Ir al contenido principal

Mi madre

Dibujo de hoy en mi Tricassi Cerasa.

Ando hoy nerviosete porque mi reina bonita se juega su futuro en un examen de Latín [que ayer fue de Griego] y el de aquí en adelante puede ser muy distinto para ella en función de lo que salga de estas pruebas... pero tampoco me voy a poner cascarrul, porque uno jamás domina su futuro, y eso lo sé con claridad... y también es hoy el cumpleaños de mi mami, una mujer grande de verdad que me ha dejado una herencia genética que no puedo más que agradecerle... me fui a verla después de comer y le di unos besazos a la vez que le regalaba un marco digital llenito de fotos [supe enseguida por su sonrisa que había acertado con el regalo] y la noté feliz mientras pasaban las imágenes en una cadencia de cinco segundos por toma... todo le sorprendía y ponía enseguida en marcha ese mecanismo mágico del recuerdo... y lo verbalizaba
Como siempre, mi mami quiso que comiera algo [siempre arregla mis visitas con platos de jamón ibérico de bellota, queso de oveja o filetitos empanados de solomillo], pero había salido mal parado de la comida y tenía la tripa como el bombo de Manolo [aún la tengo de esa guisa]... yo creo que me ha sentado mal porque estoy nerviosete por la prueba que está pasando mi hija, que últimamente las emociones y los nervios me atacan a la cosa digestiva, porque tampoco es que haya hecho el Pantagruel.
Ya he contado alguna vez que a mi madre la voy a ver a su casa en contadas ocasiones, y precisamente lo hago así porque pienso que debe tener su tiempo al completo sin un hijo plasta que la agobie, que debe gestionar sus días como realmente le apetece hacerlo sin que yo intervenga. Ella [y mi papi también] sabe que estoy siempre ahí para lo que haga falta y cada vez que nos vemos es una verdadera fiesta. Si yo voy a casa de mi madre fuera de la norma, ella se preocupa, piensa que hay algo que no funciona y que eso me ha llevado a aparecer por allí, y no se equivoca... y esa distancia cercana se traduce en verdadero amor, de ella hacia mí y de mí hacia ella... y es que nunca he entendido esa forma de ver a los padres mayores que tienen muchas personas, ese pasar de ser hijos controlados a hijos controladores de todo... las visitas continuas diarias que rompen su intimidad, los entrometimientos en sus formas y sus costumbres de ser y estar, el seguimiento casi policial de sus pasos.
Yo entiendo la familia como un mundo de potencias positivas y no como un universo de intromisiones y cadenas de mando... un saber constante que los demás están ahí y que ellos conocen que tú también estás [sin tener que hacer gestos grandilocuentes]... pero sin necesidad de un contacto físico continuo que siempre termina siendo molesto... y conozco muy bien a mi madre, y sé que ella considera perfectamente mi lectura de este asunto y lo disfruta, disfruta de la libertad que le doy como yo disfruto de la que ella me concede... y nos queremos sencillamente [que en el querer no existen los muchos, los pocos ni los bastantes].
Y sigo viendo a mi madre perfecta, con sus cuatro achaques de edad, sí, pero con toda su libertad intacta, disfrutando al cien por cien de su vida, de mi padre y de sus nietos... gozando de sus amigas y haciendo todo lo que realmente le apetece hacer... su encaje de bolillos, sus paseos con merienda, sus cenas campestres, sus eternas horas de cocina [que digan mis hijos cómo cocina su abuela], sus charletas de mercado y sus largas horas de peluquería.
Quiero a mi madre, coño.

Comentarios

  1. Me gusta tu forma de entender los vínculos afectivos: no es tan importante la cantidad de tiempo que se comparte, como saber que estamos "ahí".
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …