Ir al contenido principal

De lo bueno y lo jodidamente malo en una misma jornada

Dibujo de hoy en mi cuadernito Tricassi Cerasa.

Recibo magníficas noticias de nuestros dos primeros becados SBQ en Perú, y eso me deja feliz y medio pletórico... Elvis Johan y Ana Claudia ya han salido con nuestra gente hermosa de allí a comprar material escolar, ropita y zapatos; y por lo que me cuentan, están felices por la ayuda que les ha llegado y es posible que noten poquito a poco un cambio cualitativo en sus vidas, ya que, junto a la dotación de la beca, se exige a la familia como contrapartida que mantenga unas normas generales y particulares que fomenten un mejor ambiente para la educación de los niños becados, normas que tendrán un seguimiento continuo por parte de SBQ Perú y que tienen que ver con higiene general y particular, así como con nuevos hábitos en sentidos diversos que sean capaces de encauzar poco a poco el crecimiento familiar y su mejor inserción en el sistema educativo peruano, ofreciendo así mayor protección a los niños y opciones distintas al tremendo estado de partida.
Me gustaría animar desde aquí a mis amigos para que se decidan a becar a uno de nuestros niños... si la cantidad de 180 € anuales [15 € al mes] os parece muy abultada para vuestros bolsillos, podemos completar becas entre varias personas que deseen poner algo hasta llegar a esa cantidad mágica capaz de abrir caminos que ahora están absolutamente cerrados... por favor, echadme una mano en esto, aunque sea contándoselo a vuestros cercanos. En este justo instante ya cuento con tres niños nuevos perfectamente localizados e informados por SBQ Perú que están esperando un financiador de sus becas... venga, colegas, que no es dinero... y podréis contactar directamente con los niños y sus familias si lo deseáis o, si no queréis ese contacto, os informaremos cíclicamente de forma personalizada de cómo se gasta vuestro dinero [os daréis cuenta de todo lo que se puede con tan poquito].
Jo, y por la tarde subidito a la cestilla inestable de una grúa para poner unos rótulos gigantones en la cristalería de un edificio del centro de Béjar... tres horas de calor insoportable reflejándose en las cristaleras y disparándose sobre mi cuerpo, y el vinilo cabrón era de los finitos, de los que se ‘achiclan’ en cuanto notan un poquito de calor... y era demasiado grande la superficie adhesiva como para controlarla bien con las constantes ráfagas de aire, el movimiento temible de la cestilla de la grúa que me servía de nidito y el mentado ‘achiclamiento’ del material... sí, estuve toda la tarde con un acojono importante, lleno de miedo a esa altura inestable y sudando como un cosaco de entrenamiento. Odio los trabajos en altura, los odio y los temo sobre todas las cosas, pero tengo que hacerlos por esta cosa absurda de la supervivencia y la competitividad... y porque a ninguno de mis trabajadores les apetece ponerse en riesgo con estos marrones [que me los como yo por patrón autónomo y boboloscojones]... y tampoco es cosa de ponerme a echarles en cara el que no quieran hacer estos trabajos, que es algo que no está escrito en su convenio, aunque sí que debe estar escrito en el mío [el convenio de los imbéciles autónomos]... lo siento, pero tener que hacer estos trabajos por puta obligación me pone enfermo, sobre todo si ya he dado por perdidos más de diezmil napos que no he podido cobrar por mi trabajo desde el octubre pasado hasta el día de hoy... ya lo sé, es a eso a lo que nos arriesgamos los autónomos, a ganar o a perder, a jodernos la vida en una puta grúa de mierda para poder pagar las nóminas de los empleados... y vuelvo a pedir disculpas, pero es que estoy bastante malogrado físicamente en estos días y, ahora, con un cabreo de mandril en celo... mi riñonada, ya se puede imaginar, a esta hora es pura doblez.
En fin, una mierda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …