Ir al contenido principal

Pero siempre seguiré mi camino.


Ya soy de porcelana, y apenas me siento distinto que ayer, pero he dado mis átomos a la severidad y espero la cosecha que ha de venir, y lo hago posado sobre el mueblecito de mi vida anterior [mala madera, sí].
Y sí que os veo de otra forma [yo, que soy ahora solo forma]… agotados de insanía y temores absurdos, llenos de mil dobleces y de mala intención, presos de una moral y prostituidos en otra, podridos por la envidia y empeñados en hacer daño como peor os venga, lívidos por aparentar, esclavos de la murmuración, pensando ser la trampa del que se busca libre… me dais lástima [solo esa lástima que pueden sentir los objetos como yo] porque jamás sabréis degustar las fresas calientes recién cortadas ni obtendréis serenidad con un beso en otoño. No tenéis la vergüenza de salir a los quites del mundo y de abrazar al amigo, pero sentís que sois tierra yerma y quisierais bien adentro que alguien os acogiera sin haceros la cuenta.
Ahora valgo más que vosotros, porque no tengo vísceras y mi ser casi pétreo admite sobrepujas en las casas de empeño y en algunas subastas… y me basta la lluvia si me quiere caer o decide llenarme, y me basta el visillo que difumina el mundo, y me basta hasta el polvo que se posa en mis curvas.
Ahora os veo títeres, mientras las estaciones hacen gestión de nubes sin teneros en cuenta.
Ahora sé que tenéis la ternura de la hiena hacia la carne podre… pero ya no me importa. Mi calidad de objeto os hace más efímeros.
•••

Volvió el gran jefe blanco y me tornó en humano de nuevo [jo, qué lástima] y me dejó sin comer y sin resuello, medio tirado con este puñetero cansancio mío colgado de los hombros. Atento a sus mandatos, maqueté, pasé pruebas, tiré y retiré las páginas de una revista nueva y bien manipulado se lo puse en la mesa donde comía distante. Apenas me miró y dijo un ‘está bien’ que me llevó a hacer cuentas para pasar factura: 14 horas de curro, 86 super A3 de pruebas, 1.000 impresiones digitales en arte final, alzado, hendido, cosido y rapizado… todo a la puta carrera y a deshora [que no pude ir a buscar a Guille ni hacerle la comida, que no pude hacer las camas ni tumbarme los cinco minutillos de sofá a las 2:45 p.m.].
Y se me acabó, como ya he dicho, mi ser de porcelana… y veo ahora a la gente con ese difumino de la carne, y mis palabras de porcelana hacia ellos se vuelven a hacer menos tajantes, más humanas y, por tanto, menos nítidas.
•••

Si me vieras caminando tranquilamente
y en mi cara presintieras armonía,
ten por seguro que me siento bien,
que sigo luchando por dentro
y que no me he rendido aún.

Sabrás entonces que todavía puedo hacer promesas
y que pienso cumplir cada una de ellas
hasta que no pueda más.

Si me vieras caminando tranquilo,
apuesta que he salido a comerme el mundo
a pesar de los imponderables de los hombres
y que pienso lograr todo lo que me proponga.

Si me vieras detenido en un cruce,
no dudes de que seguiré adelante
justo por donde me indique mi intuición,
y que llegaré a otro cruce, y a otro…

Si dudas de mí, te estás equivocando, amigo.
Gastaré la suela de mis zapatos
y sangrarán mis pies,
me quedaré sin saliva,
me sentiré agotado…

pero siempre seguiré mi camino.

© lf comendador 2008

•••

Nada, que a eso de las cuatro me vino un hambre de canciones y escribí la que antecede a estas palabras pensando en Bob y en Leonard tanto como en mí mismo, una canción tan Ítaca y tan cercana a mi sentimiento general, que no necesita trabajarse conceptos extraños y buscarse en formas académicas.
La escribí y me sentí bien, de puta madre, como si estuviera en el año 76 sentado en la Plaza Mayor de Salamanca desnudando mujeres con la mirada junto a mi llorado amigo Juanito Montero… entonces fue cuando decidimos ambos ponernos en el camino hasta que él se hartó y yo continué solo.
Siempre seguiré en el camino, siempre.

Comentarios

  1. tu figura de porcelana azul brilla como si tuviera vida propia y es que la luz que entra por detrás del visillo del dormitorio le da de lleno, parece que la luz sale también de dentro.

    te he colocado ahí, justo en ese lugar donde siempre estuvo el cofre negro con dibujos japoneses, sí, el de la muñequita de ballet que tiene música si le das cuerda y baila... baila, no ha parado de bailar desde que era pequeña.

    pero ahora está tu figura,
    de porcelana
    azul
    y me siento más acompañada.

    p.d: espero que no te incomoden las tonterías que me salen después de leer tus textos... tienen algo de mágico tus palabras o tal vez soy yo la que quiere ver magia en algunas cosas... sea lo que sea siempre es bueno provocar sensaciones porque es como insuflar vida.

    biquiños,
    y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Injusto con sus emociones
    Yo no creo que el poeta sea injusto con sus emociones
    porque las explote. Más bien
    frente a éstas actúa con miedo y pudor,
    celoso y confiado en que las palabras harán el resto,
    sabiendo que más allá del limitado poder de lenguaje
    querer abarcar lo inexpresable conlleva
    derrota y humillación. Fuera de las palabras
    no hay otro mundo que el que ellas invocan.
    Y así sucede con la experiencia,
    la cual, para afirmarse, solicita más y más contención
    Y pide al espíritu complicidad con las cosas
    para corregir en el poema
    todo defecto producido por abundancia o repetición
    O por la inmodestia de quien,
    por el hecho de haberlo escrito,
    se siente poseído por la vanidad
    de considerarse su autor.

    ResponderEliminar
  3. Es hermosa la idea de vivir
    el momento, el instante, sin pensar
    en lo que queda atrás ni en lo que luego ha de ocurrirnos a nosotros. Pienso que ese es un planteamiento de la vida sano, brillante, positivo, cierto...

    Pero a veces el mundo nos enfrenta
    con situaciones en que no es tan fácil cerrar los ojos y dejar que el propio transcurso de las cosas nos enseñe el camino a seguir...
    y en esos casos se impone hacer un alto y meditar,pensar las consecuencias de una forma u otra de proseguir, para nosotros,
    pero también para los que queremos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …