Ir al contenido principal

Madrugón con viejas fotos rechulas.


Tuve que madrugar bastante esta mañana para acompañar a mi Guillermo hasta el autobús que lo llevaría de excursión a Toledo, así que estoy sentado en mi silla de trabajo a esta hora [son las 7:05 a.m.] y solo se me ocurre sacar librotes del estante de arte y mirar cuadros con envidia vespertina [tengo en las manos un librito sobre Hannah Höch y un catálogo grandote con la magnífica obra de Gustave Courbet]. Mi problema con la pintura es que me pone la mente loca y me entran siempre unas ganas enormes de pillar papelotes y mancharme/mancharlos de tinta y de ceras.
El problema mayor es que tengo el trazo fácil, pero no lo trabajo con voluntad… y el problema insuperable es que, cuando empiezo a pintar, se solapan cientos de ideas que terminan por dejarme agotado y con una cabrona sensación de fracaso. El caso es que nunca sé rematar un cuadro con satisfacción [tampoco sé volver a él para insistir, por lo que todo queda en una mala aforística plástica que no sé si me sirve para algo].
Hannah me hace fantasear siempre y me vuelca en la búsqueda de imágenes en mis viejas revistas y en recortar de inmediato todo lo que se me aparece como posibilidad de collage… Gustave me anima al trazo sinuoso y rápido, ése que lleva a los cuerpos femeninos desnudos y tumbados en perfecto relax, de tal forma que soy capaz de bocetar en media hora diez o quince figuras que terminan dejándome en desgana por purita desconexión entre mi mente y mi mano.
Sé que me ataca una urgente necesidad de hacer, que debo desatarme en lo que sea y con frenesí, aunque no obtenga resultados y solo consiga un poquito de calma… y al final todo se va en escritura urgente que resume sin ser más que escritura. Aunque escribir también es pintar y, visto de ese modo, siempre consigo algo.
El día ya va retirando sus visillos y va a llegar la hora del curro ‘oficial’. Estoy como agotado y me duele todo [me da la sensación de que estoy entrando en un pequeño proceso gripal]. No me apetece nada trabajar hoy.


•••
Entre bostezos, encontré una cajita llena de fotos antiguas y se me vinieron mil recuerdos. Una pasada de mañana.


Con Belén Artuñedo y Juanjo Barral en un encuentro literario.


Saliendo por la tele para presentar una de mis novelas.


Versión alcohólica de "Las Meninas" de Velázquez durante un cumpleaños de Juanjo Barral en Oviedo. La fotografía es del colega Javier Bauluz.


Con Juanjo Barral en la sede de La Nueva España, en Oviedo, durante la presentación de nuestras novelas.


Entrevista para la tele en Madrid.


Encuentro poético en El Escorial, con Pepe Hierro, Antonio G. Turrión, Ramón García Mateos, Abraham Gragera, Máximo Hernández, Juan Luis Calbarro, etc...


Con Pablo Milanés y Juanito en Salamanca.


Encuentro Literario en Morille. Con Jesús Urceloy, Raúl Vacas, Máximo Hernández, Eduardo Moga...


Con Luis Antonio García Martín en Huelva durante una presentación.


Vitoria. Encuentro literario molón y foto con el malagueño García Pérez.


Con Morante y Paca Aguirre en Rivas.


Vestidito de 'pollo pera' para un teatrillo en las Salesianas.


Mi equipo de basquet del cole: con Gerardo Rico, Amable García, Juan Ramón Martín, Javier Riobó, Hipólito Bernardino y Paulino Matas.


Noche loca en Huelva con David González, Manolo Moya y Juan Carlos Reche.


Firmando en la feria del libro de Castellón con Sara Montiel.


Encuentro en Rivas con Luis Alberto de Cuenca, Agustín Porras, Morante, Calbarro, etc...


En El Escorial con Ada Salas, Calbarro y Ramón García Mateos.


Encuentro de poetas castellanos en Ávila [entre otros, están el inefable Ángel García López, Jesús Hilario Tundidor, Máximo, Morante, Calbarro, Ignacio...].


Con Eduardo Moga y Claudio Rodríguez en El Escorial.


Con Fernando Arrabal durante una conferencia.


Comiendo con Ana María Matute.


Con la selección rusa que participó los Juegos Olímpicos de Barcelona. Parezco chiquitín, y eso que mido 1,90 m.


Comiendo con Sara Montiel.


Partido a puerta cerrada con la selección rusa de Tikonenko. En la foto están, entre otros, Vetra, Tikonenko, Ángel Calvo, Higinio Mirón, Ramón Hdez. Garrido, Susi Ovejero, Felipe Sánchez...


Mis años universitarios con mi mochila azul [se puede apreciar que ya usaba polos Lacoste... es mi debilidad desde los 13 años... lo siento].


Durante mi servicio militar en Córdoba [nótese mi disposición castrense].


Con Mario Lejarraga Muelas en Córdoba.


Día de piscinita con mi Mª. Ángeles arriba.


Dándole el biberón a mi Mª. Ángeles.

•••
Y la tarde, que se presentaba tranquilita y molona, se torció porque el abuelo se nos cayó por las escaleras de la Travesía de Santa Ana con el resultado de tres brechas en la cabeza, dos heridas abiertas en un dedo y golpe fuerte en la muñeca derecha. Debemos estar tocados por un hado cabrón o pinchados por un vudú joputa o malojados por una bruja con verruga en la napia o gafados de atar o meados por una sibila tuerta o pasados por debajo de una escalera o malmirados por un gato negro… o simplemente que estamos vivos, qué coño, y nos tocan estos postres.

Comentarios

  1. Pues son tantos temas... Durante un par de años, no hace mucho, estuve haciendo unos cursos de dibujo de desnudos con modelo. Después los apremios del tiempo, el trabajo, me hicieron abandonar. Era un día a la semana, los martes. Los recuerdo con una enorme sensación de felicidad y deslumbramiento incluso y no sólo. Esa generosidad de los modelos de permitirnos durante dos horas observar cada rugosidad, cada volumen, cada línea de su cuerpo creo que es lo que más me ha acercado a una especie de comprensión, piedad y afecto hacia el ser humano, fuera de todo proceso intelectual.
    Las fotos. Divertidas y nostálgicas. Es la primavera (y no el otoño) la estación de los recuerdos.
    Y sí, estamos vivos y por eso nos pasan cosas.
    Un abrazo con mis mejores deseos para el abuelo y para ti.

    ResponderEliminar
  2. Ay, lo que disfruto yo con esto del voyeurismo... (jijiji, qué coti soy cuando quiero!)
    1,90 m., pues sí que es Vd. grandón!

    Sobre el tema de la pintura, por lo menos tú haces cosas chulísimas (aunque a ti mismo no te llenen). Yo con ella tengo muuuchos problemas, el principal? pues que es "malamalísima", pero además de eso, es que nunca sé cuando debo dar un cuadro por terminado, nunca llego a lo que quiero y muchas veces después de estropearlo (más) me doy cuenta que no debería haber seguido "rematando" (nunca mejor dicho,jeje), y a mí también se me queda un mal cuerpo...

    Bueno, espero que el abuelo se mejore. Este mediodía han ingresado a mi abuelilla (a la que adopté como abuela, porque a las mías de sangre ni las llegué a conocer), ya veremos... es tannn viejita!.

    Un besazo y gracias por compartir con nosotros esas fotos. Ah, y venga, métete un Frenadol "pal" cuerpo!
    Donce

    ResponderEliminar
  3. Jo, hasta con Sarita Montiel. ¡Qué campeón!

    Muy chula la de mi tía Paquita :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …