Esas escuelas se construirían [se construirán, coño] en los pueblos de Malick y Youssouph, en Senegal y en Gambia, y serán You y Malick quienes lideren con su imagen el proyecto con el fin de propiciar en sus lugares de nacimiento una apuesta por la formación, el desarrollo y la fijación de población, de tal forma que su sacrificio y el alto peligro en que han puesto sus vidas no sirva solo para enviar unos tristes euros a sus familias cada mes.
Para tal proyecto he presupuestado grosso modo [después de indagar en los precios de los materiales constructivos y los precios de la mano de obra en esos países] que serán necesarios unos 36.000 euros, además de la colaboración técnica de algún arquitecto para dar cuerpo y valor urbanístico a esas edificaciones. En mis presupuestos entra también la posibilidad de que los terrenos sean cedidos por las administraciones locales [parece que por los primeros contactos hay muy buena disposición para ello], lo que nos quita ya el gasto de suelo.
Para obtener los recursos necesarios, vamos a transitar caminos comunes, tales como la petición de subvenciones a administraciones [ello supone un trabajo importante en la elaboración de un proyecto creíble, así como la adhesión de personas y entidades al proyecto para hacer más fuerza], la adhesión de socios que aporten una cuota fija, única o variable y la realización de actividades informativas, lúdicas, formativas… [tenemos gran experiencia en este campo –especialmente Juanito–, por los muchos años de trabajo que llevamos a las espaldas con Ayuda en Acción y el MPDL]. El caso es que mis chicos están muy ilusinados con la idea y a Juan le ha parecido perfecto.
Y el remate sería, tomad nota, hacernos un viaje para entregar la obra [son 300 euros ida/vuelta a Dakar más el alquiler de un todoterreno por cada 5 personas, que allí sale muy barato] y pasar unos días entre esa gente, durmiendo y comiendo en sus casas, con ellos. A ese viaje iría todo el que quisiera hacerlo.
Sí, lo sé, está todo pillado aún con alfileres, pero así se empieza siempre, sin nada, desde la nada, pero con ganas de hacer, coño, y vamos a conseguirlo.
Para empezar, voy a localizar el terreno y a negociar con las autoridades locales. Todos los pasos que vaya dando los anotaré y los documentaré en el blog de “El Sornabique”, que ahora lo tengo abandonado [en su momento pondré un link visible.
Mil gracias a todos.

Fotografía de chicos de Ibel [Senegal], el pueblo de Youssouph.

•••
Llueve como para colmar, y me gusta un montón, me gusta porque hace desaparecer de mi cabeza esa sensación trágica de pisar ceniza constantemente. La lluvia me lava y me calma, me hace tránsito y me pone sensible.
¿Se puede ser mejor poeta que hombre? No lo sé, porque ya confundo las máscaras con las huellas reales.
Hace un par de días me decía un paisano que escribiera durante tres días una carta sobre mi hipocresía para así poder librarme de la estupidez de los demás y de la mía propia. Yo le contesté que llevo escribiendo esa carta toda mi vida y cada día me encuentro más hipócrita y más estúpido… pero llueve para borrar también… y el tipo decía que es escritor, periodista y obrero metalúrgico; y al lado de su potente biografía cruzaba un poema suyo sobre la ‘humildad’, un goteo de palabras que acumulan absurdo, cuatro frases inconexas que querían ser versos, nada de poesía, nada, nada, nada. Pues bien, soy un hipócrita para mí mismo, pero no para él, que juega a decirse poeta y perpetra un guiñapo de palabras sin sentido… eso sí, mucha planta, mucha pose industrial: “poeta fundiendo, peligro”.
¿Se puede ser un buen hipócrita y un buen poeta a la vez? Tampoco lo sé.
En fin, que aún digo lo que hago y suelo decir lo que pienso, aunque no suelo pensar mucho lo que digo.
Y eso… que no bebo alcohol, pero sí fumo [tres paquetes diarios de tabaco Chester y algunas otras cosas]; que no soy un don Juan, aunque quisiera; que me arde el estómago por las noches y no aguanto a la mayoría de los poetas que conozco o que me llegan sin buscarlos, y menos a los que me intentan dar lecciones aún antes de haber cruzado una sola palabra conmigo; que tomo leche con Nestquik y magdalenas, y mientras digo tacos gruesos para echarle empujones a mi cuerpo; que no suelo aguantarme demasiado, pero sé lo que quiero decir e intento decirlo cada día; que escribo mucha mierda, pero es lo que hay, es lo que piso a diario; que soy muy fértil, pero absolutamente imperfecto, y eso no me parece demasiado malo; que ya casi sé lo que quiero, aunque aún no he aprendido a decir que no justo cuando me apetece decirlo; que adoro a algunos clásicos y otros me dan purita grima; que conozco mi mundo y sé de qué voy y de qué van casi todos; que me encanta ponerme digno y hacer sentir vergüenza a quien creo que lo merece; que soy un tímido recalcitrante a pesar de lo que piensen quienes me tratan; que tengo ideología y suelo practicarla hasta que siento ahogo; que percibo que me subestima demasiada gente, y eso me encanta, porque me acerca al golpe directo; que me río de todo y de todos, aunque a veces siento lástima de mí mismo; que Cervantes me parece un paquete al lado de Lope; que prefiero el ingenio a la maldita belleza… ya veis, soy un tipo normal al que no ficharía Caldera para su fábrica de ideas porque las tengo claras y suelo pronunciarlas sin sonrojo, un tipo normal al que nunca le tocará la lotería o le caerá un contrato blindado de Planeta Agostini, un tipo normal que no llega a fin de mes y que sabe que lo que está escribiendo no es más bazofia que lo que puedan escribir García Montero o Espido Freire, un tipo normal que no sabe acceder al mundo del dinero ni al de las prebendas, un tipo normal que no ha lamido un jodido culo, aunque sí se ha humillado un par de veces por miedo a no salir de la miseria; un tipo normal que se acojona en demasiadas ocasiones y se hace silencio.
Y sí, me dieron y tomé [pero lo dije], pertenecí y voté [pero me echaron por contarlo], milité y dimití [aún lo estoy pagando], pensé lo blanco y defendí lo negro [pero lo dejé claro], pude ser casi un pope [pero me dio vergüenza]… todo un curso de hipocresía abierta, un compendio de errores contra mí mismo, una resta infinita al ser para poder ‘no estar’, que es en lo que me muevo después de mis diez lustros.
Así, solo quiero que se silencie a los poetas malos, que les corten las manos [me veo manco]; que callen a los que tuercen versos para sacarles jugo, que le apliquen picana a los que sacan brillo con sus culos a los sillones magros [incluso hasta al Ministro de Incultura], que asesinen sin mácula a la señora Aguirre, que ayer citó en la radio el “1804” de Orwell con sonrisa de la bruja del Este.

Manu Cumbreño haciendo el ganso en mi estudio [jodío chaval].

Y que vino Cumbreño con su Manu a visitarme a casa, y que tomamos unas cositas juntos y charlando rechulo, y que me dejó una montonera de títulos que quiero masticar en cuanto pueda [“Vargueño de saudades”, de José López Prudencio; “Prueba de artista”, de José Viñals; “Animales melancólicos”, de Luis Sáez Delgado; “La memoria del gallo”, de Justo Vila; “Entre una sombra y otra”, de Basilio Sánchez; un cuaderno de Valter Hugo Mãe y el nº. 96 de la revista “Mercurio”. Mil gracias, colega].
Tambien vinieron a verme Thierry Carbó con Martín Piola [un actor argentino] para que tomase partido por su obra de teatro: “Jesús de Topas”. Lo pasamos rechulo, aunque algo acelerados.

José María Cumbreño en mi estudio [un placer de los grandes].

Comentarios

  1. Jo, qué rabia! Mira, hace tan solo un par de semanas, la empresa donde trabajo recaudó dinero para continuar construyendo unas escuelas en Camerún, el dinero se lo han entregado a la ONG con la que colabora desde EL AÑO PASADO. También hay arquitectos voluntarios que se pagaron sus billetitos y pasaron sus vacaciones trabajando en ello.
    Cachisssss en la marrr! si nos hubiésemos adelantado seguro que habrían colaborado en este proyecto!
    Ahora no se me ocurre qué puedo hacer, pero por supuesto cuenta conmigo (como mínimo en el tema de las cuotas).
    Hace unos meses estuve mirando albergues y casas de niños para ir a ayudar y al final no hice nada, a ver si así, por fin, me arranco!

    Un besito

    (si quieres no publiques este comment)

    ResponderEliminar
  2. Hola Pipe. Bonita foto la de arriba del todo de hoy.
    No sé si sería mejor o peor que pasaras la escuelita a ASF-E (Arquitectos sin Fronteras) ya que ellos tienen experiencia en este tipo de colaboraciones. Conozco a muchos de ellos, incluida parte de su junta directiva. Es una idea que sugiero. En todo caso cuenta con nosotros, al menos conmigo, mientras no sea para dirigir la obra in situ (tengo alergia a las obras). Espero que lo hablemos más pronto que tarde. Y de paso daros una vuelta por nuestro blog que voy poco a poco colgando cositas.
    Me gusta sentiros optimistas e ilusionados por algo.
    Mi más sincera felicitación por "los papeles" a ti y a You (a quien no pude llegar a conocer).

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que puedes contar con nosotros, guapín.

    La marisolilla y el Urce

    ResponderEliminar
  4. Cuenta conmigo.
    Por cierto: cada vez es mas difícil encargar un libro que esté fuera de las grandes editoriales y las distribuidoras comunes. Me están haciendo rabiar con el libro de Cumbreño. A ver si el lunes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo compro los libros en
    www.paquebote.com
    Es una librería virtual que lleva mi colega Braulio García Noriega, un tipo absolutamente fiable y que te consigue lo que haga falta.

    Prueba


    Y gracias a todos por el empujoncillo.

    ResponderEliminar
  6. Cuenta con nosotros en todos los ámbitos. Me parece algo a lo que merece la pena dedicar tiempo, esfuerzo, imaginación y dinero.
    No dejes de informarnos de cómo se perfila el proyecto, para así poder enseguida arrimar el hombro.
    Un abrazo.
    Sinda y Jesús

    ResponderEliminar
  7. Otra idea de genio. Yo también me apunto al carro. Cuenta conmigo para todo lo que pueda aportar; para empezar, ponme en la lista de los contribuyentes con cuota. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Está muy bien lo de la "Bruja del este". Te lo copio ;D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…