Ir al contenido principal

Sábado completito


Me tiré la mañana pasando a limpio los informes de los nuevos niños aptos para recibir las becas SBQ... ver sus rostros me anima a la vez que me deja muchos sentimientos encontrados... pero sobre todo me deja con la convicción de que se puede hacer algo desde lo individual, sin gestos grandilocuentes y sin tener que someterse a sistemas de mayor formato en los que el dinero se difumina en asuntos administrativos... me alegro, sobre todo, cuando tomo el dossier de la familia Orihuela Conovilca, que tiene a tres de sus seis miembros becados, y veo cómo pueden cambiar las cosas de un día para otro...

“RECIBIDA LA NOTIFICACIÓN DE LA ADJUDICACIÓN DE BECAS A ELVIS JOHAN Y A ANA CLAUDIA, SBQ PERÚ HA PROCEDIDO COMO SE RELATA:

• Visita a la Sra. Mª Isabel Orihuela Conovilca por parte de Lorena Pajares y Mili Prieto para comunicarle la concesión de las becas a sus hijos.
• Entrega de indicaciones de obligatorio cumplimiento, en esa misma visita, a la Sra. Mª Isabel, para que sus hijos puedan disfrutar de las becas otorgadas. Esas indicaciones contemplan, entre otras cosas, la obligación de aseo completo diario de sus hijos, el compromiso de que los niños vayan diariamente acompañados por un adulto de su casa a la escuela y de la escuela a su casa, el establecer un horario para realizar las tareas diarias escolares.
• Como contrapartida al cumplimiento de las indicaciones referidas, SBQ Perú toma el compromiso de que en el plazo de diez días se personará su voluntariado en el domicilio de la Sra Mª Isabel con el fin de limpiar la casa para evitar la proliferación de pulgas e insectos que propicien enfermedades y, así mismo, para pintarla al completo y dejarla en condiciones higiénicas de uso... así como el disfrute de la beca por parte de sus hijos.
• Aceptadas nuestras condiciones por la Sra Mª Isabel de muy buena gana, salimos con Elvis y Ana Claudia a comprar su vestuario escolar y los materiales de uso académico de los que no disponen... adquiriendo camisetas, pantalones, ropa interior, zapatos, cuadernos y lápices de colores.
• Habiendo comprobado que para ese día no contaban con alimentos para realizar la cena, compramos raciones de pollo asado y papas fritas para que la familia pudiese hacer esa comida, así como convinimos en que, a cargo de los fondos de SBQ Perú, se entregará a la familia un vale semanal para la adquisición de productos alimenticios de primera necesidad mientras la Sra. Mª Isabel siga sin tener un trabajo estable, circunstancia en la que vamos a interesarnos para ver si es posible conseguirle alguna labor entre nuestros conocidos.”.

Francamente gozoso, ¿no?
El resto del día lo eché en hacer parte de unos diseños de packaging para una empresa jamonera, en atender a Mayca y Elena para cerrar la edición de un libro memorial sobre su hermano Carlos [+], en atender a Joselín al teléfono unas cuantas veces [está patosito mi amigo en estos días], en llevar a Gui a montar en bicicleta a Palomar Alto y en comprar comida para la semana en el supermercado.
Puede decirse que me está saliendo un sábado completito... y sin escribir, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …