Ir al contenido principal

Marcos Ana recibe en Béjar el Premio Libertad


La ASB tuvo la brillante y certera idea de conceder el Premio Libertad 2009 a Marcos Ana, poeta y hermoso luchador antifascista que sufrió tortura y cárcel por defender unos ideales que contemplaban y contemplan, sobre todo, la dignidad de los seres humanos. Marcos coincidió en su periodo carcelario con Miguel Hernández, al que conoció antes de su triste muerte, y fue instigador de la red clandestina de libros que funcionaba en las cárceles españolas a partir de 1950.
Su poesía corrió como la pólvora entre los opositores al régimen fascista de Franco, siendo liberado en 1961 gracias a la gestión de Amnistía internacional, y estableciéndose en París, donde donde formó parte del servicio de apoyo a presos políticos del Partido Comunista. Amparado en su posición ideológica y en su altura moral, influyó decisivamente entre los jóvenes durante las dictaduras de Chile y Argentina.
La verdad es que hoy no tenía ganas de salir de mi estudio, me apetecía permanecer encerrado porque aún tengo cierto sentimiento de estar reñido con el mundo, sobre todo con este micromundo bejarano en el que trasiegan tipos de la peor catadura moral, haciéndose pasar por cristianos viejos, por buenísimas almas con sentimientos y todo o por personas de orden… ya estoy harto de tanta doble moral, de tanta cobardía rastrera y de tantos silencios tácitos o cómplices… el caso es que a las doce y diez, después de haber leído durante toda la mañana mi ejemplar de “Decidme cómo es un árbol”, me autoconvencí de que no debería dejar pasar esta oportunidad de darle un abrazo fuerte y sentido al compañero, de decirle sin palabras los elevados sentimientos a los que me lleva su obra y su trayectoria de hombre de izquierda, de hacerle notar que su ejemplo arde en mí con fuerza… así que pillé mi Nikon, me encendí un Chester y salí de camino al CMC San Francisco. Cuando llegué allí, estaba la gente de siempre en este tipo de actos: muchas personas mayores con un pasado duro y la gente común de la Agrupación Socialista Bejarana [también estaba mi madre, por supuesto, que encaja divinamente en los dos grupos]… no había apenas jóvenes, y menos gente de aquí vinculada a la Literatura por profesión o por pasión [no sé si existe en este pueblo alguno de los últimos, me extraña]… charlé con algunos y saludé a casi todos, di algunos abrazos que me apetecía dar, besé a mi madre rebonita y me senté a esperar la llegada de Marcos… con unos minutos de retraso sobre el horario previsto, aparecieron las autoridades [esto de la ‘autoridad’ tengo que analizarlo un día con tranquilidad e ironía] junto a Marcos Ana, al que se le veía muy bien conservado para su edad. Yo fui la segunda persona a la que le presentaron. Le estreché la mano y le pregunté que si podía darle un abrazo… Marcos me abrazó directamente y estuvimos unos segundos apretándonos con fuerza, sin decirnos nada. Luego, solo fui capaz de decirle: “gracias”. Estaba realmente emocionado y tuve que pasar cinco minutillos sentado a solas para que se me pasara el estado en el que me había dejado ese abrazo en el que le dije todo lo que le quería decir.
Luego hice algunas fotos rápidas y salí huyendo para volver a esconderme de todo y de todos.
Hoy he abrazado a Marcos Ana y he sentido que existe una fuerza intangible que nos empuja a seguir… él la lleva puesta.








Comentarios

  1. Con tu permiso enlazo la entrada al grupo de Marcos Ana en Facebook y me gustaría poder subir también las fotos del acto.
    http://www.facebook.com/share.php?appid=2530096808&src=box&tid=81258134089&u=http%3A%2F%2Fdiariodeunsavonarola.blogspot.com%2F2009%2F10%2Fmarcos-ana-recibe-en-bejar-el-premio.html#/group.php?gid=81258134089
    Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  2. Qué fotos tan bonitas... incluso la mía.
    Conocí a Marcos Ana sobre las 11'45 nos tomamos un café en el Andalucía, porque venía algo mareado y necesitaba azúcar. Cuando llegué me paré en la puerta, hay dos escaleras algo altas para mí, no ví a nadie, de lo nerviosa que estaba, pero él sí me vio a mí y eso que no me conocía. Me sonrío y se levantó rápidamente para ayiudarme a subir, aunque Osman, fue más rápido. El abrazo, no sé si sabré explicarlo, era como si de repente toda su historia pasara ante mí, como en una película a cámara rápida y cuand me separé tenía los ojos empañados, entonces me dio un beso y me dijo: Pero niña, sonríe. Y no dejé de sonreir en todo el día.
    Cerró el acto y hablo, sin guión, desde su memoria y su corazón. Yo, detrás de él miraba al público y muchas personas se llevaban las manos a los ojos para limpiar las lágrimas que se caían sólas... de emoción, de esperanza... Bueno, no digo más que me cargo mi post.
    Tú, Pipe, fuiste la segunda persona que me pediste que sonriera, ¿te acuerdas? ¡Si yo siempre sonrío!, serían los mismos nervios.

    Gracias por la foto, me la llevo, con tu permiso, como siempre.

    Besos sonrientes, muy muy sonrientes, porque sí, porque ahora cuando te comento... siempre me toca dulce.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …