Ir al contenido principal

Pensalientos.


• Siento un miedo terrible a terminar creyendo en algo, pues creer es darse por derrotado, claudicar.
• La definición ata de tal forma que termina destruyendo la idea, por eso huyo de todo lo definido… también de lo definitivo.
• Intentar es mucho más edificante que hacer, porque hay más fracaso en el intento que en el hecho, y también hay cierta predisposición a no acabar lo que se intenta.
• No quiero soluciones, solo quiero problemas en los que buscar.
• La novela es tan mediocre como el mismo hombre, y lo es porque no busca trascender ni elevar, solo describe como lo hace la cabeza del más primario de los hombres. La poesía es otra cosa [la poesía buena, claro]. Hace años que no leo novelas.
• Sí, lo mejor que tengo es rapidez… eso y una capacidad casi alucinatoria de ver los vértices de mis ideas. Desarrollarlo todo debe quedar para otras genéticas.
•••

Y a las siete me senté a mirar los cuadros lúbricos de Balthus y a morirme de envidia y de ganas de pintar. Y también a buscar a Rilke en sus muchachas, incluso a entresacar un no sé qué de André Breton o una cosita Camus… y hasta arelar en su obra los restos de Pietro della Francesca.
Un canto a la pureza mezclado con un trasunto de morbo que quizás pertenezca más a nuestras mentes que a la deliciosa mano del pintor magnífico y genial.
Sus muchachas me llevaron siempre a esa imaginación destructiva y tormentosa del adolescente enamorado, a un delicado lugar donde las palabras no pueden existir si no se hacen imagen, a un dulce estado de ataraxia en el que el equilibrio es la justa causa que desequilibra.
Está muy manoseado mi libro Balthus, tanto como mirado.
Es lo más cercano al placer que conozco mirar la obra de este tipo.














Comentarios

  1. He estado googleando la obra de Balthus y me he fijado que utiliza mucho la figura del gato.... (uhmmmm, no me gustan mucho los gatos), crees que puede significar algo? la mirada maliciosa (del gato) frente a la pureza (de las niñas)?, estoy diciendo tonterías?, pues por si acaso no sigamos por ahí...
    Tiene cosas magníficas, pero algunas son un tanto... fuertes? por ejemplo, el cuadro del "tío gordo con bata" no veas el asco que me ha dado! (lo siento no sé el título), "puagg", repulsivo!!

    Bueno, que me quedo con una de las muchas descripciones que he encontrado sobre Balthus: " es de una intensidad casi violenta, profundamente misterioso y, en ocasiones, peligroso".
    No está mal para un artista, eh?!

    Donce

    ResponderEliminar
  2. La obra a la que te refieres es un retrato que Balthus le hizo a Joan Miró y a su hija. ¿A que ahora lo ves de otra forma?

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Jo, sé que no debería dudar de tu palabra, pero ¿¿¿¿ese es Joan Miró????, tan grande, tan gordo, con esa cara tan larga y los ojos claros? pero si no se parece nada! sé que la vejez cambia, pero vamos que ni el mejor cirujano haciendo una reconstrucción estética...
    No,no, me parece que no hablamos de la misma obra! En la que yo digo hay un señor grandón que está de pie, lleva puesta una bata o batín largo marrón, con rayas (parece pana gorda) y detrás está sentada una jovencita con medio pecho fuera. Es ése?
    Pues mira una cosa te digo, sea o no sea Miró, me da igual, a mí me sigue dando aggquito!!
    Un besito.
    Donce

    ResponderEliminar
  4. AHÁ, TE REFIERES A LA OBRA "Retrato de André Derain", un ilustrador francés que fue muy conocido en su tiempo, aunque el tiempo le quitó nombre y valor. Se decía que era gay y fue acusado de colaboracionismo con los nazis. Parece que en el retrato de Balthus había algo de todo eso.
    Ésa obra no la puse en el blog. La que subí al blog es la de Miró.

    ResponderEliminar
  5. AHAAÁ, ya decía yo.... encima pro-nazi, te cagasss!
    Claro, Miró es el que está en la silla con la niña (pero hombre, cómo me va a dar asco ese cuadro!)
    Te lié por no saber explicarme (pero me lo he pasado chupi)
    dnc

    ResponderEliminar
  6. Frases lapidarias las tuyas, imágenes fantásticas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…