Ir al contenido principal

Esos hornos de Fuping... y sus jodidos horneros...

Antes de entrar al horno.

“No te mando imágenes de los fracasos por la simple razón de que no quiero verlos cada vez que abra tu diario. Es puro egoísmo. Estoy todo el día tratando de conseguir algo medianamente interesante, pero ni yo ni la mayor parte de los que aquí estamos obtenemos resultados. Las piezas, antes de entrar al horno tienen buena pinta, pero la pifian constantemente. No logramos hacernos con el control de los hornos, no nos dejan y una y otra vez cometen los mismos errores. Además cambian los materiales sin previo aviso y lo que en pruebas funciona, en la pieza final no sale.
Es una situación completamente surrealista.”

•••
Hoy no tengo noticias, Albertillo, pues estoy mojicón otra vez, con la salud flipando conmigo a base de puñeterías que me traen medio desesperado. Estoy francamente agotado por el duro trabajo de las últimas semanas y me duelen esquinitas que ni sabía que estaban en mi cuerpo.
¡A la mierda!
Y me cisco en lo efímero, y me aburro de pensar en Ítaca, porque ya es demasiado camino para mí [aunque sé que mañana o pasado estaré en otro tono y mis palabras de hoy me harán parecer un gilipollas]; y odio a los que fueron a la playa y no han vuelto todavía, y juro por Belcebú que me la trae al fresco todo lo inexorable…
•••
Noto que me descoso por las noches y no duermo demasiado bien, y en el tranvía viejo en el que viajo solo [el tranvía de las sábanas] se me cruzan fantasmas que no conocí nunca y otros extrañamente familiares. Pocas veces en mi vida había recordado mis sueños al levantarme, pero ahora lo hago cada día de las últimas semanas.
Mis sueños son en un alto porcentaje lúbricos y libidinosos, casi carnales, y en ellos hay siempre un rito telúrico mezclado con la carne [que no sé de dónde coños sale siempre, pero aseguro que es carne de primera calidad]… luego hay otros, algo más esporádicos, que siempre tienen lluvia y chaparrones. En ellos soy como una voz en off que no se moja y veo desde arriba a los soñandos corriendo a refugiarse donde pueden… menos una mujer con un vestido negro que camina tranquila y me sonríe [su rostro, indefinible]… también sueño con un pedazo de queso rancio sobre una mesa vieja, y no hay ventanas ni lámparas, pero existe una luz muy tamizada que lo hace como un cuadro de Durero [nada se mueve en ese sueño]… y hace dos o tres noches soñé con Ángel González abrazado a mi cuello y caminando solos por una calle incierta… me decía al oído: “tanto la quise yo, que me quedé sin ella”… y yo no entiendo nada.

Comentarios

  1. Jope Luis Felipe, la tristeza tuya es lírica y lúcida.
    Mi morriña sin embargo, vaga solitaria, sin encontrar palabras con cuya belleza me pueda yo consolar o emocionar a otros.
    Un beso.
    Gua

    ResponderEliminar
  2. Esto es una noria, o peor; un ventilador. Veremos qué tal la próxima vuelta ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues estamos todos de "COJONES"!!
    vaya tela....

    Ah! (con tu permiso LF)
    Hágame el favor D. Alberto: Mañana a primera hora, y sin falta, se acerca de mi parte al tío de horno y.... PUMMMBAA...., se lo carga de un golpe seco, ea, como a un conejo!
    Tanta leche ni tanto suero ya, hombree!!!, qué manía tomé a esos chinos cabezorros, joé. También si quiere Vd., deje pistas falsas como si todo lo hubiese hecho yo, no me importa porque por desgracia tengo coartada...(llevo todo el año metida en este antro!grrrrrrrrrr)

    Un besito, mojicón,
    y otro para Gua(dalu)pita
    Fdo.: una gatinina

    ResponderEliminar
  4. Los sueños... ¡menudo tema! Te lo dice una que se acuerda casi siempre de sus sueños y que, a veces, según qué haya soñado, se levanta con un sabor muy amargo en la boca. Mis sueños suelen ser terribles y muchos de ellos repetitivos, y aunque no puedo saber por qué, estoy segura que alguna razón tienen. Quizá mi cabeza sea un reino arrasado por un poderoso enemigo del que sólo quedan ruinas.
    ¡Animo, soñador!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. http://www.flickr.com/groups/catching_sunshine/pool/
    para sus días de lluvias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…