Ir al contenido principal

Cúbreme los ojos con tus manos desde atrás y pregunta...


Hoy no me escribió Alberto y estoy como huerfanito. Espero que ese horno caprichoso y fupinguero no haya devorado su obra y que los paños negros la reciban como un éxtasis. Mientras, yo quiero ver algo de lo hecho, sea fallido o válido. Hay que tomar el mando, hermano, sobre esa gleba de maestros de hornos.
•••
Amaneció el día algo nublado y esa cistitis crónica que tengo me ha atacado con saña durante la noche, justo cuando pillaba el relax de una semana llena de tensión y trabajo. Estoy hecho unos zorros y mi físico acusa las salidas de norma con quejidos notorios que me dan la medida de la edad en la que me estoy metiendo [ya sé que mi estado mental debilitado cae en el pozo físico cuando extremo el esfuerzo]. Habrá que convivir con estas cuitas que no atienden a razones de uso.
El caso es que me retuerzo con ese jodido e incomodo escozor mientras el cuello sigue con sus puñeteros latigazos… una piltrafa, coño.
Para calmarme, pinto. Ya he repintado el díptico de ayer como doce veces, y es una masa informe que me mira a los ojos y me indica mi estado caótico y bajuno.
Me queda la cabeza para huir un poquito, y me establezco en ella buscando paraísos personales que actúen como el árnica y me dejen relajado y mullido.

Cúbreme los ojos con tus manos desde atrás y pregunta ‘¿quién soy?’, y luego dime que ya no hay que ir jamás a pasar la ITV del auto ni a comprar azulejos, que ya no existirá la hora del pan y no echaré de menos el café de las tres. Cúbreme los ojos por detrás con tus manos y clava tus rodillas en las corvas de las mías, y hazme sentir tu vientre en la espalda, tus pechos en mis dislocadas paletillas. Cúbreme por detrás los ojos con tus manos y coloca tu muslo entre mis piernas empujando hacia arriba como un émbolo de carne que me deje estirado y me haga coronarte.
Que delante de mis ojos no haya nada, que todo esté detrás de mí y tenga la sensación extraña del que abre los caminos, del que crea las trochas nuevas y llega primero al horizonte… y que tu brazo derecho me rodee el cuello desde atrás y en tu codo se apoye mi barbilla, y que tu brazo izquierdo aprese mi cintura como una venda.

Me queda solo el cuerpo para sentirme vivo, pero aún no he encontrado instrucciones de uso que ayuden a apurar lo que aún le resta.

Túrbame como el fósforo que se hace llama, dale tus aureolas a mi boca para que me alimente, llévame a esa esquina sin luz en la que ser regreso, rózame con densidad.

Me queda solo el cuerpo para no ser ausencia, las sonoras zancadas del corazón, el olor acre de la boca al despertarme, el tamaño de lo que salta y decae, el cascabel de hueco donde laten las vísceras… y también el filón de los otros cuerpos que pasan a mi lado. No es mucho.

Amanéceme y sal de tu crisálida, inclínate sobre el espacio que ocupo y bebe mi aire, encuéntrame y desenvuelve el brote.
•••
Me está afectando demasiado el trabajo en el que estoy metido ahora, que no es ni más ni menos que el novenario teatino de la Virgen castañara [picado urgente de 80 páginas con todos los contenidos marianos de la novena]… me quedo sin querer con los contenidos sacros y con la forma giróvaga que utilizan los curas en sus oraciones, y los llevo sin querer a mi mundo raro. La verdad es que estos tipos llevan dos mil años indagando en la forma de un mismo contenido, y han encontrado el quid [kit] con el que engatusar a las almas precisas. No hay mejor literatura para erizar que la tomada de las religiones… y también para subyugar, enloquecer, atraer, convencer, excitar…
Voy a volver a mi picado [incluida cistitis y contracción de cuello].
•••

Y la tarde... de marcheta con mi Guille. Rematamos viendo 'Wall-e' en una sala del multicines con cuatro personas más [es triste lo del cine en este pueblo]. Me encantó la peli y me atiborré a palomitas, pero me sigue doliendo todo, coño.

Comentarios

  1. Lo único bueno que saco de los "lunes-cuest´arriba", es que sacio mi hambre de (con) tus letras.

    Bonitas palabras, bonita música, bonito tú, ea!

    (Jo Sr. Comendador, me recuerda Vd. al Pocholo, en ese Béjar suyo siempre hay alguna "fiesstaaaaaaaa".
    Pues venga, a pasarlo bien, que ante las risas los dolores se amedrantan)
    Un besazo,
    Dnc

    ResponderEliminar
  2. ¿De quién es la canción No te detengas?, ¿de qué disco? Gracias

    ResponderEliminar
  3. La canción es de mi coleguita Jesús Márquez, y puedes informarte en

    http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendID=329855375

    o comprar el disco en

    http://www.portalatino.com/platino/website/ewespeciales/nexst/epde/fe/epde.php


    Algunos de los textos son míos... ya iré poniendo temas, a ver si te gustan.

    Gracias y saludetes

    ResponderEliminar
  4. Perdona, vi que en portallatino no abría bien el enlace.

    Puedes ir a

    http://store.elpescadordeestrellas.com/jesus_marquez-p-51.html?osCsid=40066e5a71cb8e4e86a2e1d1a11bf002

    a ver si ahí hay suerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …