Ir al contenido principal

El positivismo fenomenológico... je, je.


Todo lo real termina afectado por el tiempo, pero lo ideado, no [mientras que el número nueve, por ejemplo, no envejece, sí que lo hacen los nueve castaños que están frente a mi ventana, pero tampoco envejece la idea de castaño]. Así, hay una dimensión real de las cosas, de los objetos, de los seres animados, que está absolutamente atada al tiempo, a sufrir cambios y acabamiento en el tiempo… pero hay otra dimensión, la ideal, que no sufre esos trastornos temporales, precisamente por su condición de ideal [aquí están incluidos los números, los colores, las especies, las figuras…]… esto es exactamente el positivismo de Husserl, que no niega ni afirma la realidad de las cosas, ni su existencia, se abstiene, ya que cualquier actuación cambiaría la cualidad del objeto sobre el que se actúa.
Percibir ya es enjuiciar, hacer existir de una forma u otra a lo percibido y tomar partido por una manera de ver… entonces Husserl se abstiene, no duda, no niega, no afirma… con lo que llega a la conclusión de que no se equivoca… ¿no está mal la fenomenología –qué es como se ha venido a denominar esta importante corriente filosófica–, verdad?... vamos, que dan ganitas de ponerse a mirar al mundo con esos ojitos Husserl de carnero degollao y hacer una descripción fría de lo que es y no de lo que parece ser [sin negar, afirmar o dudar]… y el mundo real [utilícese aquí el término en su calidad de lo afectado por el tiempo] se nos caerá encima como una losa… políticos, deportistas, hombres de la cultura, grandes empresarios, gurús mediáticos, economistas, arquitectos, cantantes [estos conceptos son ideales, como veis, pues no están sujetos al decurso temporal, pero pongámosles nombres conocidos y, zas, ya están sujetos al tiempo por reales]… todos afectados por la angustia de la contradicción [yo también, claro, pero mis decisiones y mis actos apenas afectan a cuatro gatos, no a multitudes]… ¿qué haríamos con ellos?, ¿resistirían solo diez minutos de tratamiento fenomenológico?... yo creo que no, ni cinco segundos.
Lo malo del asunto es que no nos importa tanto el color rojo como que la manzana que nos comemos sea roja y deliciosa, y es que la realidad nos puede y nos obliga al continuo calificativo de lo aparente, nos obliga a negar y a afirmar, nos lleva a dudar y a tomar posiciones en función de lo que sea mejor o peor para nuestra realidad individual [sujeta al tiempo, repito], no para el ideal que terminaría conformando parámetros puros en los que moverse.
Yo, por mi parte, creo que la poesía juega un poco con todo esto [cualquier actividad creativa lo hace], y es uno de los aspectos que más me hacen permanecer en ella con encono [y sin demasiados resultados, que todo hay que decirlo]… jugar con lo real y con lo ideal intentando cambiar sus roles, enredarlo todo hasta el temblor o el dardo… y ahí todo vale, lo juro… todo vale.

Comentarios

  1. Hola Luis, me has hecho recordar lo que reí con las disquisiciones acerca de la fenomenología de Husserl que hacía Muriel Barbery en La elegancia del erizo.
    Traigo un párrafo que no me atrevo a traducir:
    Comment se passe la journée d'un phénoménologue? Il se lève, a conscience de savonner sous la douche un corps dont l'existence est sans fondement, d'avaler des tartines néantisées, d'enfiler des vêtements qui sont comme des parenthèses vides, de se rendre a son bureau et de se saisir d'un chat.
    Un abrazo (?)

    ResponderEliminar
  2. Entonces, ¿salgo a comprar leche esta tarde o no, tendría sustancia poética? Gracias Luis Felipe por compartir el desasosiego (palabra enorme).
    Mi abrazo
    Wolf

    ResponderEliminar
  3. A veces la realidad pesa tanto que nos supera y no somos capaces de evadirnos de ella. Cuando escribes así pareces un tipo que piensa, oye.

    ResponderEliminar
  4. Doy gracias a la realidad, que es base de mis ensoñaciones, y el limite que me pone los pies en la tierra.

    ResponderEliminar
  5. Afortunadamente para los pobres seres reales sujetos al devenir temporal, los POETAS estáis libres de la afectación del paso del tiempo.
    Lástima que no te hayas dedicado a dar clases de filosofía.
    Me has traído a la memoria mi 1er año de facultad, cuando Quintanilla nos hablaba de la fenomenología, y lo que nos costaba concentrarnos en el asunto (con 18 años, la 1ª vez que estábamos en clases mixtas, y con las hormonas descontroladas). Tú lo has explicado muy bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …