Ir al contenido principal

Se me fue Guillermo, jo.


Jo, que se ha marchado mi Guillermito a una de las escuelas viajeras de la Comunidad de Castilla La Mancha y me he quedado como gatinino y medio solito, ya que él es mi compañerito inseparable por circunstancia de horarios familiares… y que ya le echo de menos y solo hace un ratito que le dejé montadito en el bus con sus coleguillas y su profe… le he prometido que el siguiente fin de semana, después de su regreso, nos iremos toda la familia a Salamanca para ponernos ciegos a comida basura y a pasteles.
Mi chico llevaba la miradita entre triste y alegre, se le notaba algo atemorizado, pues es su primera salida larga a solas [sin los cercanos, se entienda] y todo en él son dudas y preguntas gansitas que vienen como a decirme que en el fondo no se quería marchar… pero ya está todo en un palante y sé que le vendrá de perlas a mi chico este viaje.
Y es que los hijos son cadenitas colgadas que toman peso si alguien o algo tira de ellas… así que nada… que me quedo como solito una semana entera sin mi chiquitillo, atontolinao, con cierta cosinina en el estómago que no sé cómo quitármela de encima, un vertiguito de noria o algo parecido, coño.
Que te quiero un montón, Guille… ¿sabes?

Comentarios

  1. ¡ay, los hijos! ¡que rápido crecen! ¡que blanditos nos ponemos cuando no están cerca!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo! Y me imagino también los sentimientos de su madre, y hasta los de su abuela, que le echará de menos tanto como tú. Él a vosotros también, y verás que a la vuelta notarás que ha crecido. Ojalá nunca se os vaya del todo aunque esté bien lejos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Ay!!!

    Como me suenan esos pellizcos de las primeras ausencias.

    Un beso, guapetón.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Que no te preocupes!! padre y maestro. Los muchachos se van muy felices lejos de los padres. ¡Por fin son libres! Las dudas, las justas que dicen los de derechas que siempre saben como moverse, los muchachos tendrán más, pero deben solucionarlas ellos. Por eso crecen y nosotros, los padre, que lo conozcamos y lo disfrutemos. Lo único que les podemos dejar es la duda permanente...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.