Ir al contenido principal

Ánimo, amigo Pablo.

Dibujo de hoy en mi Tricassi Cerasa.

Hoy, a la hora del primer café del día, me faltó Pablo, compañero matinal de comentarios y chascarrillos... pregunté por él al amigo Manolo y me contó que ayer por la tarde fue víctima de un infarto y que lo llevaron a Salamanca de urgencia... mis mejores deseos para el amigo y toda la fuerza que tengo para que salga prontito y perfecto de ese mal rollito... un abrazo fuerte, Pablo.
Luego la cosa tiró por los caminos de la Duquesa de Alba, que hace un par de días pasó por Béjar con su noviete para ver la iglesia de El Salvador, pues parece ser que ambos están buscando un templo peculiar para su boda carcamala y heredera... Josema les hizo algunas fotos con su teléfono móvil y me las enseñó como prueba fehaciente de que esa pareja ursulina, latifundista, supermediática y multimillonaria pisó, a lo poco, los escalones que dan paso al templo del vaticanista cura Félix... lo que nos faltaba para entrar en los anales televisivos del amarillismo cagaleril, que la ‘duca’ y el señorito decidan hacer sus votos ancianos en nuestra ciudad estrecha y cusaquiana... eso sumado a que hace unos días toreó el tal Canales en nuestra plaza centenaria y también vinieron los mierderos periodistas amarillos a filmar al matarife para sonsacarle mondonguerías de sus asuntos sexuales... una suerte, como digo, para esta esquina mundial perdida, hasta ahora, de los ojos molineros de la prensa.
Otro recuerdo para Pablo en el turno del segundo café [que algunos de los contertulios se toman siempre dos... yo con uno ya voy listo] y un repaso comentado a la fortuna de la noble y vieja procoima, que es dueña de media España y mantiene un montón de privilegios que muy poco tienen que ver con lo democrático moderno.
Y me tiré al curro, que hoy es poco, mientras esperaba la lluvia necesaria y prevista por el claustro meteorológico español... maquetación de un librito para mi amiga Mayca, tarjetas comerciales, envíos diversos de material por mail, ratitos de valoración de los próximos trabajos con la compaña, visita a “Zapatón” para hacerle unos tuneos de fachada [le compré un afinador para mi guitarra al amigo Caldera]... y llegó la lluvia, hermosa y vivificante... y salí a la calle a mojarme un buen ratito para sentir de nuevo esa liberadora sensación de los chubascos... me encanta el día de hoy hasta el punto de que lo firmaría para los restos... y luego empecé a leer a Elías Canetti, un texto muy recomendado por Antonio [tres veces en diez minutos me dijo con gestos intensos que no deje de leerlo], “Libro de los muertos”... y en ello me quedo para pasar la tarde hasta que llegue algún currillo que hacer, que de momento estoy limpio.

Otro dibujo de hoy en mi Tricassi Cerasa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …