Ir al contenido principal

Las cosas son como son...



Las cosas son como son, independientemente de que yo sea como sea. La verdad serena es que, a mi edad, ya se me han ido las ganas de estar en las peanas y, sobre todo, de viajar a los saraos literarios o de buscarme la vida con algunos editores o con ciertos popes literarios… tengo pereza y estoy cansado… y no quiero ser más de lo que soy de cara a quienes decidan mirarme, ni tengo ganas de discutir como lo hacía años atrás. Me limito a hacer –mal o bien– y a decir lo que me apetece decir –con razón o sin razón–. Estoy siempre para quien me quiera y nunca para quien no me quiera, y eso me basta.
En fin, que no busco reacción, entre otras cosas, porque no me interesa nada y me apetece menos. Sé que soy Luis Felipe Comendador Sánchez, un tipo con problemas reales absolutamente prosaicos que intenta pasar los días que le restan con cierta sensación de libertad individual y sin dejarse piel innecesaria en el camino. No he hecho mucho más en la vida que no sea intentar pasar el trago, que lo mismo ya es bastante.
Dicho esto, vuelvo a ese trago de pasar, a pesar de quienes se arrogan el absurdo privilegio de querer ser mi conciencia.
•••

Aún soportan las perchas en el armario viejo toda la ropa de invierno embutida en bolsonas para salvar un poco su estatura en el descanso… y yo estoy agotado de calor, con el cuerpo entre gatinino y ganso, esperando a que llueva para salir de este impás de sudores y desgana.
Hoy acaban las fiestas con el teatrito de la romería y una tarde de toros, con el personal muerto de sueño y empapado de todos los licores posibles que manan en las noches de verbena, con ese vértigo de lo que se nos viene encima después de tanto gozo presumido y tanto gasto absurdo… y es que las cosas no van bien y vamos a salir otra vez del sueño para meternos en la zorolada de la crisis y sus tintines, y volveremos a preguntarnos ese ganso “¿pero qué he hecho yo…?", sin saber hacia dónde tirar y cómo… volveremos a esperar a que algo suceda y a apretar el culillo con esa sensación “palporsi” de los malos momentos… en fin, que la realidad capitalista seguirá dándonos bien en los hocicos y seguiremos sin hacer nada de nada, mientras el gobierno toma decisiones tendentes a que las minorías parlamentarias les apoyen en los presupuestos [no tendentes a arreglar las cosas de verdad, claro, que el poder es el poder]… pero, la verdad verdadera es que me importa un pimiento la crisis y la gestión que hacen de ella los políticos marionetas, aunque dejo un resquicio para decir que Dios [que no existe] nos libre de los chicos de Rajoy, que prefiero lo malo conocido… y que decido tomarme un Limón&Nada con mi chiquitillo Guillermo para sofocar un poquito el calor… y tapita de rabas, claro, que a la una del mediodía ya hay gusa y apetece poner algo en boca… el bar está lleno a pesar de que en el monte andan paseando a la Virgen en andas para ver si le arregla las cosas a los suyos –algo nos caerá, le digo a Guille, si le arregla la vida a alguno de esos cristianos que nos deben… pues que viva la Virgen , hijo…¿no?–… y nos fuimos juntitos a conectarnos en Internet, él a sus juegones y yo a los míos.
•••

IMPORTANTE

"lf ediciones" ha donado la edición completa de "21 balas" [poesía última mexicana] para que los fondos obtenidos vayan a los proyectos solidarios de SBQ solidario. Cada ejemplar cuesta 13 euros y podéis conseguirlos enviándome un mail a felipe@lfediciones.com
Dado que esta edición se ha realizado en colaboración con AECID, los fondos irán destinados a nuestro proyecto en Perú, ámbito de la Agencia de Cooperación Internacional.

GRACIAS A TODOS.



Comentarios

  1. Bueno, pues aprovechando que -como dices en tu entrada-, estás para mí, envíame 21 balas, y yo te envío los 13€, que me gustan a mí las del
    calibre que tú gastas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Sindilla, gracias... envíame tu dire postal a mi mail, que no la encuentro.

    Besos para todos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Sindilla no se arrepentirá, es muy bueno. Ya no recuerdo qué hice con mi ejemplar. Vaya.
    Besillos.

    ResponderEliminar
  4. Heyyysssssss Sr. Comendador, cacho guapooooooo, que yo también quiero probar esas balas -glupsss, qué tétrico suena...- y sí, vale, no hace falta que lo digas... te escribiré y te mandaré mi dire, jeje-

    Un requetebesazo. MUACCCCCCCCC

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…