Ir al contenido principal

En el mar de lo inmediato.


Lo estético navega siempre en el mar de lo inmediato y tiene marcado su final en una suerte de desesperación que consiste en saber que ya no se puede esperar nada y, sin embargo, se continúa esperando… y el esteta vive en campos sensuales en los que el deseo y la huida del dolor son mercaderías diarias. Cuando el esteta comienza a ser consciente de que le ha llegado el puntito justo de desesperación, es exactamente cuando su estética pasa a convertirse en una ética que le viene a sostener hasta que todo acabe… así, el esteta empieza buscando el “placer” y evitando como sea el dolor, y siempre lo hace desde lo particular y desde lo excepcional, y, cuando llega a la ética, se asienta en el valor del “deber” buscando estabilidad, acomodándose en una moral… este viene a ser, a grandes rasgos, el planteamiento existencial de Kierkegaard [he pasado de anotar la última etapa de la existencia, la religiosa, porque me repatea y no la comparto]. Y desde este planteamiento intento mirarme hoy e intento mirar al hombre para ver claramente esas etapas en mí [sigo inexorablemente en una estética] y en los demás [que pululan por las diversas etapas y pasan de la pura estética juvenil al conservadurismo medio de la edad tranquila o a la jodida religiosidad traída por el espantoso miedo a la muerte.
A mí, sinceramente, me gustaría morir en una estética, desaparecer siendo esteta, sin una moral posible, sin pasión por el deber y sin miedo alguno a la muerte… a ver si aguanto.
•••
Hace tiempo escribí este aforismo: “Solo acepto todo lo que coincida con lo que ya sé… me estoy poniendo viejo”, pero… ¿cómo sé yo lo que ya sé?, me pregunto ahora. No tengo ni idea.
•••
Cualquiera que al día de hoy se sienta o se presienta inteligente, ha de saber que su sola existencia es un alto insulto a los Derechos Humanos. Solo se puede ser tonto integral para quedarse quieto con la que se nos viene encima.
•••
Creer en lo que no es, acaba convirtiéndose en tu verdad más miserable.
•••
Solo se sabe de la libertad negándola o sintiéndola incompatible con tu vida.
•••
Lo peor de llegar hasta donde deseabas es pararte a pensar en ello.
•••
El más execrable uso del lenguaje es la dominación, que se produce al cambiar su uso de vehículo de comunicación por el de perverso vehículo de emoción.
•••
Desconfía del hombre que promete, pues cada promesa lleva un engaño.
•••
El hombre solo puede conocerse a sí mismo en la intimidad o en la intimidación.
•••
La pregunta más sensata es : ¿hacia dónde es posible ir?
•••
Mi muerte no es insignificante para mí, pero eso no le importa a los demás.
•••
Quiero que el Estado decrete el estado de adolescencia infinita… será el final de nuestro mundo como lo conocemos.
•••
Una idea puede ser arma, muro o alma… dos ideas siempre son guerra.
•••
Deconstruir es tan hermoso como poder vivir en dos paraísos distintos a la vez.
•••
La inquietud siempre lleva a la posibilidad… y la posibilidad al signo.
•••
Después de haber intentado incendiar el mundo mil veces, no seas ahora de los que apagan fuegos.
•••
Si la belleza no te deja vencido, no es belleza.
•••
¿Por qué somos la generación del silencio tácito?... silencio intelectual, silencio estético… silencio siempre ante la supremacía de lo convencional.
•••
¿El ego lo secreta alguna glándula?... y en ese caso… ¿glándula viene de glande?

Comentarios

  1. Me quedo con "Si la belleza no te deja vencido, no es belleza".

    ResponderEliminar
  2. es un tema tan serio. cuando pienso si deberia disminuir mi ritmo de vida solamente pienso en la eterna agonía que viene con la sensatez. es que la sensatez es el ultimate resource. muere un poco para que todos vivamos un poco. por suerte tenemos el arte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …