Ir al contenido principal

Todo es el Tetragrámaton... que es nada.



A veces pienso que resulta más importante y decisivo, en el proceso creativo, familiarizarse con los propios procesos irracionales y ser consciente de las emociones sentidas que actuar con cierto nivel intelectual en base de razón… pues tendemos a considerar como extraño, despreciándolo, lo que es más inherente a nosotros, que son las respuestas no programadas por la racionalidad… yo soy más efectivo si me dejo llevar por mi instinto y no me detengo en el análisis de cada una de mis decisiones para explorar sus consecuencias… y de ahí llegan las sorpresas, que a veces son fruto de la escritura automática y a veces son delicias venidas de la enumeración caótica… en ese campo están la deconstrucción o la descontextualización como la escherichia coli del universo creativo.
Del dejarse llevar surgen las ideas más locas y absurdas, pero a veces también las más certeras y originales.
•••
Andamios amarillos cuando en ti veo muerte [‘cuandoen’ ti veo muerte… luctuosa sinalefa de mis ojos]… andamios tan paródicos de esto y esto y esto que es la vida… andamios de la busca en el relato caótico, infinito y hasta ininteligible… andamios de la cábala y de los espejos con marco art decó con pan de oro… andamios eruditos con gárgolas rampantes en su ferralla… andamios que parodian a Chesterton con un perfil metálico de Charles Auguste Dupin… ‘handamios’ novedosos para un mundo futuro… andamios de aquella manera, como estás esta tarde, tirado, incongruente, laxo, yerto… andamios paradójicos para templos católicos que aún están por hacerse y derribarse… andamios amarillos y oxidados para mirar atrás y ver lo imprescindible prescindible… andamios como desorientados, juveniles… andamios investidos de cátedra y birrete… andamios de suburbio, caedizos… andamios posmodernos que ya no son andamios… andamios sicológicos, de alambre de funámbulo y vacío… andamios de jardín, con hiedras trepadoras… andamios con sensación de siempre, altos… andamios objetivos, nada armónicos, seguros… andamios nihilistas que prometen cabezas destrozadas… andamios para el plagio de otros andamios hechos y amarillos… andamios algebraicos, tan secretos… andamios inconscientes, muy freudianos… andamios que me angustian porque ante su estatura me siento en desamparo… andamios en el aire, políticos, sin base… andamios aparentes, puro mundo… andamios enredados, por siempre impenetrables… andamios femeninos, sinuosos… andamios que especulan sobre toda esa flora inabarcable… andamios generosos [se caen siempre]… andamios de memoria…
Y Lafforgue buscándole el valor a cada forma, y Rivera intentado que el caos tenga estructura, y Chandler en su estado truculento tocando los tendones con la brasa, y Steinbeck en “The Long Valley”, y Faulkner decorando cielos rasos… ja… todo es el Tetragrámaton absurdo de un Jahvé que no existe… exsiste… esiste… La Trinidad y el grave untarse el cuerpo en gordolobo [qué bien van los misterios con los alucinógenos]… ¿eres antisemita?... no, que soy profundamente seminal, carnal y lúbrico… me muevo por espasmos y el glande marca el ritmo de los días como un diapasón blando, rojo y blando… ¿eres antisemita?... que no, te digo y lo repito, que no… soy esto y esto y esto, pero no antisemita, soy esto y esto y esto… y no me gusta marzo… aunque a veces me siento triste en alguna silla, y también me siento triste, porque esto y esto y esto no me colma…
En fin, y además hay idiomas… será lo mismo ser ‘esto y esto y esto’ que ‘this and this and this’… no creo… ¿o sí?... qué tortuoso es todo, qué poco está enfocado este ‘ser en el mundo’, cuánta coartada extraña y cuánto oscuro azar [?]… entonces, eres antisemita… pues yo qué sé… tanto insistes, que a lo mejor ser esto y esto y esto es ser antisemita.
Crujen las ramas de los castaños indios por los pájaros muertos…. París cada día está más lejos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…