Ir al contenido principal

Mingaslacias Telefónica.


27 de diciembre de 2008
Que cambié hace unas semanas el equipo informático de mi domicilio por uno molón y wifero de la marca Macintosh, y que al ir a conectarme a internet [que tengo un contrato de ADSL con Telefónica desde hace más de seis años], el ordenata reconoce con su Wi-Fi hasta nueve líneas exteriores, pero es incapaz de encontrar la mía. Bien, calma, no pasa nada, coño, que se llama al 1004 y todo te lo arreglan en un palante, que lo dicen por la tele.
Y marqué el 1004, y comenzó esa perorata del “si desea hablar con atención al cliente pulse...”, y di con el robot de las preguntas, ese que dice con voz femenina que expreses alto y claro tu pregunta, y la expresé: “buenas tardes, que mire, señorita robot, pues que tengo una línea ADSL con ustedes y que, por circunstancias que no vienen a cuento, he cambiado el equipo informático de mi casa. Y, verá usted, el ADSL no funciona con el nuevo equipo, por lo que quería, si ustedes son tan amables, que me dieran solución a este asunto que me trae de cabeza, más que nada por los críos, ¿sabe?, me están machacando por no poder entrar en el messenger para hablar con sus coleguillas... son niños, ya sabe, y estamos en fiestas...”. Sonó de nuevo la voz del robot: “no hemos entendido su consulta, le rogamos que la repita alto y claro, indicando con exactitud lo que desea”. Bien, vale, no pasa nada, que yo repito la consulta las veces que haga falta. Y la repetí.
El robot me dio las gracias y me dijo que en unos segundos me atendería una persona especializada. Música disco durante tres minutos, un pipipí y salió por fin una voz humana y también femenina. Le conté mi problema y me explicó que en atención al cliente no podían resolverme el asunto, que debía llamar al 902357022. Le di las gracias a la periquita y me dispuse a marcar el número indicado.
Marqué.
Justo al comenzar la llamada, salió de nuevo la puñetera voz del robot para indicarme que dicha llamada tenía un coste de siete céntimos por minuto consumido y que, al finalizar mi consulta, debería contestar un test sobre la atención recibida por el operador que me atendiese. Música otra vez, ahora solo unos 30 segundos, y la voz amabilísima y dulce de una chica me pregunta que qué es lo que deseo. Me explico y me pregunta mi número de teléfono, mi nombre completo y mi número fiscal. Se los digo todos de carrerilla para no tardar, coño, que son siete céntimos/minuto, y me dice que me conecte... “¡joder!, pues no le digo que no tengo línea, para eso llamo”. Y ella insiste, sin hacerme caso, con su perorata aprendida de memoria: “entre usted en la página www.telefonicaonline.com, vaya al apartado ‘Hogar’ y, dentro de ‘Hogar’, a ‘Internet Dúo’, y allí, a la izquierda, pique ‘ADSL servicios’, y a la derecha verá ‘Soporte Técnico’, y dentro de soporte técnico presione en ‘Manuales y Descargas’, donde encontrará los drivers del modelo de modem que usted tiene”. Yo, aun no teniendo línea, lo apunté todo en un papelín, por si las moscas, y le dije de nuevo que no tenía línea, a lo que la moza me contestó que me haría ella la búsqueda si le decía el modelo de mi modem. Pillé el modem y no ponía el modelo por ningún lado, así que la periquita me indicó que se lo describiera: “mire, es azul transparente, con tres lucecitas en la parte inferior y pone...”... enseguida me contestó que era el modelo VITELCOM, que se reconoce de inmediato por ese azul transparente. Me rogó que aguardase mientras me buscaba los drivers. Un minuto y medio [es decir, 10,5 céntimos más]. “¿Señor Comendador?... sí, mire, ese modem es muy antiguo y en nuestros archivos no hay drivers para él. Si lo desea le doy el teléfono de comercial y allí solicita usted la compra de otro modem más moderno o, si no, se acerca usted a la tienda donde contrató y les plantea el problema”. Me cisqué en la puta madre de los conguitos y mandé a la mierda a la moza, que me colgó mientras sonaba la voz del robot indicándome que no colgase sin completar el test sobre la atención recibida... colgué.
Por la mañana de hoy, tempranito, me acerqué a mi tienda de Telefónica, que la dirige un buen colega mío, y me atendió una chiquita muy mona. Cuando le expliqué el asunto, me miró con cara de no tener ni puta idea y se quedó callada clavándome sus ojos en la boca. Yo no reaccionaba, porque me estaba cabreando bastante, pero llegó mi amigo Santiago para poner relajo en el asunto. “A ver, Felipe, ¿qué te pasa?”... y se lo expliqué punto por punto. Y Santiago se me puso en plan Nuevo Testamento, tirando de parábolas diversas para explicarme a mí, que no soy tonto, como el de Media Markt, lo que ya tenía entendido: “Verás, Felipe, si tu contratas una línea telefónica y tienes la suerte de pillar una oferta con móvil gratis y a los dos meses rompes el móvil, pues tienes que comprarlo tú, que telefónica no te lo repone... ¿lo ves claro?... pues con los modem’s sucede lo mismo, que te lo regalan con la oferta de alta y, si lo rompes, tienes que comprarte uno nuevo, ¿entiendes?”. Claro que lo entiendo, coño; pero es que yo no he roto el modem, es telefónica la que no sabe darme servicio para un producto que me vendió en su día y que me cobra cada mes sin falta.
Discutimos un ratillo en buen tono y Santi quedó en que el lunes se pondrá en contacto conmigo su hermano, que es el que entiende de estas cosas, para intentar darme solución.
Visto todo y sumado el cabreo, me vine a mi estudio e indagué en los nuevos contratos de ADSL de Telefónica, y me quedé alucinado, pues yo pago cada mes 39,0658 euros más IVA por mi línea ADSL con un modem viejo que no funciona [ello en un contrato Dúo que incluye también una línea de telefonía fija por la que me cobran 23,4317 euros adicionales de cuota fija más el consumo de llamadas y su IVA correspondiente] y en la página de telefónica online se me ofrece lo que sigue: Alta de línea y router Wi-Fi gratis con una línea telefónica por 13,97 euros y el Dúo Kit ADSL de 10 Mb por 9,90 euros, regalándome, además, un MP4 con auriculares, el PIXBOX de música sin límite gratis, un asistente de PC y dos meses a mitad de precio.
Así que el mismo lunes me daré de baja en Telefónica a la vez que me doy de alta otra vez, de tal forma que solucionaré el problema que ellos no me solucionan cobrándome un montante de 63 euros fijos al mes, y pasaré a pagar 44,90 euros, con dos meses a mitad de precio y todos los regalos antedichos... y mis chicos tendrán su ADSL de 10 Mb para charlar virtualmente con sus coleguillas.
¿Dónde estaba el problema?... en mi falta de información, claro, que soy imbécil.

Comentarios

  1. Ay amigo, si te cuento yo mis movidas con telefónica..... para darme un soponcio, te lo aseguro.
    Apúntate siempre el nombre de la persona con la que hablas, además de la hora y el día en que lo haces, que jamás volverás a hablar con ella (ya sabes que cada vez que llamas tienes que soltar todo el rollo) pero a la hora de reclamar por escrito, de algo te servirá.
    Ten cuidado con las ofertas y entérate bien, pq todo lo que te cuentan sólo sirve para un cierto número de meses, después la oferta se esfuma y el precio vuelve a cambiar (siempre a su favor). Exígeles que te envíen la oferta por escrito (te dirán que te la envían por mail...jaaaaaa) pero es que te aseguro que ellos donde dicen digo..., y lo más importante, si te das de baja para volver a darte de alta, que sepas que te cobrarán los ciento y pico euros de la nueva alta (aunque te digan que no, lo cobrarán te lo aseguro -me costó un huevo que me lo devolvieran y eso que lo mío era una portabilidad-), por eso es mejor que negocies antes de darte de baja... y... vale,vale, ya me callo... es que hoy me tocaste el punto T y salto como un resorTe!!

    ResponderEliminar
  2. Paciencia LF. Con la T(elefónica) hemos topado. Nosotros estábamos en el punto en el que tú estás ahora. Para volver a darnos de alta estuvimos dos meses y medio sin teléfono (nos habían dicho que sería una semana) ni internet ni ná de ná. Al final nos lo pusieron cambiándonos el número. Ahora es cierto que pagamos mucho menos. He querido hacer lo mismo en casa de mi madre, y llevamos tres meses esperando, así es que día sí y día no me enfrento al robot, y a la voz dulce-empalagosa, que como nunca es la misma exige la narración completa de los hechos, para finalmente decirte que toma nota y que se interesará por tu caso (lo que equivale a "vuelva usted mañana, que yo ya no estaré aquí"). De modo que tomátelo con calma si no quieres caer en brazos del estrés. Siempre te quedará como último cartucho llamar a José Mari Aznar, (que seguro que con tus antecedentes se desvivirá por hacerte el favor, y más estando en navidad)

    ResponderEliminar
  3. Jo, creo que me he pasado. Espero que no te enfades conmigo. Le di a publicar sin reflexionar. Además si tienes cabreo, no tendrás ni mijita de ganas de broma. Borro desde el último punto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Como me lo he pasado con vosotros colegas,( También me ha pasado a mi).....y es alucinante comprobar hasta que punto llega la paciencia humana, y comprobar lo "primos" que somos en estos asuntos tecnológicos.¿ Como es posible que todavía no hayamos sido capaces de reaccionar y movernos en grupo, hoy que tenemos a nuestro alcance todos los medios para poder "llegar" a donde sea y exigir una atención "personalizada" "responsable" donde poder exigir derechos de consumo?, ¿es que estamos agilipollados o que? ¿Como me puede contestar un robot o una persona que no tiene responsabilidad directa en el asunto , que es una simple contestadora intermediaria contratada a sueldo por horas para quitarse de en medio al imbécil de turno que protesta por unos derechos, porras, ya esta bien, reaccionemos!!!! que no somos pardillos, deberíamos exigir una oficina con alguien responsable detrás de una mesa con presencia humana que nos dé una respuesta coherente (pobrecillo). O no?.

    ResponderEliminar
  5. para eso, lo mejor, el sistema americano de denuncia va y viene en su más que libre competencia. Somos el único país que tragamos lo que nos echen y cedemos siempre el paso a los libres incompetentes. Ni jarto pesicola tendrás lo 10Mb ¿no ves que se lo ofrecen a todo el mundo? el efecto embudo es notable, reparte 10Mb entre millóntantos de usuarios y tocaremos a 325kb con un poco de suerte.
    Lamentablemente no te puedo recomendar nada mejor, salvo la emigración, porque esto es España.

    ResponderEliminar
  6. Me sumo a la adventencia de Donce: ojo con las ofertas porque hay que leerse la letra pequeña ya que suelen durar sólo unos meses y luego la tarifa pasa a normal y se convierte en el doble o triple.
    Yo también pasé por lo que tú y me cambié a WANADOO, ahora Orange, y me sale mucho más barato.
    Tengo ADSL máxima velocidad (no toda la que dicen pero muy alta), wifi con router gratis, llamadas de teléfono con tarifa plana y canales de TV-Orange y pago 39 € al mes por todo. Sin cuota de alquiler de línea ni leches en vinagre. Y a Telefónica que le den.
    Ya sé que parezco una de esas páginas de publicidad, pero le tengo tanta manía a Telefónica por las que me ha hecho que le recomiendo a todo el mundo que se cambie. No se puede evitar escuchar las dichosas grabaciones cuando entras en atención al cliente, pero si dices cosas incoherentes que no entiende el grabador, a la segunda o tercera repetición te pasan con un/a operadora.
    En fin, cariño,que a uno le amargan la vida aunque no quiera.
    Un beso grande y ¡no dejes que te pisen!

    ResponderEliminar
  7. Ayer mismo hablaba con un amigo griego que después de irse de Francia, a los dos años recibió una carta terrorista de Orange Francia, diciéndole que debía 800 eurazos de facturas sin pagar porque, al parecer, no le habían hecho ni puto caso cuando se quiso dar de baja. Y aunque parezca mentira después de ir a juicio tuvo que pagar! Mucho cuidadín con las empresas de telefónica que son el diablo.

    ResponderEliminar
  8. I love Timofónica and Ibertrola.
    G

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…