Ir al contenido principal

Sábado completito


Me tiré la mañana pasando a limpio los informes de los nuevos niños aptos para recibir las becas SBQ... ver sus rostros me anima a la vez que me deja muchos sentimientos encontrados... pero sobre todo me deja con la convicción de que se puede hacer algo desde lo individual, sin gestos grandilocuentes y sin tener que someterse a sistemas de mayor formato en los que el dinero se difumina en asuntos administrativos... me alegro, sobre todo, cuando tomo el dossier de la familia Orihuela Conovilca, que tiene a tres de sus seis miembros becados, y veo cómo pueden cambiar las cosas de un día para otro...

“RECIBIDA LA NOTIFICACIÓN DE LA ADJUDICACIÓN DE BECAS A ELVIS JOHAN Y A ANA CLAUDIA, SBQ PERÚ HA PROCEDIDO COMO SE RELATA:

• Visita a la Sra. Mª Isabel Orihuela Conovilca por parte de Lorena Pajares y Mili Prieto para comunicarle la concesión de las becas a sus hijos.
• Entrega de indicaciones de obligatorio cumplimiento, en esa misma visita, a la Sra. Mª Isabel, para que sus hijos puedan disfrutar de las becas otorgadas. Esas indicaciones contemplan, entre otras cosas, la obligación de aseo completo diario de sus hijos, el compromiso de que los niños vayan diariamente acompañados por un adulto de su casa a la escuela y de la escuela a su casa, el establecer un horario para realizar las tareas diarias escolares.
• Como contrapartida al cumplimiento de las indicaciones referidas, SBQ Perú toma el compromiso de que en el plazo de diez días se personará su voluntariado en el domicilio de la Sra Mª Isabel con el fin de limpiar la casa para evitar la proliferación de pulgas e insectos que propicien enfermedades y, así mismo, para pintarla al completo y dejarla en condiciones higiénicas de uso... así como el disfrute de la beca por parte de sus hijos.
• Aceptadas nuestras condiciones por la Sra Mª Isabel de muy buena gana, salimos con Elvis y Ana Claudia a comprar su vestuario escolar y los materiales de uso académico de los que no disponen... adquiriendo camisetas, pantalones, ropa interior, zapatos, cuadernos y lápices de colores.
• Habiendo comprobado que para ese día no contaban con alimentos para realizar la cena, compramos raciones de pollo asado y papas fritas para que la familia pudiese hacer esa comida, así como convinimos en que, a cargo de los fondos de SBQ Perú, se entregará a la familia un vale semanal para la adquisición de productos alimenticios de primera necesidad mientras la Sra. Mª Isabel siga sin tener un trabajo estable, circunstancia en la que vamos a interesarnos para ver si es posible conseguirle alguna labor entre nuestros conocidos.”.

Francamente gozoso, ¿no?
El resto del día lo eché en hacer parte de unos diseños de packaging para una empresa jamonera, en atender a Mayca y Elena para cerrar la edición de un libro memorial sobre su hermano Carlos [+], en atender a Joselín al teléfono unas cuantas veces [está patosito mi amigo en estos días], en llevar a Gui a montar en bicicleta a Palomar Alto y en comprar comida para la semana en el supermercado.
Puede decirse que me está saliendo un sábado completito... y sin escribir, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…