Ir al contenido principal

Reposar los pies sobre un escabel de huesos barnizados...


Reposar los pies sobre un escabel de huesos barnizados y mirar los suburbios de mí mismo, y reprobarme con el gesto torcido porque hice otra vez lo que quisieron otros y no lo que yo deseaba. Abrir el estuche de las cuchillas y sacar la Gillette dorada para probarme en el abatimiento [¡no hay güevos, no hay güevos!]. Hacerme larva en el bulbo raquídeo y jugar con la voluntad propia y abstenerme del fósforo preciso. Esconderme de mí bajo una falda plisada de cuadritos. Dibujar el magnetismo que me afecta [las mareas, las miradas, la ‘g’ física –9,8–, los astros…]. Sumirme en una sombra femenina y saber que el eclipse enciende el negro. Ser proscrito de mi fatalidad y entenderla como el azar de la supervivencia. Ser víspera de mi mañana con raro conocimiento. Entristecerme en grados, como la temperatura. Seducirme mirándome hacia abajo. Ingerir mi saliva como una reliquia letárgica y pensarme pecando. Espantarme de haber salido ileso hasta ahora. Sedarme con jadeos recordados. Serenarme en los flagelos de todas las bacterias que alimento…
Y es que soy el bufón enterrado, al que nadie pudo desterrar, al que han hecho silencio las gordas con afanes políticos y los necios con mando… el bufón que merienda ironías con pan de molde y se regodea en la suerte de otros por no tenerla propia… el bufón marcado por la mancha escarlata de haber tomado partido demasiadas veces… el bufón que acompaña al vencedor sin adularle, y que recibe la sonrisa miserable como una daga atravesando el sexo… el bufón que conoció el amor y perdió la mirada sostenida, el que se quedó sin cascabeles en las tirillas collares de fieltro y ya nadie sabe si vengo o voy.
Y me encanta no ser para los que sujetan los títulos de ser, no ser para los que degluten afanes de estar en los anales de los hombres, no ser cuando el amor ni cuando el sexo…

Hoy estoy algo extraño, y me lo noto aquí, justo donde mi barba hace costura con el cuello.

Comentarios

  1. No teniendo nada que ver con lo escrito, aunque quién sabe, Luis, quién sabe: he hablado hoy un rato, breve, aunque intenso, con nuestro amigo Manuel Lara Cantizani y me ha mandado recuerdos para usted. Se los he dado ya. Me dice que pronto habrá ocasión de que os veáis. Que yo, por estar cerca, me apunto a echar una cerveza con ambos. En Lucena, muy mariana villa, por cierto... Abrazos. Cuídese.

    ResponderEliminar
  2. Cari, todos hemos sido, comos y seremos bufones de otros (los que van de listillos y los miserables)en algún momento, pero eso forma parte de la historia vital y hay que poner a cada cual en su página correspondiente, a algunos en la de necrológicas.
    Piensa en los que te queremos y respetamos porque siempre estaremos en el mismo sitio.
    Un besazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …