Ir al contenido principal

Sobre el espíritu de secta.


Declarar el gusto por algo dicho o escrito por otro es una concesión por parte de quien lo declara, y también una debilidad. Ahí nace la alienación, en ese justo lugar y en ese justo instante… de ahí procede la creencia y el espíritu de la secta, de mostrar y demostrar el gusto por algo que dijo o escribió otro y de defenderlo ante los demás hasta llegar a no conceder espacios de crítica. Esto es muy sutil en literatura o en arte, pero en el campo de la política o en los campos espirituales de las religiones se hace muy patente con altas dosis de intolerancia y mucho énfasis puesto en la toma de poder.
Expreso esto porque ayer tuve oportunidad de asistir a una disputa que fue creciendo y, gracias a los hados, terminó solo en malas caras. El ancianito recalcitrante y solitario de siempre, el que me trae loco con su soledad mal llevada, se acercó a mí con el recorte de un artículo de opinión publicado en ABC para que lo leyera. Yo me excusé porque no llevaba mis gafas de leer, pero mi compañero de café, muy amable –que no conocía al viejito aún–, tomó el recorte y lo leyó en alto [iba sobre la cosa de los piratas que secuestraron hace unas semanas un pesquero español e incidía con daño en que el ejército está para disparar tiros y colgar del palo mayor a esos corsarios, y no para pagar rescates]. Cuando terminó la lectura, mi colega le dijo al viejito [que se reía a mandíbula batiente durante toda la lectura] que la mujer que había escrito eso actuaba desde el clientelismo político sin sopesar la solución pacífica, y todo por hacer daño al partido gobernante, que le parecía miserable tanto la persona que firmaba el artículo como el artículo mismo y el medio que le daba pábulo… El viejito se puso pálido de ira y comenzó a despotricar en voz alta, a lo que mi colega le contestó que él había sido profesional del periodismo durante muchos años y que sabía de qué iba el marrón. El viejito le dijo entonces: “Si usted es profesional de la información habrá estudiado la historia de los piratas y sabrá lo que se hacía con ellos, colgarlos del palo mayor y no pagar jamás un rescate. Yo estuve muchos años en la marina y ése era el espíritu con el que comulgaba toda la tropa: no pagar nunca y eliminar la piratería con dureza y de forma ejemplar.”. Mi colega le respondió que todo dependía de quién diera la patente de corso y que hay más piratas de los que navegan por las costas africanas, piratas cercanos y bien vestidos para los que no habría palos mayores suficientes… y el viejito se marchó farfullando no sé qué que le puso colorado de ira y le inyectó los ojos con una mirada agresiva que contenía odio.
Cuando el viejito se marchó del local, le dije a mi amigo lo que ya he escrito aquí algunas veces [y por lo que he sido contestado por alguno con dureza]: “La vejez no es razón para el respeto ni para la conmiseración, sobre todo si no es una vejez tolerante y digna. Un hombre es un hombre siempre, o como poco hasta que toma uso de su razón o hasta que lo pierde. No hay edad que merezca respeto si no es capaz de ofrecerlo.”. Y nos fuimos a mascar la tensión y el cabreo a otra parte.
•••

Y que pasé la tarde saltimbanqui colgadete de las paredes de El Real de Bohoyo [hotel de cinco estrellas gran lujo enclavado en medio de la Sierra de Gredos] rotulando como un ratón miedoso, y que temblé a ratitos y disfruté cuando pisaba el suelo, y que luego rotulé en El Barco de Ávila y aproveché para pillar un chorizo de cerdo ibérico y un queso de oveja semicurado a un precio inmejorable en JMG, y que volví a casa hecho unos zorros, sucio, agotado, resoplando como una ballena blanca sin Acab posible. En fin, que es trabajo y basta, que de algo hay que comer.

Comentarios

  1. Jo, con el vértigo que tengo yo!(y eso que desde que estuve en la Gomera la cosa ya no es igual). Vaya sitio bonito el de las fotos, no sé... me recuerda a Comillas.

    Otra cosa, el viejito no será el de la piña? jeje, como sea ese mañana está aquí. Yo creo que le va la marcha, por eso te busca. Seguro que él también habrá ido por ahí diciendo que sois unos intolerantes, así que...

    Bueno, un beso para ti (cuídate) y otro para Sinda (para que te mejores. Yo también estuve hoy muy pachuchi, ufff qué aggggcoooo).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…