Ir al contenido principal

¡Coño, píloro!


Plétora, Plinio, planeta, Plotino, plátano, píloro... ¡coño, píloro!... buena inversión en letras la de hoy... ¡píloro!... es la hostia... ¡píloro!... y, a la par, reflujo, reflejo, reflotar, redoma, refilón... palabras con volumen, con peso, matéricas, melífluas... ¿has dicho alguna vez Gólgotas en alto?... ¿no?... pues entonces no sabes lo que es decir Gólgotas en alto... coño, prueba ahora a decir Gólgotas a viva voz, que se te oiga... ya verás...
Y luego, cavernícola, quizás te sientas lúbrico, balsámico, untuoso... como un banco de peces o una llama de amor viva...
Juguemos...
Un hombre es cualquier árbol talado por un hombre [no está mal].
Un hombro es cualquier hombre talado como un árbol.
Un hambre es como un hombre sin árbol que talar.
Un hombre no es la urdimbre si hay otro hombre con hambre.
¿Por qué se nombra el hambre si el hombre tiene nombre?
¿Por qué hemos de nombrar?
¿Y el píloro?....
Dejemos de jugar.
La mantis prodigiosa calibra su montura... sus besos de amanita dispuestos en la boca, sus garfios de tenaza, su abrazo de mordaza, sus hélitros, sus ojos desvelados, su clítoris mellado... la mantis me fascina mientras que a los mantisos descoyunta y coíta...
Dejemos de jugar, coño, dejemos de jugar...
Arturo... claro, ¡Arturo!... lo encontré en el café... y él, que habla de Alemania inflamado de orgullo, al ver que yo pagaba con un billete roto, doblado y desnatado, dijo... “Eso en Alemania está prohibido... allí los billetes no se pueden doblar bajo multa del valor del mismo billete”... yo sonreí y dije un 'nojodas' que le llegó hasta el páncreas... “¿Que no me vas a creer?... ¡Coño!, si digo yo que así no se tienen los billetes en Alemania, es que no se tienen, ¡coño!... y, además, allí la gente dice buenas tardes o buenos días cuando entra a los bares... y esto de las tapas puestas en el mostrador, absolutamente prohibido, coño... y escupir en la calle... de cárcel lo de escupir en la calle en Alemania... ¿Que no me vas a creer?... si lo digo yo es porque es así, les das un billete doblao y te lo pican, te ponen una denuncia y a tomar por culo, coño... ponme otra caña, niño, coño... lo que yo diga, coño, lo que yo diga... ¿un billete así...?, vamos, te quedas sin billete en Alemania, coño... si es hasta contaminante, coño... contaminante... que me pongas otra caña, coño, te he dicho... un billete así, por Dios, si es para fumigar el bar, coño, en Alemania fumigan el bar si entra alguien con un billete así, coño, te lo digo yo, coño... oye que vienen aquí los alemanes y se quedan asombraos, coño, solo de ver estos billetes ya se hacen una idea de España, coño... ¿tú sabes lo que cuesta hacer un billete así de bonito, coño?, casi más dinero que el valor del billete, coño, que en Alemania, cuando pillan uno sucio y doblao, lo retiran y hacen otro, coño, que te lo digo yo, que he vivido allí hasta la jubilación, coño... no te digo.. vaya billete... esa cañaaaa...”.
Dejemos de jugar.


Estas fotos pajareras las hice ayer en Palomares junto a otras muchas del mismo tono.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…