Ir al contenido principal

Pensalientos.


• Siento un miedo terrible a terminar creyendo en algo, pues creer es darse por derrotado, claudicar.
• La definición ata de tal forma que termina destruyendo la idea, por eso huyo de todo lo definido… también de lo definitivo.
• Intentar es mucho más edificante que hacer, porque hay más fracaso en el intento que en el hecho, y también hay cierta predisposición a no acabar lo que se intenta.
• No quiero soluciones, solo quiero problemas en los que buscar.
• La novela es tan mediocre como el mismo hombre, y lo es porque no busca trascender ni elevar, solo describe como lo hace la cabeza del más primario de los hombres. La poesía es otra cosa [la poesía buena, claro]. Hace años que no leo novelas.
• Sí, lo mejor que tengo es rapidez… eso y una capacidad casi alucinatoria de ver los vértices de mis ideas. Desarrollarlo todo debe quedar para otras genéticas.
•••

Y a las siete me senté a mirar los cuadros lúbricos de Balthus y a morirme de envidia y de ganas de pintar. Y también a buscar a Rilke en sus muchachas, incluso a entresacar un no sé qué de André Breton o una cosita Camus… y hasta arelar en su obra los restos de Pietro della Francesca.
Un canto a la pureza mezclado con un trasunto de morbo que quizás pertenezca más a nuestras mentes que a la deliciosa mano del pintor magnífico y genial.
Sus muchachas me llevaron siempre a esa imaginación destructiva y tormentosa del adolescente enamorado, a un delicado lugar donde las palabras no pueden existir si no se hacen imagen, a un dulce estado de ataraxia en el que el equilibrio es la justa causa que desequilibra.
Está muy manoseado mi libro Balthus, tanto como mirado.
Es lo más cercano al placer que conozco mirar la obra de este tipo.














Comentarios

  1. He estado googleando la obra de Balthus y me he fijado que utiliza mucho la figura del gato.... (uhmmmm, no me gustan mucho los gatos), crees que puede significar algo? la mirada maliciosa (del gato) frente a la pureza (de las niñas)?, estoy diciendo tonterías?, pues por si acaso no sigamos por ahí...
    Tiene cosas magníficas, pero algunas son un tanto... fuertes? por ejemplo, el cuadro del "tío gordo con bata" no veas el asco que me ha dado! (lo siento no sé el título), "puagg", repulsivo!!

    Bueno, que me quedo con una de las muchas descripciones que he encontrado sobre Balthus: " es de una intensidad casi violenta, profundamente misterioso y, en ocasiones, peligroso".
    No está mal para un artista, eh?!

    Donce

    ResponderEliminar
  2. La obra a la que te refieres es un retrato que Balthus le hizo a Joan Miró y a su hija. ¿A que ahora lo ves de otra forma?

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Jo, sé que no debería dudar de tu palabra, pero ¿¿¿¿ese es Joan Miró????, tan grande, tan gordo, con esa cara tan larga y los ojos claros? pero si no se parece nada! sé que la vejez cambia, pero vamos que ni el mejor cirujano haciendo una reconstrucción estética...
    No,no, me parece que no hablamos de la misma obra! En la que yo digo hay un señor grandón que está de pie, lleva puesta una bata o batín largo marrón, con rayas (parece pana gorda) y detrás está sentada una jovencita con medio pecho fuera. Es ése?
    Pues mira una cosa te digo, sea o no sea Miró, me da igual, a mí me sigue dando aggquito!!
    Un besito.
    Donce

    ResponderEliminar
  4. AHÁ, TE REFIERES A LA OBRA "Retrato de André Derain", un ilustrador francés que fue muy conocido en su tiempo, aunque el tiempo le quitó nombre y valor. Se decía que era gay y fue acusado de colaboracionismo con los nazis. Parece que en el retrato de Balthus había algo de todo eso.
    Ésa obra no la puse en el blog. La que subí al blog es la de Miró.

    ResponderEliminar
  5. AHAAÁ, ya decía yo.... encima pro-nazi, te cagasss!
    Claro, Miró es el que está en la silla con la niña (pero hombre, cómo me va a dar asco ese cuadro!)
    Te lié por no saber explicarme (pero me lo he pasado chupi)
    dnc

    ResponderEliminar
  6. Frases lapidarias las tuyas, imágenes fantásticas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …