Ir al contenido principal

Comerte con los ojos.


Hoy dejo aquí uno de los poemas nuevos [que son raros de cojones por forma y contenido] que van conformando una unidad que quizás termine titulando “Hartazgo y hambre”. La historia está pensada como un camino entre onírico y carnal por el deseo. Os dejo esta tapita para ver cómo reaccionáis, que seguro va a servirme para centrarlo todo un poco [advierto que busco plasticidad, cierta impronta de morbo y una música rara].

COMERTE CON LOS OJOS

Comerte con los ojos porque me están saliendo los dientes de leche y aún no son cuchillos, pero son incisivos y alumbran el marfil del proboscídeo que voy a ser en poco tiempo, ese proyecto anfibio que abre sendas y no sabe cerrarlas, que pasta en los paisajes de la carne siendo herbívoro y amo de su huella.
Comerte con los ojos porque hay hambre y los pastos escasean por la falta de lluvias, porque hay necesidad y aún me resta energía en estos músculos ciegos que son como pistones o murciélagos.
Comerte con los ojos porque hay un no sé qué de acantilado justo entre las pestañas, y también hay almendras y tarde y noche y senos.
Comerte con los ojos porque hay que morir solo y una nostalgia verde se hace trama en las uñas como un viento.
Comerte con los ojos y ser delirio o calma, esqueleto o razones, muérdago o contrapunto.
Comerte con los ojos y sentirme capaz de la próxima caza, y colgar en las perchas las piezas que se cobren mis fauces como una voz o un lirio, y esperar apostado a que las trampas salten y comience el banquete.
Comerte con los ojos y dibujar el plano de tu coreografía, y escarbar y engañarme con cierto ardid eterno sobre la hierba fresca, y verte de perfil con el filtro ultramar, y cruzarte los brazos como si fueran humo, y fingirte en la arena con trazos impecables.
Comerte con los ojos porque debo asombrarme antes de merecerte… y cribarme la voz y espantar a los pulpos que duermen en el pozo, y limpiarme de muertos, y hacer eucaristía pagana del reflejo.
Comerte con los ojos porque persistes en enfrentarte a ellos, como recién nacida para ser comulgada por mi iris hambriento.
Comerte con los ojos y buscar que me ignores para saberte cierta, y mirarte yaciendo con un candor de hormigas, y sentir tu doblez como un impedimento de jabón y de agujas.
Comerte con los ojos dejando que el instito tome caudal abajo para tornarse ayuno, que el sabor del milagro me hinque de rodillas entre tus dos pezones… y humillarme sea dulce, y llagarme sea insomnio, y tenerte sea impúdico.
Comerte con los ojos, y luego con las manos, y luego con la boca cansada de vigilias.
Comerte en mil posturas, con raíces y almenas, con la garganta espesa y reincidente, con la piel abismada como en un exterminio.

Comerte… ensalivarte… masticarte… y roer tu columna vertebral hasta que sea la mía.

© Luis Felipe Comendador • 2008

•••
Hay una España trágica y meona que me pone los nervios de puntillas, una España digna de Sir Tim O’Teo con un puntito rap de familia Trapisonda: Semirricos ramplones [pericos de trabajo fijo y sueldo magro o de trabajo magro y sueldo fijo] que se han vuelto llorones en su statu y berrean en público y privado para solaz de unos y para encabronamiento de otros… que si esto no es vida, que si no tengo ganas, que si qué mala suerte esto de que llueva en los fines de semana, que si vaya qué cortas que se me han hecho las vacaciones, que si no aguanto a mis compañeros de curro, que si no disfruto ya jugando a golf, que si tal y que si cual… para rematar con un estoy deprimido y se me cae el mundo encima [ya quisiera yo que se me cayera el mundo encima con cinco o seismil euros asegurados al mes, con la finquita, con el piso capitalino y el de veraneo, con la piscineta y las cenas fru-frú fin de semana en restaurante moderno, con el Audi plateado y las siete salidas a la costa por año vencido… ya quisiera yo que se me cayera el mundo encima cobrando religiosamente cada día 30 del mes y sus paguillas extraordinarias]. Y de contrapunto, la España lentejera y topmanta, la de empleo sin jodidos contratos, la de horas sobre horas a cuatro euros la tirada, la de orates por la calle [que no hay ya centros en los que meterlos], la de yonkis terminales, la de la lunática meando, la de los parados oreándose al sol de mediodía, la de la gorda de misa y bata de boatiné, la de la vieja del turbante, la del anciano del cemento blanco, la de Mambrú se fue a la guerra, la del tendero telarañas, la de la bruja de al lado, la del borrachito que un día fue representante de comercio, la del pip0rro que se deja sus cuatro duros en la tragaperras del bar de enfrente, la de la puta guapa que se pone en la plaza por las noches, la del taxista echando la cabezadita en su parada, la del que lleva siete días sin afeitarse y apesta a cerveza…
Un jodido país de contrastes en el que muchos profes se creen la santa Virgen María o incluso la mismita Trinidad, en el que a un tonto le pones una gorra de plato y es capaz de decir misa, en el que das y te insultan, en el que robas y te ponen una peana con decoraciones a lo capitel corintio, en el que sobresales y te pisan, en el que no sobresales y te pisan más fuerte.
Que les den bien por el culo a los llorones de riñones bien cubiertos, a los de pena y hostias, a los de misa y palo…
La vida es un capricho y algunos tontolculos se lo pierden con esa cosa estúpida del mamarronear sin causa justificada. Y así nos va, y así nos irá hasta que les demos matarile en una plaza pública o les quitemos sus seguros futuros y se los cambiemos por un ¿qué pasará mañana?

Comentarios

  1. Ay, pues a mí me ha parecido chulísimo!
    Creo que ya sabe Vd. que si lo viera "raro de cohone" se lo diría...
    No se parece a nada de lo que te he leído, pero mola un montón! es onírico, carnal y "sabrossón"(jeje)

    (Atreverme "yo" a decirte a TI... anda que ya me vale... menudo morro tengo!)

    Ah y qué arte tienen esa roca, y esas sonrisas vistas desde una ventana Heineken.

    Uff, qué tarde es, que me voy al teatrooo. Un beso. Chaooooo.
    Dnc

    ResponderEliminar
  2. Una cosa, cuando digo que no se parece a nada de lo que te he leído antes, me refiero a poesía!
    dnc

    ResponderEliminar
  3. Hola Luis Felipe,
    Vengo desde Militeraruras y estoy sorprendida y encantada con el descubrimiento, y todo gracias a Pablo Guerrero. Hace años tenía ese disco que perdí y le perdí también la pista a él. Recordaba esta canción y "tiene que llover" y muchas otras. Es lo primero que he visto de tu página. Entonces me he puesto a mirar lo demás. No conocía tu poesía (no es tan fácil conocer todo lo interesante que se hace) y me he quedado de una pieza. Tengo que leerla con más calma, pero me parece magnífica. Dice anónimo que "Comerte con los ojos" es completamente diferente a lo otro que haces. Lo leeré también. Yo no he estado como tú muchos años escribiendo (en el texto donde dices que tal vez ya no tengas nada que decir) pero sí muchos leyendo y, te lo aseguro, sé que lo tuyo es buenísima poesía. También me ha impresionado toda esa creatividad en otros soportes.
    Continuaré visitándote.
    Un afectuoso saludo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  4. Algunos versos demasiado largos. Más impactante cuanto más cortos. Me chirría lo de:
    [...marfil del proboscídeo...]
    Me encanta ésto:
    [Comerte con los ojos y dibujar el plano de tu coreografía...]
    Y ésto:
    [Comerte con los ojos, y luego con las manos, y luego con la boca cansada de vigilias.]
    Pero sólo soy una aficionada,
    de versos apenas sé nada.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Hay otra España; la de nuestra clase politica.(Ver suplemento Mercados de el Mundo) de "sueldos publicos de lujo tras el cese..."
    13.000 al mes.
    Creo que sobran los comentarios.
    Salud.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …