Ir al contenido principal

Todo es el Tetragrámaton... que es nada.



A veces pienso que resulta más importante y decisivo, en el proceso creativo, familiarizarse con los propios procesos irracionales y ser consciente de las emociones sentidas que actuar con cierto nivel intelectual en base de razón… pues tendemos a considerar como extraño, despreciándolo, lo que es más inherente a nosotros, que son las respuestas no programadas por la racionalidad… yo soy más efectivo si me dejo llevar por mi instinto y no me detengo en el análisis de cada una de mis decisiones para explorar sus consecuencias… y de ahí llegan las sorpresas, que a veces son fruto de la escritura automática y a veces son delicias venidas de la enumeración caótica… en ese campo están la deconstrucción o la descontextualización como la escherichia coli del universo creativo.
Del dejarse llevar surgen las ideas más locas y absurdas, pero a veces también las más certeras y originales.
•••
Andamios amarillos cuando en ti veo muerte [‘cuandoen’ ti veo muerte… luctuosa sinalefa de mis ojos]… andamios tan paródicos de esto y esto y esto que es la vida… andamios de la busca en el relato caótico, infinito y hasta ininteligible… andamios de la cábala y de los espejos con marco art decó con pan de oro… andamios eruditos con gárgolas rampantes en su ferralla… andamios que parodian a Chesterton con un perfil metálico de Charles Auguste Dupin… ‘handamios’ novedosos para un mundo futuro… andamios de aquella manera, como estás esta tarde, tirado, incongruente, laxo, yerto… andamios paradójicos para templos católicos que aún están por hacerse y derribarse… andamios amarillos y oxidados para mirar atrás y ver lo imprescindible prescindible… andamios como desorientados, juveniles… andamios investidos de cátedra y birrete… andamios de suburbio, caedizos… andamios posmodernos que ya no son andamios… andamios sicológicos, de alambre de funámbulo y vacío… andamios de jardín, con hiedras trepadoras… andamios con sensación de siempre, altos… andamios objetivos, nada armónicos, seguros… andamios nihilistas que prometen cabezas destrozadas… andamios para el plagio de otros andamios hechos y amarillos… andamios algebraicos, tan secretos… andamios inconscientes, muy freudianos… andamios que me angustian porque ante su estatura me siento en desamparo… andamios en el aire, políticos, sin base… andamios aparentes, puro mundo… andamios enredados, por siempre impenetrables… andamios femeninos, sinuosos… andamios que especulan sobre toda esa flora inabarcable… andamios generosos [se caen siempre]… andamios de memoria…
Y Lafforgue buscándole el valor a cada forma, y Rivera intentado que el caos tenga estructura, y Chandler en su estado truculento tocando los tendones con la brasa, y Steinbeck en “The Long Valley”, y Faulkner decorando cielos rasos… ja… todo es el Tetragrámaton absurdo de un Jahvé que no existe… exsiste… esiste… La Trinidad y el grave untarse el cuerpo en gordolobo [qué bien van los misterios con los alucinógenos]… ¿eres antisemita?... no, que soy profundamente seminal, carnal y lúbrico… me muevo por espasmos y el glande marca el ritmo de los días como un diapasón blando, rojo y blando… ¿eres antisemita?... que no, te digo y lo repito, que no… soy esto y esto y esto, pero no antisemita, soy esto y esto y esto… y no me gusta marzo… aunque a veces me siento triste en alguna silla, y también me siento triste, porque esto y esto y esto no me colma…
En fin, y además hay idiomas… será lo mismo ser ‘esto y esto y esto’ que ‘this and this and this’… no creo… ¿o sí?... qué tortuoso es todo, qué poco está enfocado este ‘ser en el mundo’, cuánta coartada extraña y cuánto oscuro azar [?]… entonces, eres antisemita… pues yo qué sé… tanto insistes, que a lo mejor ser esto y esto y esto es ser antisemita.
Crujen las ramas de los castaños indios por los pájaros muertos…. París cada día está más lejos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …