Ir al contenido principal

Esos hornos de Fuping... y sus jodidos horneros...

Antes de entrar al horno.

“No te mando imágenes de los fracasos por la simple razón de que no quiero verlos cada vez que abra tu diario. Es puro egoísmo. Estoy todo el día tratando de conseguir algo medianamente interesante, pero ni yo ni la mayor parte de los que aquí estamos obtenemos resultados. Las piezas, antes de entrar al horno tienen buena pinta, pero la pifian constantemente. No logramos hacernos con el control de los hornos, no nos dejan y una y otra vez cometen los mismos errores. Además cambian los materiales sin previo aviso y lo que en pruebas funciona, en la pieza final no sale.
Es una situación completamente surrealista.”

•••
Hoy no tengo noticias, Albertillo, pues estoy mojicón otra vez, con la salud flipando conmigo a base de puñeterías que me traen medio desesperado. Estoy francamente agotado por el duro trabajo de las últimas semanas y me duelen esquinitas que ni sabía que estaban en mi cuerpo.
¡A la mierda!
Y me cisco en lo efímero, y me aburro de pensar en Ítaca, porque ya es demasiado camino para mí [aunque sé que mañana o pasado estaré en otro tono y mis palabras de hoy me harán parecer un gilipollas]; y odio a los que fueron a la playa y no han vuelto todavía, y juro por Belcebú que me la trae al fresco todo lo inexorable…
•••
Noto que me descoso por las noches y no duermo demasiado bien, y en el tranvía viejo en el que viajo solo [el tranvía de las sábanas] se me cruzan fantasmas que no conocí nunca y otros extrañamente familiares. Pocas veces en mi vida había recordado mis sueños al levantarme, pero ahora lo hago cada día de las últimas semanas.
Mis sueños son en un alto porcentaje lúbricos y libidinosos, casi carnales, y en ellos hay siempre un rito telúrico mezclado con la carne [que no sé de dónde coños sale siempre, pero aseguro que es carne de primera calidad]… luego hay otros, algo más esporádicos, que siempre tienen lluvia y chaparrones. En ellos soy como una voz en off que no se moja y veo desde arriba a los soñandos corriendo a refugiarse donde pueden… menos una mujer con un vestido negro que camina tranquila y me sonríe [su rostro, indefinible]… también sueño con un pedazo de queso rancio sobre una mesa vieja, y no hay ventanas ni lámparas, pero existe una luz muy tamizada que lo hace como un cuadro de Durero [nada se mueve en ese sueño]… y hace dos o tres noches soñé con Ángel González abrazado a mi cuello y caminando solos por una calle incierta… me decía al oído: “tanto la quise yo, que me quedé sin ella”… y yo no entiendo nada.

Comentarios

  1. Jope Luis Felipe, la tristeza tuya es lírica y lúcida.
    Mi morriña sin embargo, vaga solitaria, sin encontrar palabras con cuya belleza me pueda yo consolar o emocionar a otros.
    Un beso.
    Gua

    ResponderEliminar
  2. Esto es una noria, o peor; un ventilador. Veremos qué tal la próxima vuelta ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues estamos todos de "COJONES"!!
    vaya tela....

    Ah! (con tu permiso LF)
    Hágame el favor D. Alberto: Mañana a primera hora, y sin falta, se acerca de mi parte al tío de horno y.... PUMMMBAA...., se lo carga de un golpe seco, ea, como a un conejo!
    Tanta leche ni tanto suero ya, hombree!!!, qué manía tomé a esos chinos cabezorros, joé. También si quiere Vd., deje pistas falsas como si todo lo hubiese hecho yo, no me importa porque por desgracia tengo coartada...(llevo todo el año metida en este antro!grrrrrrrrrr)

    Un besito, mojicón,
    y otro para Gua(dalu)pita
    Fdo.: una gatinina

    ResponderEliminar
  4. Los sueños... ¡menudo tema! Te lo dice una que se acuerda casi siempre de sus sueños y que, a veces, según qué haya soñado, se levanta con un sabor muy amargo en la boca. Mis sueños suelen ser terribles y muchos de ellos repetitivos, y aunque no puedo saber por qué, estoy segura que alguna razón tienen. Quizá mi cabeza sea un reino arrasado por un poderoso enemigo del que sólo quedan ruinas.
    ¡Animo, soñador!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. http://www.flickr.com/groups/catching_sunshine/pool/
    para sus días de lluvias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …