Ir al contenido principal

Sobre el espíritu de secta.


Declarar el gusto por algo dicho o escrito por otro es una concesión por parte de quien lo declara, y también una debilidad. Ahí nace la alienación, en ese justo lugar y en ese justo instante… de ahí procede la creencia y el espíritu de la secta, de mostrar y demostrar el gusto por algo que dijo o escribió otro y de defenderlo ante los demás hasta llegar a no conceder espacios de crítica. Esto es muy sutil en literatura o en arte, pero en el campo de la política o en los campos espirituales de las religiones se hace muy patente con altas dosis de intolerancia y mucho énfasis puesto en la toma de poder.
Expreso esto porque ayer tuve oportunidad de asistir a una disputa que fue creciendo y, gracias a los hados, terminó solo en malas caras. El ancianito recalcitrante y solitario de siempre, el que me trae loco con su soledad mal llevada, se acercó a mí con el recorte de un artículo de opinión publicado en ABC para que lo leyera. Yo me excusé porque no llevaba mis gafas de leer, pero mi compañero de café, muy amable –que no conocía al viejito aún–, tomó el recorte y lo leyó en alto [iba sobre la cosa de los piratas que secuestraron hace unas semanas un pesquero español e incidía con daño en que el ejército está para disparar tiros y colgar del palo mayor a esos corsarios, y no para pagar rescates]. Cuando terminó la lectura, mi colega le dijo al viejito [que se reía a mandíbula batiente durante toda la lectura] que la mujer que había escrito eso actuaba desde el clientelismo político sin sopesar la solución pacífica, y todo por hacer daño al partido gobernante, que le parecía miserable tanto la persona que firmaba el artículo como el artículo mismo y el medio que le daba pábulo… El viejito se puso pálido de ira y comenzó a despotricar en voz alta, a lo que mi colega le contestó que él había sido profesional del periodismo durante muchos años y que sabía de qué iba el marrón. El viejito le dijo entonces: “Si usted es profesional de la información habrá estudiado la historia de los piratas y sabrá lo que se hacía con ellos, colgarlos del palo mayor y no pagar jamás un rescate. Yo estuve muchos años en la marina y ése era el espíritu con el que comulgaba toda la tropa: no pagar nunca y eliminar la piratería con dureza y de forma ejemplar.”. Mi colega le respondió que todo dependía de quién diera la patente de corso y que hay más piratas de los que navegan por las costas africanas, piratas cercanos y bien vestidos para los que no habría palos mayores suficientes… y el viejito se marchó farfullando no sé qué que le puso colorado de ira y le inyectó los ojos con una mirada agresiva que contenía odio.
Cuando el viejito se marchó del local, le dije a mi amigo lo que ya he escrito aquí algunas veces [y por lo que he sido contestado por alguno con dureza]: “La vejez no es razón para el respeto ni para la conmiseración, sobre todo si no es una vejez tolerante y digna. Un hombre es un hombre siempre, o como poco hasta que toma uso de su razón o hasta que lo pierde. No hay edad que merezca respeto si no es capaz de ofrecerlo.”. Y nos fuimos a mascar la tensión y el cabreo a otra parte.
•••

Y que pasé la tarde saltimbanqui colgadete de las paredes de El Real de Bohoyo [hotel de cinco estrellas gran lujo enclavado en medio de la Sierra de Gredos] rotulando como un ratón miedoso, y que temblé a ratitos y disfruté cuando pisaba el suelo, y que luego rotulé en El Barco de Ávila y aproveché para pillar un chorizo de cerdo ibérico y un queso de oveja semicurado a un precio inmejorable en JMG, y que volví a casa hecho unos zorros, sucio, agotado, resoplando como una ballena blanca sin Acab posible. En fin, que es trabajo y basta, que de algo hay que comer.

Comentarios

  1. Jo, con el vértigo que tengo yo!(y eso que desde que estuve en la Gomera la cosa ya no es igual). Vaya sitio bonito el de las fotos, no sé... me recuerda a Comillas.

    Otra cosa, el viejito no será el de la piña? jeje, como sea ese mañana está aquí. Yo creo que le va la marcha, por eso te busca. Seguro que él también habrá ido por ahí diciendo que sois unos intolerantes, así que...

    Bueno, un beso para ti (cuídate) y otro para Sinda (para que te mejores. Yo también estuve hoy muy pachuchi, ufff qué aggggcoooo).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …