Ir al contenido principal

No me apetecía...


No me apetecía, pero Guille se me lo pidió y salimos juntos a dar una vueltina por la fiesta nocturna [ya van tres días de jarana y me había hecho un ‘noestoy’, escondiéndome en mi estudio]. Todo andaba como patas arriba, desbocado, descolocado, inquieto... mucha gente por la Plaza de Santa Teresa [demasiada para mi gusto], miradas perdidas y encontradas, sonrisas flaccidas, ojos cansados y un dejarse general a lo que sea y al como sea.
Desde que comenzó el jaleo, mis hijos mayores andan medio desaparecidos, llegan a casa más tarde que tarde y, cuando los veo, andan como perdidinos de tanto no dormir y de tanto lo que sea [mejor no hurgar en esos ‘loqueseas’ fiesteros]... menos mal que mi Mariangelona me ha dado una alegría grandota que me hace dejarlo todo en un ‘son fiestas, pues ya está’.
Y eso, que salimos Guille y yo a dar un paseo entre los tiovivos, los tiroflechas, las tómbolas, las churrerías [que han pasado del los clásicos churros y porras de siempre a ofrecer gofres, patatas fritas con ketchup y mahonesa, perritos calientes y toda una sarta de fritos que se meten por los ojos y el olfato], los puestos de mercadillo llenos de objetos baratos [los llevan peruanos y bolivianos], los topmanta con africanitos entre asustados y agotadinos [cómo me recuerdan a los primeros días en Béjar de You y Malick], el tipo de los tatuajes en una mesina escuálida, las vendedoras de algodón dulce, el tipo de los globos, los almendreros [que han pasado de vender exclusivamente turrón serrano y almendras garrapiñadas a garrapiñarlo todo y a mezclarlo con juguetines de plástico, obleas, gominolas, espadas láser y cualquier cosa susceptible de ser vendida]... toda una fauna siempre unida a la fiesta, al amor del dinero de la fiesta, al relajo de los bolsillos cerrados durante el resto del año... del tráfago de los puestitos y los feriantes [que es puro tráfago en su justa definición] pasamos al tráfago de las casetas, un invento magnífico para acercar los bares a la zona de ambiente, juntarlos todos y hacer el máximo de caja posible... imposible caminar entre mesas y sillas ocupadas hasta la bola, casi imposible hacerse un pequeño espacio para pedir un par de refrescos y bastante difícil hacerse oír con el bullicio constante de los ‘arrecogíos’ mezclado con las músicas diversas y altísimas que salían de cada garito... pude hacerme hueco y pedir dos cokes con tapita de croqueta [4 euros de vellón... es decir, 676 pesetas ó 5,156 dólares al cambio de esta mañana... si mi abuela levantara la cabeza, con lo que ella hacía con todo ese dinero]... mi Guille, que es muy vivo, enseguida pilló una mesa y dos sillinas, y que nos sentamos con nuestras cokes para charlar un rato y ver pasar a la gente.
Gui me habló del Toast Titanium [un programa de grabación de discos que se ha bajado y que no puede instalar porque le pide una clave], de que le quedan unos poquitillos ejercicios para acabar el trabajo de verano, de salir a ver a ABBA remix y comprarle algo a los negrines [dice que hay uno que se parece un montón a Malick]... yo, entonces, le dije que si se quería venir conmigo a Senegal a visitar a la familia de You, y empezó a preguntarme cómo sería el viaje, cuánto tiempo de avión y cuánto de todoterreno nos haría falta para llegar a Ibel... yo le expliqué algunos pormenores del posible viaje y luego me enfangué en contarle cosas de mi periplo tanzano [le encanta que le cuente cosas de jirafas, masaais, avestruces, volcanes...]... cuando terminé mi perorata, me dijo: ‘¿puede venirse con nosotros un amigo mío?’. Sonreí y le dije que sí, siempre que le dejen sus padres...
Apuradas las cokes y vistos pasear los cuerpos mazapanes de las mozas [en estos días se empingorotan como nunca y es todo un espectáculo a los ojos], nos decidimos a hacer una trastada, que no se nos ocurrió otra cosa que pasarnos por el local que tienen alquilado Felipín y sus colegas [asunto que a mi Felipillo le molesta que no veas]... nada más que asomamos por la esquina de la calle que da al local, vimos que los colegas de Felipe nos habían visto y estaban dando la voz de alarma, que no es otra que ‘Felipe, que viene tu padre’, y salió mi chico hecho un pincel de su fiesta particular, camisa negra, hombros erguidos y pecho fuera, repeinaíto con esa cosa medio beatle que tanto se lleva ahora por aquí, se hizo espacio entre el grupo de chicas monísimas que estaban compartiendo la fiestuca y me dijo con cara de pocos amigos: ‘¿qué haces, papá?’, mientras Gui me decía riendo: ‘vaya cabreo se ha cogido, papi, jeje’... lo que yo hacía era recordar mis viejos tiempos de The Boris, el local de mi amigo Gerardo en el que pasamos media juventud en pandilla entre golfa y anonadada...
Luego volvimos a casa para pillar camita y dormir como leones, que es mi mejor resumen para cualquier fiesta que me toque... dormir algo más... o algo mejor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …