Ir al contenido principal

Vuelta al cole.


Otra vez los horarios escolares, el lío de las matrículas, comprar los libros y el material escolar, la ropa de otoño/invierno [que los críos crecen como leones]… y las buenas intenciones que ya sabemos todos que no se cumplirán… que si voy a estudiar más, que si llevaré los apuntes al día, que si haré fichas de las asignaturas… los hijos son en estos días una mezcla de alegría y de temor, un compendio de buenos propósitos de enmienda y más dosis de fe que el Alcoyano.

Este año nos ha tocado tomar algunas decisiones de futuro que marcarán los días de Felipe, pues ha tenido que escoger un camino del que ya no podrá apartarse si continúa con éxito sus estudios. Yo le recomendé que tirase por el camino de las Humanidades, que se metiese en Latín y Griego, en Filosofía y Literatura… pero él, tan cabezón como yo lo fui en su día, ha decidido taxativamente que quiere deambular por las ciencias puras [yo me temo que él solo se ha puesto unas banderillas cabronas en los lomillos, pero es su futuro y no quiero que nunca me diga que yo lo torcí].

Ahora vendrá lo de ordenar las habitaciones, hacer los horarios y forrar todos los libros con el nombre en cubierta, revisar las bombillas de los flexos y ver si las sillas de estudio están en condiciones… y la esperanza de que todo vaya a mejor, de que asesen y vayan haciéndose una composición de lugar de su sitio en el mundo, de que empiecen a tomar partido y a sentir el ardor de la autocrítica para intentar ser cada día un poco mejores.

La verdad es que no tengo nada claro, no sé si estoy educando bien a mis hijos o los he malenseñado desde el primer día en que nos miramos a los ojos, no sé si sé ser padre o si soy puro fracaso, como en todo [es la sensación que tengo al respecto, la de fracaso]… pero me gusta confiar en ellos y soltarles cuerda para que me demuestren su calidad humana… en fin, que debo volver a cambiar mis hábitos y mis horarios… solo falta que llueva a cántaros y bajen un montón de grados las temperaturas para que vaya pillándole el tono a este nuevo proceso estacional.

Y en la comida, charleta con Felipe, primero… “no me defraudes, hijo, que confío en ti…”… y con Mariángeles, después… “ya tienes edad para decidir si pasarlas putas en medio de tanta mediocridad o pelear con entusiasmo cada uno de los días que vienen, hija, que yo no voy a durarte siempre…”… y me veo mayor cuando imparto estas charletas a mis hijos, me siento como apartado de ellos y de su mundo, como si hubiera algún cabo roto que ya no podré atar jamás… y no me gusta, no me gusta no ser amigo de mis hijos porque debo ser padre y mostrar una severidad que no tengo, no me gusta reconocerme amortizado y vencido, mayor en toda la extensión de esa palabra durísima para los hombres en pleno descenso.

Y comí, y me fui al café como todos los días [hoy ya no está Ana para servírmelo… lo siento… o me alegro por ella… lo que sea mejor], y volví hasta el trabajo [que ya flojea de nuevo] para pegarme una paliza soberana a colocar los nuevos libros SBQ.

Ahora estoy sudando como un campeón y no pasa nada.

Comentarios

  1. La cultura de Letras siempre se puede suplir mediante la lectura, pero la formación en Ciencias estructura el cerebro de forma difícil de aprender por otro medio.
    "Es mi opinión, salvo otra mejor fundada" (ja ja ;-) así acabo siempre mis informes municipales.
    Besillos de buenos días.

    ResponderEliminar
  2. Ya, Adu, pero hay asuntos, como las horas estudio de estudio y el trabajo constante o la comprensión espacial, que hay que medir antes de decidirse a tomar un camino u otro.
    Estoy de acuerdo contigo, en todo caso.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  3. En todo caso creo que los dos sois de Ciencias, pero muy instruidos en Letras...¿ o me equivoco?,y la comprensión espacial es un don, que no tiene que ver, como muchos otros, con las Letras y las Ciencias... son habilidades personales innatas.

    ResponderEliminar
  4. ¡He podido entrar!... ahora ¡qué bien!

    Me presento: soy Paquita y acabo de enviarte un correo porque, antes no pude comentarte en el texto siguiente -el de cabecera-.

    Tras esto te digo que: soy madre de chico y chica que se llevan 3 años. Desde que comenzó su etapa escolar he tenido que "soportar" las dudas de mi cónyuge sobre si ¿lo estaremos haciendo bien? por supuesto su respuesta ya venía en la pregunta... NO. Casi todo lo que hacían era objeto de Reproche por su parte, nunca acudió a reunión alguna en el instituto -una al Colegio- y el periodo universitario, del que aún -con el hijo mayor- no hemos salido ¡ni te cuento! una amargura el escuchar tanto desatino, tanta desaprobación, ya se sabe los jóvenes tienen sus "particularidades" -todos las tenemos, más o menos doblegadas- y... ¡qué difícil la convivencia en la crítica negativa de Casi Todo lo que Hacen los Hijos!...

    ¡Oye! que parece que estoy haciendo terapia contigo...
    Para nada quiero homologar tu actitud, según lo cuentas, con la de mi cónyuge, pero si te digo... "desde el altillo que me atribuyen mis años" que:
    * No te maltrates con las dudas, dudas que a todos nos atenazan en algún momento, pero que resultan letales si se te "suben a la chepa".
    * No maltrates a los demás volcándoselas encima, un día sí y otro también, en pequeñas, mesuradas, dosis, vaya que vaya.
    * Como actúas a corazón abierto, todo lo que de ti salga hacia tus hijos será bueno. No lo dudes... al menos no demasiado.
    * Si, como es mi caso, cada miembro de la pareja es el extremo del otro respecto de actitudes, comportamientos... y muchas más cosas, la "guerra" está servida.
    Dicen que los padres deben unificar criterios para presentar un frente único a los hijos. Yo no supe, no pude, no quise, hacerlo. Me era imposible... no estaba de acuerdo... no lo estaba y sigo sin estarlo; sin perjuicio de que, otras muchas apreciaciones suyas eran muy válidas y se perdían en la riada resultante del todo.

    Que se me han calentado los dedos... ya lo sé. me despido. besos. PAQUITA

    ¿Conoces a Jose:naveganterojo? vecino de Béjar y de apellido Barbero, como tú -de 2º-.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …