Ir al contenido principal

Sugerir en vez de dar.


26 de diciembre de 2008
Leyendo los últimos mensajes de Adu sobre literatura y creación, me planteo recapitular sobre mi opción creativa, especialmente a partir del comentario que dice:

“Tu prosa es muy lírica, llena de simbolismos y de más cosas que ¿no quieren ser sino sonar bien? (no estoy segura), yo a veces no te entiendo pero da lo mismo, eres diferente aquí que en tus novelas, aquí eres más como tu poesía, que a veces es algo barroca y a veces directa, yo prefiero esta última.
A mí no me gusta utilizar palabras poco coloquiales (no se me da bien, no estoy natural), necesito cuadrar todo y ahora -en los últimos meses, años, no sé bien- hasta dejarlo abierto, inconcluso, interpretable.”

Veamos... trabajo en los símbolos con voluntad de síntesis y busco que quien decida recibirme, consiga emocionarse, implicándole en lo que procede de mí para que lo haga suyo... y para ello debo saltar sobre la lógica o traspasarla, debo buscar la música y el ritmo... y sugerir siempre en vez de dar, estimulando con mi creación la creación ajena. Siempre busco [apenas lo consigo] huir de todo lo que aparezca discursivo para intentar adentrarme en ideas nítidas, puras... y a ello me motiva esa sensación hermosa que nace cuando percibo que mis textos son capaces de atraer al receptor sin que sepa explicarlo... ese “hay algo, pero no sé qué es, que me lleva por el poema y me deja tocado, y todo a pesar de que tengo la sensación clara de no haber entendido”... ahí es donde realmente me puedo sentir satisfecho porque he conseguido lo que pretendía, lo que siempre busco.
Sé que es tan complicado de explicar como de entender, y no soy yo un tipo acertado en definir con exactitud lo que busco y hacia dónde pretendo caminar, siempre me faltan palabras y también me sobran.
Sugestión, temblor, exaltación, pureza, indicio, atracción... he aquí los lugares de búsqueda... y por ellos, desde ellos y en ellos, encontrar una “estética” por la que dejarse llevar, en la que fluir.
Así entiendo mi posición en la poesía hoy, y también en la prosa poética... y casi también en la opción de vida en la que quiero vibrar y no me dejan [las circunstancias, claro].
Quien me busque en mis poemas para entenderme, jamás podrá conseguirlo... pero quien nade en ellos para entenderse a sí mismo, es muy probable que acabe entendiéndome mejor que yo me entiendo.
En fin, todo un jaleo.
•••
Y que vino mi Mª Ángeles como una de esas tormentitas de verano, y nos dejó a Geles y a mí esa lluvia salvífica que calma, y también a sus rebonitos hermanos, pero que encierra truenos que acojonan, y que nos sentimos muy bien todos juntos durante un ratito [mientras olvidamos que tenía que marcharse de nuevo, rapidito, urgente, a la jodida Helmántica], y que se nos saltaron las lagrimillas en un abrazo común e intensote, aunque yo me hago el durillo en presencia e intento quitar hierro, pero que a mi Geles le tiene el corazoncito rotete y se pone mimosa, y que eso nos une y nos reúne y nos hace piñita... y que vuelvo a estar jodido, y sé que sin demasiada razón si me comparo con el resto del mundo, porque nuestra hija está creciendo y volando al mismo tiempo, y vuelve al nido siempre con su sonrisa cierta y hermosísima y lo revoluciona todo, y nos enfada a todos, y nos hace abrazarnos y reír, y nos hace gastar los pañuelos de papel –con lo que han subido de precio–, y nos hace sentir que somos uno, un uno diverso y absolutamente maravilloso. Y que yo no sé qué hacer a veces, pero debe ser así esto de hacerse viejito despacio, despacio, despacio...


Comentarios

  1. Parecéis la familia feliz. Y yo que me alegro. Eso de sentirse uno -diverso y maravilloso- es un privilegio del que no todo el mundo puede disfrutar.
    Dale un abrazo de mi parte a Ángeles, y dile que el corazón roto por la marcha de los hijos, se recompone siempre que los hijos sean como la vuestra de cariñosos y de cercanos. Dile también que me ha alegrado verla asomada a tu ventana.
    Gracias por todas tus palabras, y ¡¡Feliz 2009!!
    A ver cómo lo empiezas, porque no me extraña que te pilles la que te pillaste en Nochebuena si empiezas la celebración desde el mediodía. Anda que si llegan a gustarte estas fiestas...
    PS. La sensación de "envejecer despacio, despacio, despacio" yo no la tengo. Tendré que pedirte lecciones -que hasta para eso tienes suerte-, mi percepción del paso del tiempo es contraria; yo me siento envejecer muy deprisa. Jo

    ResponderEliminar
  2. Explicas muy bien esa sensación de quedar tocado por la belleza de un ritmo –ya sea compuesto de música, o de palabras que suenan bien incluso leídas en silencio-. A mí también me ocurre con la música: el primer disco que escuché de Léonard Cohen lo tuve puesto durante horas -yo no entendía nada de inglés -, y me dejó tocada, y lo mismo me ocurrió con J. Brel y con muchos otros.
    Cayó en mis manos –siendo adolescente y sin entender todavía bien el francés- el soneto de “Le dormeur du val” de Rimbaud, y recuerdo con nitidez que sentí tal atracción que lo aprendí de memoria sin entenderlo, porque cuando algún poema me llega de esa manera, me atrapa, y no puedo dejar de sentirlo hasta pasado un tiempo. En ese intervalo se me me graba en la mente. Me ocurre -me ocurría- con infinidad de canciones y de poemas (incluidos algunos tuyos). Así es que ya ves , ¿conseguir emocionar? claro que lo consigues, estimular mi creación eso ya es otro cantar, pues para eso soy, como dicen los andaluces -creadores donde los haya- un auténtico “ceporrillo”. Pero me siento feliz aun sin ser creadora, porque me encanta leer a los buenos creadores, mirar y escuchar lo que otros crean para mí. (Jo, ¡qué fácil es conformarse! Pero no creas que no me gustaría.)

    ResponderEliminar
  3. Sinda tus palabras las hago mías porque claro que me gustaría poder expresarme como lo hace quien me llena con sus sentimientos, percepciones, pasiones, hechas ritmo y palabras, no se si algún día podre, creo que se necesita haber leído mucho, muchísimo, y haber errado también antes de acertar con un lenguaje propio y personal, existe mucha gente que escribe muy bien.... pero que marque la diferencia.... que te haga sentir de forma especial, ya es otra historia, es una mezcla, una combinación bien distribuida de muchos elementos con capacidad de sorpresa... que te descuadren en un momento dado, y esa capacidad de combinación la tienen muy pocos,por eso tu y yo...y algunos más estamos enganchados a esta pagina. No crees?

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que es así, mojadopapel-Mayca, y en lo que a mí respecta, él y AGT me han hecho "conocer" a través de sus páginas a un montón de gente excepcional.

    ResponderEliminar
  5. Dioss, cómo me gusta venir por aquí!!!!!!!!!!!
    (Me dan ganas de soltar un rollo de los míos, pero como formaría un batiburrillo... hoy mejor cierro el pico)
    También me ha encantado ver a tu Geles, esa señora es una gran mujer.

    Un requetebesazo tamaño familiar. Muacccccccccc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …