Ir al contenido principal

Fue un enredo previsible...



Fue un enredo previsible el de la obra de Sir Alan Ayckbourn [“Un enredo casi familiar”], un enredo en el que los actores estuvieron más o menos bien para ser una representación en provincias, bastante mejor, en todo caso, que lo que el libreto podía dar de sí, que era muy poco... así las cosas, la noche quedó entre el gozo visual que suponía la figura de la joven actriz Cristina Peña, una delicia blanquísima; los excesos gestuales de Jorge Muñoz [era chulo ver cómo y cuándo el tipo sobrepasaba la naturalidad expresiva de la escena] y el magisterio de Jaime Blanch y Mª Luisa San José [la blandura de la obra no fue capaz de minimizar sus tablas]... y como hecho más sobresaliente, pues que una señora entrada en años se cayó dos veces durante la representación en un escalón no señalizado del anfiteatro del Teatro Cervantes bejarano, con el consiguiente estruendo [todo sin mayores consecuencias].
La lástima es echarle horas de gente con potencias importantes a una vaciedad como la de Sir Alan, aunque quizás todo termine siendo avalado por el resultado económico [cuando vino El Brujo a representar “La taberna fantástica”, los bejaranos solo fuimos capaces de completar dos filas de butacas del teatro, pero ayer estaba lleno hasta los topes, que a 15 euros la tirada, la cosa pudo ponerse en 4.500 euros de caja por cada sesión, lo que hace que lo crematístico se imponga sin dudarlo a lo cualitativo... hay lo que hay, coño].
Como andaba cansado y medio doblaíno, a eso de mitad de función me tomaron los bostezos y se me hizo algo difícil aguantar el desenlace.
Al llegar a casa, a Julia le habían pinchado una rueda de su coche [digo ‘le habían’ porque tengo serias sospechas de que por el barrio anda alguna malfollá que se dedica a joder a los demás por pura inquina, que ya son demasiados sucesos similares como para que resulten azarosos]... el estado de mis riñones no me permitía en ese instante dedicarme a un cambio de rueda, así que llevé a Julia con mi coche hasta su casa y me quedé con la llave del suyo para cambiarle la rueda por la mañana.
A las diez, ya duchadino, y aún con la doblez de cintura, me bajé dispuesto a cambiar la rueda... diez minutos hasta que conseguí descabalgar la de repuesto de los bajos del coche, otros diez para dejar enclavado el gato en su sitio y media hora para intentar aflojar los tornillos de la rueda malograda, estaban apretados a mala hostia y me cargué la llave de aflojar y apretar, que es/era una puta mierda de llave... menos mal que pasaron por allí dos vecinos que fueron a buscar herramientas de sus coches y con ellas conseguimos el afloje necesario para realizar el cambio de ruedas... me despedí de ellos muy agradecido y acabé el trabajo de montaje [yo, que soy un patoso integral para cualquier asunto mecánico]... sonreí cuando acabó todo [eso sí, sonreí agachado, porque cuando hice el gesto de levantarme, ya me resultó poco menos que imposible hacerlo... mis jodidos riñones]... subí a mi casa como pude, me lavé las manos, que parecían de mecánico, y salí a intentar engrasar el cuerpo para que me funcionase.
Y que me da la risa, una risa floja que siempre acompaña a este dolor ciático o riñonero [que no sé bien su procedencia], una risa que es herencia clara de mi madre, de la que siempre he tenido noticia de sus dolores por la intensidad de sus carcajadas... no me parece una mala herencia, no.
Luego me vine a mi estudio a escribir un rato y a fumarme con delectación, y poco a poco, un cartón entero de Marlboro [bueno, me fumé solo un paquete de momento] que Nena y Antonio me han traído de su viaje a Gibraltar [mil gracias por el detallazo a mis chicos, que el tabaco anda ahora carísimo y es un regalo apetecible y muy apreciado]... luego me dio por analizar las frases que Marino me dijo por teléfono con relación a mi novela... “me gusta, Felipe, pero no vamos a vender ni una”... “se nota que la has cortado bastante”... “está muy bien, tío, de verdad... y el final es perfecto, has dejado muy bien cerrado el círculo... creo que la tendremos en imprenta para octubre”... mi traducción de esto es que Marino la ha leído [que ya es un avance, y grande] y que no le ha parecido una novela vendible [es decir, no es una novela al uso... y eso ya lo sabía yo]; también que presenta cortes drásticos y tangibles que denotan que ha sido mutilada [por mí, claro] y que la va a publicar definitivamente, no sé si en un acto de amistad [ya he dicho mil veces que es un amigo de los de verdad] o porque realmente está convencido de que es un texto que merece edición. La verdad es que yo sigo nadando en un mar de dudas con este asunto.
Luego llegaron Sandra y You con mi Aisha, que se quedó a comer aquí una de sus raciones diarias mamoncetas y me hinché a hacerle fotos a mi niña [incluso me hice la primera foto que tengo con ella]. Verla me pone una sonrisota de oreja a oreja y me deja feliz y mondonguete.



Comentarios

  1. Preciosa tu Aisha, saluda muy afectuosamente a los tres de mi parte.
    El otro día hablé con nuestra Donce, ahora la tengo cerca, la chiquilla nos visita menos porque está más a la vista en el curro y por las noches se marea de preñez.
    La vida sigue.
    Suerte con el libro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Adu. Es linda mi chiquitilla, eh?, y mamonceta... dale recuerdos a Donce cuando la veas y dile que cuando tenga a su gurruñina entre los brazos se le va a olvidar todo lo del mareo.
    Un beso gordo para ti.
    (el libro ya está en su alea jacta est... que saturno me pille confesado).

    ResponderEliminar
  3. Ehhh, "vusotro", qué haceis hablando de mí?? -jejé-

    Que digo que a Aisha me la como yo... dios, Dios, DIOSSS... es preciosaaaaaaaaa!!. Y que yo también te deseo mucha suerte con la novela, y que a Adulina le mando un besote gordo, y que ya está, que es muy tarde y me marcho a comer.
    Muacccc

    ResponderEliminar
  4. Se te ve feliz y tierno. Me alegro mucho, querido amigo.

    ResponderEliminar
  5. En agosto, con las prisas se me olvidó felicitarte por lo de "abuelo" (como ya tengo a tantos a mi alrededor...), pero le dije a Nena que lo hiciera. Luego estuve con You y con la niña, así que ya la conozco, y, chicos, es más bonita al natural. Es preciosa.
    Quedé en enviarle la canción de Aisha, de Khaled, y no lo he hecho. Aquí te la dejo. La letra (les paroles) te la mando a tu correo. La verdad es que tienes pinta de abuelo de anuncio publicitario. Felicidades.
    Un beso.
    Adu, Donce, campeonas de la lucha, otro para vosotras tres.


    http://letras.terra.com.br/khaled/21088/

    PS: Gracias por ser como eres con mi Leticia.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Sinda, y a Jesús... y mi Leti es un amor... no hay que hacer nada para querer un montón a ese bichito con trenzas.

    Nos vemos. Un besote para los tres.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…