Ir al contenido principal

Fuegos de artificio


Llegaba el fin de las fiestas bejaranas y me subí con Guille hasta el paraje de La Fuente del Lobo con el fin de hacer algunas fotos semicenitales del espectáculo de fuegos de artificio que daba cierre a los fastos...
La estampa era digna del mejor Fellini... solo quedaba un pequeño rescoldo de luz en el horizonte y el paraje, casi todo a oscuras, menos un punto de luz, iba llenándose de gente con hambre de noche... la mirada se dirigía sola hasta el punto de luz, una lámpara de gas colocada sobre una mesa de camping que hacía de centro a una corrobla de ancianas sentaditas en sillas plegables y que hablaban de sus cosas de ancianas mientras eran sobrevoladas por polillas e insectos nocturnos.
Desde lo negro [ya he dicho que estaba superpoblado] salían voces dirigidas a aquel ancianeo que gritaban: “¡Apaguen la luz, coño!”... “Estos viejos se han creído que están en la camilla de la salita de su casa”... “¡Señora, que así no va a ver los fuegos ni su santa madre!”... pero aquel resumen del mundo viejuno mostraba sordera o se hacía el longuis, pues la luz de gas seguía incandescente en el centro de la mesina de camping... entre toda aquella fauna entre nictálope y noctámbula había novietes trajinando arrumacos como mejor espera, fotógrafos con trípode y motona cilindrera, familias con bebés y carritos Jané modernos, criaturas corriendo como faunos menores entre las piernas de la gente, muchachos jovencinos con litronas y jajajases, un grupo de gitanos con merienda/cena, chicas monísimas [en vano, claro, que estaba muy oscuro], un par de pijos que habían llegado en Vespino vieja y algún que otro matrimonio de edad mediana medio acojonaínos por el ambiente.
Tres tracas de aviso y empezaron los fuegos de artificio con sus catapunes... y yo haciendo fotos a cortinilla abierta y a puto pulso, que se me olvidó subir mi trípode al monte... tiraba fotos sin mirar y algunas salían movidotas por los codazos leves que allí se rifaban de cuando en vez... oye, y que miré al cielo y pasó una estrella fugaz [o lo que fuera] y mi Guille también la vio... “qué pasada, papucho”...
Hecho el gasto [esta vez fue medio de gratis todo... que hay que sumar la gasofa de subida y descenso], nos bajamos a Béjar despacino... Gui hablando del fugaceo de su estrella y yo dándole vueltas a los fuegos de artificio en los que se mueve el mundo del hombre... ayer fiestas y hoy ya nada, casi invierno por cómo estarán mañana los aparcamientos [vacíos, coño... que es un estupendísimo realtivo] y las calles y la poca gente que quede por aquí.
Me acerqué hasta mi estudio para echarle un vistazo a las fotos y luego a dormir, porque ya empieza el curso de Gui y entramos en otra fase de horarios rígidos y mamones.
Lo dicho... a verbis ad verbera.










Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…