Ir al contenido principal

O me rompo o reluzco.


Ayer me quedó relatar el peloteo magnífico con un balón de fútbol de Manolo Pavón y Pedrito Cubino junto a otros sesentones en la Plaza Mayor [los jacintos], mientras el gachupino del balcón sobre el segundo arco tenía puesta a tope su música jevilona con las puertas abiertas hasta atrás.. una estampa para haberla fotografiado, coño… pero no llevaba mi cámara.
•••
Asiduos de esta patria, gente buena que extrañamente juega a desfigurarme recibiéndome, os quiero hacer partícipes de que el próximo amanecer me haré de porcelana con dos faunos polícromos de trazo delicado esmaltando mi espalda a puro fuego de horno. Tomo esta decisión porque estoy agotado de ser de carne y huesos, de envejecer al costado sombrío de los árboles y de perder mi cabellera con los días.
No cambiará demasiado mi voz, aunque habrá un eco interior imperceptible. Seré de piedra hecha, artificial entero, igual que un arlequín vaciado en Castro o una taza de Petri. Contendré lo que llegue, pues ya seré vasija, y tenderé a romperme porque me haré tan frágil como el progenitor adolescente o las hermosas tardes infantiles con merienda y Meccano.
No entiendo el mundo, ni siquiera las facciones de su cara tranquila.
Me haré de porcelana para no correr más riesgo que el de romperme en una astronomía de trocitos que también serán yo.
Podría interrumpir el proceso si las cosas cambiasen y quedase cegado por el cambio, si alguien me prestara su sensibilidad por horas o la muerta sibila augurase días nuevos y distintos en los que no existieran las lenguas sucias, pero sí el riesgo.
Quiero aspirar al tedio del objeto, a su frío inequívoco y al reflejo curioso del barniz; quiero olvidarme de la angustia, de la fisonomía de los necios que muerden el corazón con saña, de la infección que corre entre la gente con la mirada clorhídrica, de los innecesarios que lo infectan todo con su aguijón vacío, de las gentes de orden y las mucamas réprobas que roban a los ancianos las últimas monedas… quiero olvidarme del leguleyo y del que todo lo articula, del mal medicinal de las verduleras que malmeten y hablan bajito, de los que no dan la cara para herir y se anuncian en jodidos titulares si hay elogios. Yo me prohíbo a todos ellos porque no me parecen oportunos.
Haré en mi cueva infecta una rotonda en la que solo habitemos yo y la fidelidad a mí mismo… en ella me expondré y seré el licaón y la mandrágora, el número impar y la plana superficie que contiene mareas interiores en las que zozobrar, el ciprés y la aldaba de mi puerta sin puerta, el anciano sin tímpanos, el misterio de Eyasy, la redoma donde se cuecen los días infinitos repetidos.
Seré mansalva mientras mi porcelana toma el tono del vidrio, y tendré entendimiento, pero nunca jamás volveré a lo vulnerable de medio tono.
O me rompo o reluzco.

Comentarios

  1. Como una preciosa escultura en el dintel de un edificio modernista e inexistente.
    Si.

    ResponderEliminar
  2. te veo de porcelana, azul y verde, como un peregrino camino de compostela, descansando al borde de un camino, roto de andar persgiguiendo ese sueño que nunca te abandonó, y libre, libre de ser lo que quieras por una vez, sólo una, con tu barba blanca y con un cigarro en la boca, haciendo oes mientras imploras al cielo que no deje de brillar tu corazón grande y esperanzado.

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. Vamos Felipe, templanza. No te pongas así. Las diosas cuya bondad fulge a través de su belleza, están por encima de nuestra debilidad como mortales. Su presencia redime nuestros errores y flaquezas por adorarlas, incluso las indiscrecciones y licencias poéticas extemporáneas o mal interpretadas.
    Un hereje idólatra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …