Ir al contenido principal

Locomía de trastero...



Locomía, sí, esto es una puta locomía de trastero... y hoy, a más, alrededor de la virgen santa y castañara.
Todo es puro abanico y movimiento sexy, todo glamour hortera y falsedad sonriente, todo un sí que es un no taxativo y social al futuro del hombre. Menos mal que Stephen Hawking, una mente preclara en un cuerpo deshecho, ha eliminado taxativamente a Dios como cómplice necesario para la creación del Universo en su última publicación sesuda, lógica y científica [aunque me quedan dudas sobre el que esta afirmación no sea, además de una verdad que me encanta, una forma mediática de vender millones de libros... es decir, más mierda sobre la mierda]... solo sé que aquí y ahora, en este aquí y ahora, late una realidad que es puro desorden y de la que algunos se aprovechan como chepudos necrófagos... solo sé que Ángel no suelta la palabra ‘Dios’ de su trial de vida [‘Dios te lo pague’, ‘ve con Dios’, ‘Dios lo ha querido’, ‘Dios sabrá recompensártelo’...], pero tiene miedo [quizás miedo de Dios –que en sí es un síntoma jodido– o de que no exista Dios –que supondría haber perdido la vida entera en santigüeos y genuflexiones para quedarse a dos velas con la zorolada de la promesa del Cielo–]... solo sé que mis hijos duermen de día por estas fechas y eso les supone aparecer ya como perdidos para la causa del hombre [deglutidos por la bicha locomía en el fragor de las noches]... solo sé que la vieja de al lado sigue dándole voces espantosas a su esposo [y a cualquiera que se cruce en su camino] mientras mea agua bendita... solo sé que a un buen amigo al que ayudé como pude y lo que pude para establecerse en nuestro país, el cual tiró de mí con fuerza para ayudar a su familia a salir del triste pozo latino en el que se encontraba, y se sacrificó y luchó como un cosaco para conseguir statu para todos los suyos, ha sido dejado en la cuneta como un perro, peor que estuvo nunca y ya casi sin fuerzas, y todo ahora que ya le han exprimido hasta la médula [ya me sucedió lo mismo con otra familia par hace unos años]... vino a verme la semana pasada y se me quedó el alma mojada de tanta locomía y tanto dios de mierda que ni siquiera es capaz, en su inexistencia, de pasar factura de gratitud para quien tanto ha sufrido y tanto ha trabajado por los suyos... en la puta cuneta tirado, coño, en la puta cuneta...
Todo locomía, como digo... locomía de bragas asomando en el asiento de enfrente [que dan ganas de decir... ‘píntate el coño de rouge y ponlo a hacer morritos, que así todo parecerá mucho más preclaro y sincero’]... locomía de vasos llenos de alcohol y de tipos llenos de alcohol y de noches llenas de alcohol... locomía de un miedo cerval a desaparecer de pronto, pero sin haber hecho nada digno ni de haber tenido siquiera voluntad de intentarlo... locomía de parecer constantemente algo distinto de lo que se es... locomía por hacer daño, por joder a los demás como entretenimiento frugal y desgarbado...
Ahora, mientras los oscuros hombres hacen su teatro de santeros aupando a una imagen llena de ricos mantos y de joyas carísimas, hay gente pasándolo de puta pena a cien metros y en el otro extremo del mundo... pero eso le toca los cojones a los hombres oscuros, afanados en ese ‘para sí’ constante que se patentiza en un más allá capaz de ponerles bienes muebles e inmuebles sobre sus mesas infectas...
Uno de los mejores títulos que guardo en mi armario es el que hace unos años me otorgó el fallecido Padre Julio al expulsarme [iracundo y enfaldonado] del ámbito del templo de la Virgen del Castañar por haber escrito un artículo de prensa en el que hablaba cara a cara con la Virgen para explicarle quiénes eran los que la veneraban y la llevaban en andas a brinquitos entre gritos morcones de ‘guapa, guapa, guapa’. Ninguno de ellos se salvaría si se les aplicasen las premisas cristianas del primer Jesús... pero, claro, con las premisas Ratzinger pasan todos, sobre todo si mueven pasta o tienen algún tipo de poder sobre la gente, por pequeño que sea, que todo es aprovechable.
En fin, que está todo muy complicado y que la locomía estética, social, económica y religiosa sigue a los mandos de esta ‘nave del misterio’ en la que cada uno es lo que es a pesar de que se empeñe en parecer otras cosas.
Que me voy a tomar una caña con pincho de anchoa y pepinillo... que no estoy para mucho más.

Comentarios

  1. Tú y tus luchas con tu "No-Dios"!! -jijiji, pues tanto hablar de él, también es una forma de adorarle...-

    (LF, que me dieron los resultados de la amniocentesis y ahora sé que está bien y es una ""NIÑA"", así que, a ver si me das alguna idea con el nombre, anda, que ahora no me gusta ninguno!)
    -Un besito-

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor es la caña con pincho. Siempre nos quedará la caña con pincho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …