Ir al contenido principal

Marcos Ana recibe en Béjar el Premio Libertad


La ASB tuvo la brillante y certera idea de conceder el Premio Libertad 2009 a Marcos Ana, poeta y hermoso luchador antifascista que sufrió tortura y cárcel por defender unos ideales que contemplaban y contemplan, sobre todo, la dignidad de los seres humanos. Marcos coincidió en su periodo carcelario con Miguel Hernández, al que conoció antes de su triste muerte, y fue instigador de la red clandestina de libros que funcionaba en las cárceles españolas a partir de 1950.
Su poesía corrió como la pólvora entre los opositores al régimen fascista de Franco, siendo liberado en 1961 gracias a la gestión de Amnistía internacional, y estableciéndose en París, donde donde formó parte del servicio de apoyo a presos políticos del Partido Comunista. Amparado en su posición ideológica y en su altura moral, influyó decisivamente entre los jóvenes durante las dictaduras de Chile y Argentina.
La verdad es que hoy no tenía ganas de salir de mi estudio, me apetecía permanecer encerrado porque aún tengo cierto sentimiento de estar reñido con el mundo, sobre todo con este micromundo bejarano en el que trasiegan tipos de la peor catadura moral, haciéndose pasar por cristianos viejos, por buenísimas almas con sentimientos y todo o por personas de orden… ya estoy harto de tanta doble moral, de tanta cobardía rastrera y de tantos silencios tácitos o cómplices… el caso es que a las doce y diez, después de haber leído durante toda la mañana mi ejemplar de “Decidme cómo es un árbol”, me autoconvencí de que no debería dejar pasar esta oportunidad de darle un abrazo fuerte y sentido al compañero, de decirle sin palabras los elevados sentimientos a los que me lleva su obra y su trayectoria de hombre de izquierda, de hacerle notar que su ejemplo arde en mí con fuerza… así que pillé mi Nikon, me encendí un Chester y salí de camino al CMC San Francisco. Cuando llegué allí, estaba la gente de siempre en este tipo de actos: muchas personas mayores con un pasado duro y la gente común de la Agrupación Socialista Bejarana [también estaba mi madre, por supuesto, que encaja divinamente en los dos grupos]… no había apenas jóvenes, y menos gente de aquí vinculada a la Literatura por profesión o por pasión [no sé si existe en este pueblo alguno de los últimos, me extraña]… charlé con algunos y saludé a casi todos, di algunos abrazos que me apetecía dar, besé a mi madre rebonita y me senté a esperar la llegada de Marcos… con unos minutos de retraso sobre el horario previsto, aparecieron las autoridades [esto de la ‘autoridad’ tengo que analizarlo un día con tranquilidad e ironía] junto a Marcos Ana, al que se le veía muy bien conservado para su edad. Yo fui la segunda persona a la que le presentaron. Le estreché la mano y le pregunté que si podía darle un abrazo… Marcos me abrazó directamente y estuvimos unos segundos apretándonos con fuerza, sin decirnos nada. Luego, solo fui capaz de decirle: “gracias”. Estaba realmente emocionado y tuve que pasar cinco minutillos sentado a solas para que se me pasara el estado en el que me había dejado ese abrazo en el que le dije todo lo que le quería decir.
Luego hice algunas fotos rápidas y salí huyendo para volver a esconderme de todo y de todos.
Hoy he abrazado a Marcos Ana y he sentido que existe una fuerza intangible que nos empuja a seguir… él la lleva puesta.








Comentarios

  1. Con tu permiso enlazo la entrada al grupo de Marcos Ana en Facebook y me gustaría poder subir también las fotos del acto.
    http://www.facebook.com/share.php?appid=2530096808&src=box&tid=81258134089&u=http%3A%2F%2Fdiariodeunsavonarola.blogspot.com%2F2009%2F10%2Fmarcos-ana-recibe-en-bejar-el-premio.html#/group.php?gid=81258134089
    Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  2. Qué fotos tan bonitas... incluso la mía.
    Conocí a Marcos Ana sobre las 11'45 nos tomamos un café en el Andalucía, porque venía algo mareado y necesitaba azúcar. Cuando llegué me paré en la puerta, hay dos escaleras algo altas para mí, no ví a nadie, de lo nerviosa que estaba, pero él sí me vio a mí y eso que no me conocía. Me sonrío y se levantó rápidamente para ayiudarme a subir, aunque Osman, fue más rápido. El abrazo, no sé si sabré explicarlo, era como si de repente toda su historia pasara ante mí, como en una película a cámara rápida y cuand me separé tenía los ojos empañados, entonces me dio un beso y me dijo: Pero niña, sonríe. Y no dejé de sonreir en todo el día.
    Cerró el acto y hablo, sin guión, desde su memoria y su corazón. Yo, detrás de él miraba al público y muchas personas se llevaban las manos a los ojos para limpiar las lágrimas que se caían sólas... de emoción, de esperanza... Bueno, no digo más que me cargo mi post.
    Tú, Pipe, fuiste la segunda persona que me pediste que sonriera, ¿te acuerdas? ¡Si yo siempre sonrío!, serían los mismos nervios.

    Gracias por la foto, me la llevo, con tu permiso, como siempre.

    Besos sonrientes, muy muy sonrientes, porque sí, porque ahora cuando te comento... siempre me toca dulce.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…