Ir al contenido principal

Rabos de pasas.


2 de febrero de 2009
Crepita en la fragua política un ser que no entiendo. Un partido de pretendida ideología socialista dándole pelas a la banca mientras los obreros inician la caída a todo trapo... y todo se traduce en nada, o en demasiado, que solo hace falta echarle un vistazo a las cuentas de resultados de esos vampiros para darse cuenta de que hay que ayudarles, claro, coño, joder. Para ser honestos y un poco más socialistas, lo primero que habría que hacer es escuchar a Jesús Caldera [que está pensando y sabe de lo que habla] y aprovechar esa recomendación suya –que ha sido tomada como un exabrupto... nada más lejos– de nacionalizar la banca entera y dar salida a la financiación de la pequeña y mediana empresa con dos cojones.
Yo haría lo que sigue y por este orden:
1. Sí, nacionalizar la banca enterita.
2. Obligar a las administraciones a realizar compromisos de pago en fecha, admitiendo libramientos de letras.
3. Dar trabajo a los parados en función de lo que cobren, es decir, que cobren por algo, y no solo por derechos sociales adquiridos [lo mismo sirve para esos enormes fondos que se van a cursillitos de formación para el trabajo... que trabajen mientras se forman y cobran].
4. Revisar las enormes ganancias de la gran empresa y de la banca, y mandar a un buen inspector de la Hacienda Pública a cada una de sus casas para que se pongan al día con todos, pero de verdad.
5. Dar vidilla en los cobros de impuestos [la administración cobra a plazos fijos y con recargo en los retrasos, pero paga cuando le sale de la puntita del capullo].
6. Poner al día los derechos de los autónomos, igualándolos con los de los obreros [los autónomos no son solo los ricos, eh, que hay muchísimos más y bien jodidos... y encima son, desde mi punto de vista, los que sostienen en mayor medida el sistema].
7. Parar en los gastos suntuarios hasta ponerlos a cero [desde las meriendas universitarias a los saraos turísticos y religiosos].
8. Reducir los sueldos de los políticos al nivel de la calle... y los de los altos funcionarios al nivel de los normalitos.
9. Hacer más obras públicas, pero bien hechas... y que no terminen siendo una merienda de negros.
10. Investigar cómo se adjudican los grandes trabajos en las instituciones [que le pregunten a Miguel Ángel Rodríguez] y repartir de una puta vez.
11. Acabar con algunas fundaciones públicas que son pura vergüenza y destinar sus presupuestos a dar trabajo [alguna hay en nuestra CyL que es pura vergüenza en el gasto y en la tiradita].

La verdad es que no sé por qué de vez en cuando me dan estos jamacucos, pero me dan y digo tonterías. En fin...
Quizás sería mejor echar mi tiempo en darle vueltas a cómo puedo llegar a que me importe hacer felices a los demás para obtener mi propia cuota de felicidad, en cómo pasar de todo lo competitivo o en cómo saber diferenciar entre lo que es un sufrimiento real y un sufrimiento creado [y, por tanto, evitable]. La verdad es que vivimos diariamente en sistemas absurdos que no responden más que a una ética virtual, y en esos sistemas nos vemos infelices, incapaces, absurdamente negados si no seguimos sus ritmos y sus usos. Quizás sea ahí donde debamos poner la fuerza y las ganas, en descubrir qué es lo importante y qué no tiene razón suficiente como para anular nuestra sonrisa. Los hombres inventamos sistemas desde el hombre y hacia el hombre, sistemas creados desde la finitud con un buen decorado que sugiere infinitud, y eso nos trae frustración constante... trabajar para tener, trabajar para parecer, ser para un casi siempre imposible... todo frustración, siempre frustración. Y todo es tan fácil como asumir con tranquilidad el conocimiento de que nacemos, estamos y morimos... y que la actitud ante ese nacer, estar y morir debe ser alegre y positiva, rica en la búsqueda y asombrosa en cada día que sucede. Las tres partes del proceso contienen su gozo y su penumbra, y hay que crecer en ellos sin buscar paraísos que no existen, pero crecer al lado de los demás, de todos. sabiendo que somos lo mismo, exactamente lo mismo, el mismo proceso que empieza y termina.
Así las cosas, ¿qué supone en una vida deber ese dinero inventado por los hombres durante unos meses o tenerlo en tu bolsillo durante unas semanas?, ¿qué supone cuatro muebles negros y brillantes en el salón de una casa o la cómoda vieja de la abuela apoyada contra la pared?, ¿qué suponen unos zapatos de gamuza marrón o unas zapatillas de fieltro descosidas?... todo eso sirve en el ‘estar’, pero nada es definitivo ni infinito. ¿A qué, entonces, acumular, sobrepreciar las cosas y esconderlas para que cobren un valor absurdo que no tienen, un valor que lleva en su concepto frustración para muchos?
Hay que educar bien a nuestros hijos... hay está el principio... castigar la avaricia y la competencia, destrozar al que utiliza la audacia para la diferencia, normalizar la riqueza como delito y la posesión desmedida como asunto de lesa humanidad. Hay que formar a nuestros jóvenes en los valores de las expectativas comunes para que desarrollen su individualidad como parte indisoluble de la mejora de los demás, motivarlos a trabajar con intención común y sin temer jamás a lo inexorable, ya que lo que haya de suceder sin nuestra voluntad ha de ser aceptado sin más para crecer mejor [decía un amigo mío hace unos días que para qué pensar en la muerte si está claro que va a suceder, para que armar teorías sobre ella, si llegará sola y sin llamarla... proponía mi colega echar ese tiempo en hacer un mundo más habitable y más fácil, un mundo practicable por todos de la misma manera... y le doy toda la razón].
Comprender la fenomenología de la naturaleza en su conjunto y conocer la del hombre en particular, sin buscar con ello tener ventaja sobre los otros, sería un buen punto de partida.
O comer rabos de pasas.

Comentarios

  1. Me han entrado ganas de comer rabos de pasas después de leer esto, y he recurrido a los restos del surtido de navidad (esos restos dispares y eternos, que en vano sacas y vuelves a sacar a todas las visitas en una bandeja muy bien presentada, esos restos que lo parecen de las bodas de Canaán). Pues fíjate, debe ser verdad eso de las virtudes mnemónicas de los rabos de pasa. Porque me he acordado de los grifos de oro de la casa del Boyer, de que Felipe González (ese descamisado de la política)es asesor del empresario más rico de Sudamérica, de que todos estos socialistas y obreros acaban forrados al servicio de las multinacionales.También me he acordado de que, antes de que tú y yo emprendiéramos nuestras desventuradas y estrechas travesías políticas (¡qué pardillos!), Javier Krahe ya cantaba eso de "es socialista, es obrero, o es español solamente". Qué pena, macho. Si hasta los concejalillos del lugar más miserable, a las primeras bocanadas de poder, se aficionan echando hostias a recepcionar en los bares cercanos al ayuntamiento, en vez de en su despacho. Luego, las cañas y las raciones se cargan a gastos de representación. De las comilonas no hablemos. Pero cuando estos concejalillos son de izquierdas (o eso dicen), la cosa es todavía más grave. Es muy penoso reconocerlo, pero la llamada izquierda hace tiempo que asesinó la democracia en España. Y yo no sé por qué nos comemos el coco con estas historias. No se nos cura el gilipollismo, Felipe.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo en lo que dices de los autónomos. todo ese dinero que han dado a los Ayuntamientos, deberían de haber articulado algún sistema para que hubiera ido a la pequeña empresa: es la que da trabajo y la que lo está pasando mal porque nadie paga a tiempo.

    Pasaba para decirte que no sé qué pasa con el SBQ que se cuelga todo el rato. Creo que lo debes tener muy cargado de cosas. Los ordenadores "maduritos" no lo llevan. pancho

    ResponderEliminar
  3. Habrá que regalarles el libro de Galbraith "La economía del fraude inocente"
    Es una pena que sigamos teniendo políticos,y lo digo por que pensamos que son más inteligentes que nosotros ¡!,(no sé porqué se sigue votando, quizá por que nos falta información, valor, o madurez, y esperamos que sean los demás los que nos resuelvan los problemas) pero así serguirá siendo hasta que no nos impliquemos todos en vivir la vida activamente, como personas adultas y responsables, no habrá posibilidad de que el mundo se transforme.
    Habrá que seguir el ejemplo de Seattel...
    Salud :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …