Ir al contenido principal

Se me fue Guillermo, jo.


Jo, que se ha marchado mi Guillermito a una de las escuelas viajeras de la Comunidad de Castilla La Mancha y me he quedado como gatinino y medio solito, ya que él es mi compañerito inseparable por circunstancia de horarios familiares… y que ya le echo de menos y solo hace un ratito que le dejé montadito en el bus con sus coleguillas y su profe… le he prometido que el siguiente fin de semana, después de su regreso, nos iremos toda la familia a Salamanca para ponernos ciegos a comida basura y a pasteles.
Mi chico llevaba la miradita entre triste y alegre, se le notaba algo atemorizado, pues es su primera salida larga a solas [sin los cercanos, se entienda] y todo en él son dudas y preguntas gansitas que vienen como a decirme que en el fondo no se quería marchar… pero ya está todo en un palante y sé que le vendrá de perlas a mi chico este viaje.
Y es que los hijos son cadenitas colgadas que toman peso si alguien o algo tira de ellas… así que nada… que me quedo como solito una semana entera sin mi chiquitillo, atontolinao, con cierta cosinina en el estómago que no sé cómo quitármela de encima, un vertiguito de noria o algo parecido, coño.
Que te quiero un montón, Guille… ¿sabes?

Comentarios

  1. ¡ay, los hijos! ¡que rápido crecen! ¡que blanditos nos ponemos cuando no están cerca!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo! Y me imagino también los sentimientos de su madre, y hasta los de su abuela, que le echará de menos tanto como tú. Él a vosotros también, y verás que a la vuelta notarás que ha crecido. Ojalá nunca se os vaya del todo aunque esté bien lejos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Ay!!!

    Como me suenan esos pellizcos de las primeras ausencias.

    Un beso, guapetón.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Que no te preocupes!! padre y maestro. Los muchachos se van muy felices lejos de los padres. ¡Por fin son libres! Las dudas, las justas que dicen los de derechas que siempre saben como moverse, los muchachos tendrán más, pero deben solucionarlas ellos. Por eso crecen y nosotros, los padre, que lo conozcamos y lo disfrutemos. Lo único que les podemos dejar es la duda permanente...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …