Ir al contenido principal

Si pienso...


Si pienso, si trajino en darle vueltas a las cosas, si me enredo en cavilar sobre un sentimiento, una forma, un estado… es porque tengo hecha en mi cabeza una idea sobre ‘la verdad’ y asumo la posibilidad de su existencia… y eso es bueno, porque la consideración de que existe una verdad me lleva a activar la razón, a estar alerta, a buscar… así pues, estoy encantado con la idea orteguiana de que ‘hay que tener fe en la verdad’, porque ello me lleva al pensamiento [al superficial y al profundo]… lo que menos me gusta de todo esto es que en el proceso siempre se esconde una voluntad de trascender, y eso lleva en demasiadas ocasiones a un estado narciso insoportable. Así, creer en la verdad se torna una responsabilidad muy interesante en el proceso de vida ‘utilizada’.
Otra cosa es andarse enredando en los vericuetos de si la verdad debe ser objetiva o solo debe formar parte [la parte final] de la racionalidad… ahí confieso que me pierdo, pues las verdades racionales no suelen ser objetivas y las verdades objetivas suelen perderse en el subjetivismo de la racionalidad [todo cambia según el referente de partida… hasta el referente, jeje].
Y yo suelo preguntarme lo que sigue:

– ¿Elaborar teorías sobre la verdad no es mentirse de partida? [algo no es verdadero si solo ha sido pensado]
– ¿No es la verdad el momento vivido, el que se está viviendo? [algo solo es verdadero si sucede]
– ¿Por qué confundimos verdad con exactitud? [nada hay más difuso que la verdad]
– ¿Existen verdades diversas para una misma acción?, ¿cuál es la verdad exacta entre esas verdades diversas? [la verdad es subjetiva porque las valoramos y las aceptamos los sujetos]
– ¿La verdad es experiencia de la verdad o es también constatación y dudas, aplicando un método para su conocimiento? [quizás no exista una verdad universal]

Y qué busco yo con todo esto… ¿certezas?, ¿verificaciones?, ¿límites?... o solo busco entrenamiento mental que en sí mismo le dé sentido a mi vida de hombre… quizás mi verdad sea ese estado constante de ejercicio del que no voy a sacar conclusiones, pero con el que voy a estar en una forma mental aceptable.
Conseguir pensar, y hacerlo, es quizás el más extraordinario suceso que puede sucederle a un hombre, no como una función productiva [a eso llegan pocos y por casualidad], sino como una función fundamentalmente saludable.
Los tipos de hoy visitan el gimnasio con asiduidad, sacrifican horas de su tiempo en preparar su cuerpo sin una finalidad clara [aunque bastante tiene que ver en ello la bioquímica del sexo], se dan palizas tremendas recorriendo montes al trote o pedaleando sin parar en esos artefactos terribles de dos ruedas y dos pedales… y se descompensan porque no saben que una de las partes más importantes de su salud y uno de los componentes fundamentales de la belleza reside en el ejercicio de pensar… la experiencia cotidiana de la comprensión debería ser recetada por los médicos, tanto o más que el ejercicio físico…
Así como nuestra sociedad cataloga a los pensadores exclusivos como seres inválidos para la comunicación física… y se ríe de ellos en las plazas públicas con auténtico sarcasmo [es cierto, pues la mayoría de ellos son auténticos minusválidos físicos]… también debiera argumentar caminos de doloroso sarcasmo para quienes solo practican el culto al cuerpo, esos especímenes musculados que apenas dejan unas micras de su cuerpo para ser utilizadas en el entendimiento más básico.

Comentarios

  1. Buenos días, Luis. La verdad... te estoy leyendo y pienso que hay la verdad del sujeto, y como somos tantos, cada uno con su verdad a cuestas... Por eso, soy de las que trata de creer en los pactos que son los que nos ponen en relación.

    P.D. Llevo tiempo pensando que iría siendo hora de cambiar lo de animales racionales por lo de animales literarios (o de ficción)... Más que nada por acercarnos a la verdad :P

    ResponderEliminar
  2. "Gelouu, LF"!, unas cosinas:

    1.- Si piensas, le das vueltas, y te enredas a cavilar en algo... no sé si tienes una verdad, pero está claro que al final tendrás una duda.

    2.- Pensar te hace mucho más sabio, pero seguramente, a veces también, más infeliz.
    (Estoy convencida de ello: la gente más feliz es la que menos piensa).

    3.- Un conjunto de mentiras forman la verdad de otra historia?

    Un besito.

    -Nota: Aún no he hecho lo que te dije, lo sé, esta semana sin falta! ¿vale?-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…