Ir al contenido principal

Otro susto.


Youssouph me llamó apresurado y con un puntito de temor en su voz: “Felipe, estoy en La Caixa con la policía, tienes que venir pronto…”. Yo salí como alma que lleva el Diablo, muy preocupado por mi chico, al que le queda nada para tener sus papeles en la mano. Cuando llegué a la Plaza de España había varios policías de uniforme con dos coches reglamentarios y tres o cuatro de paisano rodeando a mi chico, que parecía tranquilo ante la situación [estaban también Juanito y mi padre]. Me dirigí al policía de paisano que parecía el de más graduación e intenté explicarle que yo soy el responsable de You, pero me cortó con un seco “usted no diga nada, que yo sé lo que tengo que hacer”, y metió a mi You en uno de los coches no oficiales y se marchó con él.
Charlé con Juanito y acordamos que él iría hasta la comisaría para estar cerca del chaval y que yo movería mis palos para librarle lo antes posible del apretón. No contaré a quién llamé porque no es de recibo [queda en el espacio privado de mi diario], pero a la hora y media me llamaron Juan y You para explicarme que ya estaban caminando por la calle juntos [Juan me contó que, justo al salir de la comisaría, You se derrumbó y se puso a llorar desconsoladamente]. Quedamos a medio camino para vernos y el primer abrazo que le di a You fue de lo más emotivo que he sentido en los últimos años [volvió a derramar unas lagrimillas, no sé si de rabia o de pura sensación de seguridad] y se fue a visitar a todos sus amigos para darles las gracias uno a uno por quererle, por protegerle y por animarle constantemente.
La tarde la pasó junto a mí en la imprenta, sin hablar, sin bailar y sin cantar [que es lo que hace siempre].
A mí, lo juro, se me vino el mundo encima con su llamada… ahora estoy tranquilo.
Gracias a los colegas de verdad por todo su apoyo, mil gracias, y por estar al pie del cañón en los momentos difíciles… y también mil gracias a la policía nacional de Béjar por haberle tratado en todo momento con consideración y respeto.

Comentarios

  1. Leches, ya me iba a la cama, menos mal que me dio por mirar...
    Jo, qué mal rato habréis pasado, a ver si le dan YA los papeles y el pobre empieza a vivir tranquilo de una (p.ta) vezzz!

    Venga que gracias a " X " todo se ha quedado en un "sustilliio".
    (no os aburrís, ehh "joíos"?!)

    Youuuuuuu y encima ¿¿qué le pasó ayer a "tu Barça" con "mi Madrí"??
    (pero mira que soy chinche, jeje)

    Un besito para todos los buenosss.
    Dnc

    ResponderEliminar
  2. Me congratulo con todos vosotros. Un abrazo a You y otro para ti por estar siempre en la brecha.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que todo saliera bien al final. Lo siento por este chico que lo único que quiere hacer es trabajar y vivir entre nosotros.
    Creo que van a venir malos tiempos, Luis Felipe. Y no nos servirán los contactos.

    ResponderEliminar
  4. No es que quiera ser cotilla, Pipe de mis amores, pero la redacción de tu nota savonarólica es tan sutil que si un anónimo no supiera la idiosincrasia étnica de You, sospecharía que en Béjar, y por extensión en España, se detiene al personal, sea quien sea, de la raza que sea, y tenga o no tenga los papeles que tenga o no tenga, por cualquier cosa. Al modelo de la más rancia historicidad o la más cutre inquisición. Y las protestas al cabo armero.

    A mi me da, por extensión sobre todo, mucho miedo y mucha pena por la gente maja que dentro de muy poco va a empezar a desfilar al destierro por no tener amigos arriba.

    Y ni aún teniéndolos.

    Un abrazo grande a You, a Malik, a Juan, a tu padre y a ti. Y muchos besos pa la gente buena de Béjar.

    Urceloy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …