Ir al contenido principal

Gilles Deleuze


Me sorprendo otra vez –ya me he pillado en diversas ocasiones en el mismo estado y posición… y con el mismo texto– leyendo, sin haberlo decidido antes, por purita casualidad, la magnífica conferencia que Gilles Deleuze impartió en la fundación FEMIS a la gente del cine en 1987. Disfruto como un bebé con sus secuencias lógicas, con sus baterías de preguntas que nacen de otras preguntas y vuelven a otras preguntas. La conferencia, que recomiendo a quien le apetezca disfrutar de una lectura chuli, lleva por título “¿Qué es el acto de creación?”, un tema que me apasiona y en el que me pierdo con harta frecuencia.
Leo y tomo notas en mi cuaderno, sonrío y tomo notas en mi cuaderno, caigo en la cuenta y tomo notas en mi cuaderno…

A esta altura del mundo del hombre, uno de los sucesos más difíciles de lograr consiste en que un hombre tenga una idea [porque las estructuras están diseñadas para que el vulgo no tenga ideas –eso queda para una élite a la que no se le da todo mascado y digerido– y porque el saco de las ideas está tan explotado que, siempre que crees tener una, ya fue una idea que tuvieron otros anteriormente, por lo que no resulta ser tu idea]…
Ante la situación general de adormecimiento que nos procuran los adocenados espacios de ocio masticado [televisión, prensa… falso bienestar], las ideas son hermosos “espacios potenciales” que podemos modelar en función de la “expresión” en la queramos hacerlas valer [literatura, pintura, escultura, poesía, cine…], y para que surjan y nos hagan crecer en ellas, precisamos que exista la “necesidad” de la idea y, no sé si posteriormente, la voluntad de “expresarla” en el campo que nos apetezca… luego la creación es un acto solitario que llega con la idea y se desarrolla con la expresión escogida [en Filosofía, se crearían conceptos; en Ciencia, se crearían funciones; en Pintura, se crearían cuadros…], y esa expresión es exactamente lo único susceptible de ser compartido con otros.
El creador, para serlo, debe, indefectiblemente, situarse en los límites del espacio/tiempo, y nunca llegará a la creación por placer, sino que lo hará por pura “necesidad” [uno no se levanta por la mañana y dice… ‘hoy me siento feliz, voy a crear’… no existe la predisposición creativa, existe la necesidad creativa], y esa necesidad no tiene nada que ver con la ‘información’, porque la ‘información’, según el planteamiento de Deleuze, es “un conjunto de palabras de orden que le dicen al colectivo lo que debe creer… lo que es conveniente que crea para tomar una línea común de comportamiento, siendo la información, por tanto, un sistema de control”.
Aquí me detengo para hacer un inciso sobre un delicioso párrafo de la conferencia de Deleuze, en el que explica magníficamente la diferencia entre una “sociedad de control” [nuestras sociedades modernas y democráticas] y una “sociedad de disciplina” [las sociedades de regímenes totalitarios]. Mientras que en las sociedades de disciplina se actúa por la prohibición [esto no lo puedes hacer –se utilizan palabras de orden–], en las sociedades de control se actúa por la información [esto es lo que debes hacer]… veamos el ejemplo gráfico con el que lo explica Deleuze: “En una autopista no se encierra a la gente, pero haciendo autopistas se multiplican los medios de control”… tú tienes la opción de ir por carreteras secundarías, por caminos de cabras, campo través… pero acabas aceptando el control que supone la autopista, porque contiene una disciplina a base de ‘información’ que te hará llegar antes y mejor a tu destino.
Volvamos al tema que nos ocupa, la creación.
Visto el concepto de ‘información’, llegaremos con facilidad a colegir que una obra de Arte no es información, pues no va destinada a generar y alimentar a un sistema de control… por lo tanto, es otra cosa. Es exactamente contrainformación que, si se hace efectiva [si llega a los diversos colectivos humanos y los hace reaccionar], es “resistencia”.
Y sí, si lo pensamos bien, el Arte es lo único conocido que se resiste a la muerte, por lo que crear es, entre otras cosas, resistirse a la muerte, pues, en su esencia, cualquier obra de Arte alza la voz ante un pueblo que aún no existe.
Qué chulo, ¿no?... el Arte es resistencia… la creación es resistencia… tener ideas y expresarlas es resistencia… no dejarse llevar por las sociedades de control o las de disciplina, intentando buscar salidas no avisadas, es resistencia…
Cierro con un subrayado que hice hace unos meses sobre el texto de la conferencia de Deleuze: “Solo el acto de resistencia resiste a la muerte, sea bajo la forma de obra de Arte, sea bajo la forma de una lucha de los hombres.”.

Comentarios

  1. Pues sí. Muy chulo. Contrainformación que anima a salir del letargo.

    ResponderEliminar
  2. Sí muy interesante y chuli. Palabras que entusiasman y llevan a pensar más. ¿Dónde se puede encontrar el texto de Deleuze?

    ResponderEliminar
  3. Te lo he encontrado aquí:

    http://www.elinterpretador.net/18GillesDeleuze-QueEsElActoDeCreacion.htm

    La traducción es maluta, pero un tipo inteligente lleva las palabras a su sitio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. Es una suerte poder compartir este tipo de cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …