Ir al contenido principal

Si pienso...


Si pienso, si trajino en darle vueltas a las cosas, si me enredo en cavilar sobre un sentimiento, una forma, un estado… es porque tengo hecha en mi cabeza una idea sobre ‘la verdad’ y asumo la posibilidad de su existencia… y eso es bueno, porque la consideración de que existe una verdad me lleva a activar la razón, a estar alerta, a buscar… así pues, estoy encantado con la idea orteguiana de que ‘hay que tener fe en la verdad’, porque ello me lleva al pensamiento [al superficial y al profundo]… lo que menos me gusta de todo esto es que en el proceso siempre se esconde una voluntad de trascender, y eso lleva en demasiadas ocasiones a un estado narciso insoportable. Así, creer en la verdad se torna una responsabilidad muy interesante en el proceso de vida ‘utilizada’.
Otra cosa es andarse enredando en los vericuetos de si la verdad debe ser objetiva o solo debe formar parte [la parte final] de la racionalidad… ahí confieso que me pierdo, pues las verdades racionales no suelen ser objetivas y las verdades objetivas suelen perderse en el subjetivismo de la racionalidad [todo cambia según el referente de partida… hasta el referente, jeje].
Y yo suelo preguntarme lo que sigue:

– ¿Elaborar teorías sobre la verdad no es mentirse de partida? [algo no es verdadero si solo ha sido pensado]
– ¿No es la verdad el momento vivido, el que se está viviendo? [algo solo es verdadero si sucede]
– ¿Por qué confundimos verdad con exactitud? [nada hay más difuso que la verdad]
– ¿Existen verdades diversas para una misma acción?, ¿cuál es la verdad exacta entre esas verdades diversas? [la verdad es subjetiva porque las valoramos y las aceptamos los sujetos]
– ¿La verdad es experiencia de la verdad o es también constatación y dudas, aplicando un método para su conocimiento? [quizás no exista una verdad universal]

Y qué busco yo con todo esto… ¿certezas?, ¿verificaciones?, ¿límites?... o solo busco entrenamiento mental que en sí mismo le dé sentido a mi vida de hombre… quizás mi verdad sea ese estado constante de ejercicio del que no voy a sacar conclusiones, pero con el que voy a estar en una forma mental aceptable.
Conseguir pensar, y hacerlo, es quizás el más extraordinario suceso que puede sucederle a un hombre, no como una función productiva [a eso llegan pocos y por casualidad], sino como una función fundamentalmente saludable.
Los tipos de hoy visitan el gimnasio con asiduidad, sacrifican horas de su tiempo en preparar su cuerpo sin una finalidad clara [aunque bastante tiene que ver en ello la bioquímica del sexo], se dan palizas tremendas recorriendo montes al trote o pedaleando sin parar en esos artefactos terribles de dos ruedas y dos pedales… y se descompensan porque no saben que una de las partes más importantes de su salud y uno de los componentes fundamentales de la belleza reside en el ejercicio de pensar… la experiencia cotidiana de la comprensión debería ser recetada por los médicos, tanto o más que el ejercicio físico…
Así como nuestra sociedad cataloga a los pensadores exclusivos como seres inválidos para la comunicación física… y se ríe de ellos en las plazas públicas con auténtico sarcasmo [es cierto, pues la mayoría de ellos son auténticos minusválidos físicos]… también debiera argumentar caminos de doloroso sarcasmo para quienes solo practican el culto al cuerpo, esos especímenes musculados que apenas dejan unas micras de su cuerpo para ser utilizadas en el entendimiento más básico.

Comentarios

  1. Buenos días, Luis. La verdad... te estoy leyendo y pienso que hay la verdad del sujeto, y como somos tantos, cada uno con su verdad a cuestas... Por eso, soy de las que trata de creer en los pactos que son los que nos ponen en relación.

    P.D. Llevo tiempo pensando que iría siendo hora de cambiar lo de animales racionales por lo de animales literarios (o de ficción)... Más que nada por acercarnos a la verdad :P

    ResponderEliminar
  2. "Gelouu, LF"!, unas cosinas:

    1.- Si piensas, le das vueltas, y te enredas a cavilar en algo... no sé si tienes una verdad, pero está claro que al final tendrás una duda.

    2.- Pensar te hace mucho más sabio, pero seguramente, a veces también, más infeliz.
    (Estoy convencida de ello: la gente más feliz es la que menos piensa).

    3.- Un conjunto de mentiras forman la verdad de otra historia?

    Un besito.

    -Nota: Aún no he hecho lo que te dije, lo sé, esta semana sin falta! ¿vale?-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …