Ir al contenido principal

Habemus espiral.


“Hacía 14 años que no torneaba, pensaba que se me habría olvidado. Este cuenquecito es lo más cerámico que he conseguido en China... paradojas del destino. Lo torneé yo y lo esmaltó Juan Ortí.
Anoche tuve una grata sorpresa. Cuando ya había perdido toda esperanza de conseguir algún resultado interesante, vi que habían sacado dos de mis placas del horno, casi me había olvidado de ellas. No me podía creer que lo que había estado intentando una y otra vez estuviese allí. De esta manera creo que salvaré el cuadro grande de las espirales. El tríptico ha sido imposible, y mira que lo he intentado. No obstante tenía otras dos pieza preparadas y creo que algo podré colgar.
El otro día fue la inauguación de la instalación de Marion Devillers. Fue divertido. Esta francesita ceramista y arquitecta nos ha alegrado y nos ha hecho pasar buenos ratos, contagiando con su alegría de vivir a todo el grupo. Esta mañana se ha ido. Yo no me he despedido. Como dice Christopher Benavides (más que interesante este Peruano-Norteamericano. Tengo que hablar de él un día de estos), sólo hay que despedirse de los que te caen mal.”


•••
CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Se consumó el encuentro con el que ha empezado a desatarse mi proyecto literario molón. Vinieron todos menos mi Morante, que anda de exámenes septembrinos y está abrumado [por no venir y por comenzar el trabajo después de las vancances estivales]. Mi impresión se resume en que el objetivo marcado para esta reunión se ha cumplido con creces y que, además, se han cruzado intercambios fuera del orden del día que serán estupendos para Béjar [no en vano había representantes de fundaciones como la Juan Ramón, la Pepe Hierro y la Fundación Autor; poetas chulis y sonoros narradores, gente buena de la universidad helmántica, colegas del rechulo encuentro PAN de poesía en el medio rural, el máximo valedor de Voces del Extremo, representantes de Arfa y los talleres literarios de Fuentetaja… y parte del consistorio bejarano]. Y, además, como todos eran buenos coleguillas, pasamos una tarde magnífica y entrañable que terminó con la asistencia al concierto de La Negra [que me dejó un poquinín fus], unos sandwiches en La Otra Casa y una copota en la caseta de La Alquitara.
Todo magnífico, Albertito.
Y que con el encuentro amiguero se me pasó la cistitis y me olvidé un ratillo de la torcedura de cuello… y también volví a mirarme en el espejito de Ben Clark, sonreí con Sulleiro, me descojoné con David Torres, recuperé la sonrisa de Rómar [la había medio olvidado], quise un poco más a Fabio y a Fernando, abracé con ganitas a mi Antonio Orihuela y disfruté de la conversación de Antonio R. Almanza y mi Urceloco. Ahora espero que Celes y el Turri tomen el testigo con ganas y seamos capaces de hacer algo grande para esta ciudad nuestra. Ya iré relatando lo que suceda.

Antonio G. Turrión, Mª Rosa y Fabio.

Antonio Orihuela y Rómar.


Ben Clark.

Celes y Paco Ortega.

Antonio G., Urceloy y Fernando R. de la Flor.

Antonio Ramírez Almanza, Antonio G. y Urceloy.

Sulleiro y moza (ahora no recuerdo el nombre... lo siento, reina).

L. F., Paco Ortega, David Torres, Rómar y moza.




Blanca y Antonio Orihuela.


David Torres y Rómar.

Comentarios

  1. Pedro tiene razón, tenéis una pinta estupenda
    (y tú riendo: oleeee, a tomar morcilla las morriñas!!).

    Veo que sobre la mesa había un montón de tu "nuevo librito nuevo": "No pasa nada si a mí no me pasa nada". Pues les va a encantar, yo he pasado muy buenos ratos con tus aforismos (ven, que te voy a decir algo al oído...: me gustó mucho no compartir algunas de tus sentencias. "Amigo", Vd. sí sabe hacer pensar...!)
    Así que nada, que desde aquí les felicito a los tres: a TI (Vd.), a (D.)Fabio y a D. Fernando (que me gustó un montón el prólogo).
    Y ya vale, que va a parecer que llevo comisión...

    Un beso.
    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …