Ir al contenido principal

Soy el río que arrastra la hojarasca ...


Circunstancias profesionales me tendrán amarrado al duro banco durante todo el fin de semana [tengo que completar la maquetación de una revista completa para un cliente exigente y he previsto alrededor de 22 horas de curro, y todo sin la seguridad de llegar al lunes con un trabajo digno, ya que los materiales que me aporta no tienen el brillo suficiente para los resultados que me pide]. Tendré que buscarme el medio mago que tengo escondido [siempre me gustó hacer juegos de manos] y sacar de la chistera alguna idea plástica sobre la que trabajar en el jodido blanco del papel… y todo teniendo que ponerme en la mente de mi cliente y trabajar en su gama cromática y estilística, que está aproximadamente al extremo opuesto de mi visión del asunto. Es difícil, lo juro, y más con este apresuramiento de empujones y fechas cerradas.
Como siempre, he realizado un plan de trabajo sobre el papel y me propongo cumplirlo al dedillo, salga lo que salga [inventarse 72 páginas con un sentido unitario y una estética mantenida en 22 horas, arroja 3,22 páginas por hora, que considerando los tiempos de optimizado y pasado de imágenes a CMYK, trazados, sangrados de página y tiempos de impresiones de los artes finales, casi me obliga a realizar cinco páginas por hora… una auténtica locura teniendo las ideas claras y una puta utopía en el justo estado en el que me encuentro ahora].
El primer punto de mi plan de trabajo contempla media hora de relajación cada tres horas de curro [en las que escribiré mi diario] y paradas cortas para comer y cenar, así como 6 horas para dormir, lo que me dejará un margen aproximado de tres horas libres con las que jugar para llegar a la meta en la mañana del lunes.
Es la hostia, ¿no?
•••

Soy el río que arrastra la hojarasca en la crecida, el que viene del paraíso para acabar en agua estancada, el que lleva en su cauce la nostalgia y no puede salirse de su curso… pero también soy el río que se detiene a veces a mirar el amanecer o a morirse de gusto con la fuga del día, el que da de beber a la gineta virgen y acaricia su lengua de fuego, el que lame los cuerpos de las bañistas jóvenes en los días calientes, el que rodea las colinas llenas de almendros y en sus meandros mira el vaho caliente que sale de los hocicos de los zorros.
Soy el río encajonado en las rocas, el que alimenta al musgo y da cobijo a una fauna de paso siempre.
Ayer le robe su fragancia a una bañista blanca y dulcísima, y la llevo hasta el mar [la fragancia] como si fuera mía.*

* Este último párrafo es la mejor definición que puedo hacer hoy de mi escritura, aunque los necios pensarán siempre en la carne mortal, y no en la esencia.
•••

Las rayas de mi mano contienen transeúntes y mujeres que se recogen el pelo y lo dejan caer sobre el hombro derecho, caminos de helechos con el temblor previsto justo entre las pestañas, un fuego singular hecho de cuerpos y una frontera imperceptible que separa el ahora del luego. En su ramaje veo mi presente con natural evidencia, y también el pasado en algún corte limpio que ha dejado su marca… pero me resulta imposible leerme en el mañana suyo si no es otra cosa que el cierto manjar que seré para insectos y otros seres pequeños.
Las miro [a mis manos] y tienen penumbras trabadas que todo ese tiempo en que quise encontrar el fulgor. Su secreto es de lumbre y estaño. Yo juego a intentar descubrirlo… transeúntes, mujeres que se recogen el pelo y lo dejan caer sobre el hombro derecho…
•••

•••

Murió mi admirado Paul Newman y seguirá siendo un sábado de anémonas e hinchazones, un sábado ceñido al tiempo y no a los hombres, un sábado de rincones para el placer y para la miseria, un sábado para las jerarquías y las crisis. La muerte del actor me ha puesto nitidez entre los ojos mientras el FreeHand me castiga con sus saltos de página y su ‘memoria insuficiente’. Si la vida se arreglase como los ordenadores, hoy yo seguiría así, tal como estoy, y Paul andaría reiniciándose en un sencillo reseteo. Pero no. Ese tipo que me caía tan bien ya no es más que lo que hizo, mientras yo soy lo que estoy haciendo, que es bien triste.

* NOTA: Algo raro sucede con Bloguer, pues copio los textos enteros y corregidos y me desaparecen palabras. Si alguien sabe por qué sucede esto, le ruego que me indique algunas pautas para solucionarlo... es que me molesta mucho. Gracias.

Comentarios

  1. Me encanta descubrir cada día a un alma noble, de esas que pueden caminar por la vida con la frente muy alta, con la conciencia tranquila, pero con la humildad suficiente para reconocer su humanidad, Dentro de esa humanidad hay una parcela muy importante, vallada dentro de los límites de la imperfección propia de un animal racional. Esa parcela es la de las reacciones inmediatas, y la valla que la rodea es mezcla del instinto y del raciocinio, no es malo dejarse llevar por los instintos cuando el raciocinio impone un mínimo de cordura, pero hay veces que el impulso nos sobrepasa sin dar oportunidad al pensamiento lógico y saltamos la valla sin apenas darnos cuenta; lo verdaderamente admirable es la capacidad de retornar a la parcela que hemos abandonado bajo la mirada atenta de nuestra propia reflexión, la misma que hace que ese alma noble reconozca sus errores por encima del orgullo...

    ResponderEliminar
  2. Es la hostia, sí.
    No hay sonrisa como la de Paul Newman como el Indomable.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …