Ir al contenido principal

Kurt Gödel.



El filósofo Kurt Gödel murió de hambre por miedo a los microorganismos que contenían los alimentos, y su vida y obra se consagraron a la racionalidad, siendo decisivo en algunos fundamentos matemáticos y en los principios de la informática. Cuando supe de él y de su intensidad, le encontré tan literario, tan irreal, que lo apunté en mi lista de personajes para cuentos cortos, esos pequeños retazos de historias mezcladas con los que descontextualizo y me lo paso en grande [ya publiqué hace unos años una colección de esos cuentecitos en “Formol con Havana 7”, y aún escribo algunos que voy ubicando como sin querer en mi bitácora… pero era tan buena su historia que nunca llegué a cerrar ninguno de esos cuentecillos con su figura [juro que lo intenté en ocasiones diversas, pero no con el resultado que me apetecía]. En la medida en que intentaba recuperarlo para una de mis historias, crecía en mí la curiosidad por su obra y buscaba materiales que leer [materiales llenos de dificultad, todo hay que decirlo, pero que me dejaban en un estado de reto personal]… pues hoy, como ya me sucedió otras veces, enredando en mi biblioteca, me encontré con mi ejemplar del “Principia Mathematica”, de Bertrand Russell, y, al abrirlo, leí una frase escrita por mí hace algunos años: “Chiquitín, tienes que leer a Gödel. Yo, que soy tú mismo”… y me reí como un tontino por encontrarme con uno de los ingentes mensajes que me voy dejando perdidos en cuadernitos, en libros, en objetos… y que me puse a buscar en Internet textos de Gödel, y que no volví a entender nada de nada en ese mundo extraño de números naturales, axiomas, enunciados, apriorismos y hasta el mismito teorema de completitud… es la hostia, tú, coño, que me resulta imposible avanzar en un párrafo con la idea de haber entendido algo… ahora, eso sí… al mirar su biografía disfruté conociendo a un tipo presa de la hipocondría y obsesionado tanto por sus hábitos alimenticios, que durante veinte años llevó un registro diario de su temperatura corporal y del consumo que hacía de leche de magnesia, dejando de comer por su terror a los microorganismos o a ser envenenado [solo tomaba pastillas contra una imaginaria afección cardiaca] y muriendo por desnutrición en 1978. Junto a todo ello, debo sumar su absoluta desconfianza hacia los médicos [algo que compartimos].
Joder, tengo que escribir algo sobre este tipo, pero tiene que ser algo realmente bueno, no puede ser cualquier cosa.


Comentarios

  1. Estimado amigo, me gustaría leer el cuento sobre Gödel. Será que puede hacérmelo llegar a mi correo o, mejor aún, indicarme dónde puedo hallar el libro. Un abrazo.
    Valmore Muñoz Arteaga

    ResponderEliminar
  2. La verdad, amigo Valmore, como digo en la entrada, aún no lo he escrito, aunque creo que lo haré pronto. Envíame tu mail y te lo hago llegar en cuanto lo prepetre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…