Ir al contenido principal

Habemus espiral.


“Hacía 14 años que no torneaba, pensaba que se me habría olvidado. Este cuenquecito es lo más cerámico que he conseguido en China... paradojas del destino. Lo torneé yo y lo esmaltó Juan Ortí.
Anoche tuve una grata sorpresa. Cuando ya había perdido toda esperanza de conseguir algún resultado interesante, vi que habían sacado dos de mis placas del horno, casi me había olvidado de ellas. No me podía creer que lo que había estado intentando una y otra vez estuviese allí. De esta manera creo que salvaré el cuadro grande de las espirales. El tríptico ha sido imposible, y mira que lo he intentado. No obstante tenía otras dos pieza preparadas y creo que algo podré colgar.
El otro día fue la inauguación de la instalación de Marion Devillers. Fue divertido. Esta francesita ceramista y arquitecta nos ha alegrado y nos ha hecho pasar buenos ratos, contagiando con su alegría de vivir a todo el grupo. Esta mañana se ha ido. Yo no me he despedido. Como dice Christopher Benavides (más que interesante este Peruano-Norteamericano. Tengo que hablar de él un día de estos), sólo hay que despedirse de los que te caen mal.”


•••
CRÓNICA VIJARRENSE PARA A.H.

Se consumó el encuentro con el que ha empezado a desatarse mi proyecto literario molón. Vinieron todos menos mi Morante, que anda de exámenes septembrinos y está abrumado [por no venir y por comenzar el trabajo después de las vancances estivales]. Mi impresión se resume en que el objetivo marcado para esta reunión se ha cumplido con creces y que, además, se han cruzado intercambios fuera del orden del día que serán estupendos para Béjar [no en vano había representantes de fundaciones como la Juan Ramón, la Pepe Hierro y la Fundación Autor; poetas chulis y sonoros narradores, gente buena de la universidad helmántica, colegas del rechulo encuentro PAN de poesía en el medio rural, el máximo valedor de Voces del Extremo, representantes de Arfa y los talleres literarios de Fuentetaja… y parte del consistorio bejarano]. Y, además, como todos eran buenos coleguillas, pasamos una tarde magnífica y entrañable que terminó con la asistencia al concierto de La Negra [que me dejó un poquinín fus], unos sandwiches en La Otra Casa y una copota en la caseta de La Alquitara.
Todo magnífico, Albertito.
Y que con el encuentro amiguero se me pasó la cistitis y me olvidé un ratillo de la torcedura de cuello… y también volví a mirarme en el espejito de Ben Clark, sonreí con Sulleiro, me descojoné con David Torres, recuperé la sonrisa de Rómar [la había medio olvidado], quise un poco más a Fabio y a Fernando, abracé con ganitas a mi Antonio Orihuela y disfruté de la conversación de Antonio R. Almanza y mi Urceloco. Ahora espero que Celes y el Turri tomen el testigo con ganas y seamos capaces de hacer algo grande para esta ciudad nuestra. Ya iré relatando lo que suceda.

Antonio G. Turrión, Mª Rosa y Fabio.

Antonio Orihuela y Rómar.


Ben Clark.

Celes y Paco Ortega.

Antonio G., Urceloy y Fernando R. de la Flor.

Antonio Ramírez Almanza, Antonio G. y Urceloy.

Sulleiro y moza (ahora no recuerdo el nombre... lo siento, reina).

L. F., Paco Ortega, David Torres, Rómar y moza.




Blanca y Antonio Orihuela.


David Torres y Rómar.

Comentarios

  1. Pedro tiene razón, tenéis una pinta estupenda
    (y tú riendo: oleeee, a tomar morcilla las morriñas!!).

    Veo que sobre la mesa había un montón de tu "nuevo librito nuevo": "No pasa nada si a mí no me pasa nada". Pues les va a encantar, yo he pasado muy buenos ratos con tus aforismos (ven, que te voy a decir algo al oído...: me gustó mucho no compartir algunas de tus sentencias. "Amigo", Vd. sí sabe hacer pensar...!)
    Así que nada, que desde aquí les felicito a los tres: a TI (Vd.), a (D.)Fabio y a D. Fernando (que me gustó un montón el prólogo).
    Y ya vale, que va a parecer que llevo comisión...

    Un beso.
    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…