Ir al contenido principal

Un viaje urgente y prematriculero...


Salió de pronto un viaje de necesidad, un viaje urgente y prematriculero a Helmántica city, con ritornelo y duda sobre si la cosa irá hasta una Filología Francesa o hacia un módulo superior... oye, y que todo hay que hacerlo ya, dejarlo previsto ya, papelearlo ya... así, el día se volvió corretiva con lengua fuera y fotocopias a gogó [menos mal que me llevé a mi Gui de compañero y la cosa se me hizo algo menos puñetera].
De entrada, había que ir al IES Fray Luis de León para obtener certificado de calificaciones bachilleres... cola inmensa y funcionaria puñetera [ejemplo a no seguir, por favor, por favor, por favor...], que dijo la piporra que ya no eran horas cuando ayer mismo, y en una hora par, negó ese certificado por no haberle dado tiempo a hacerlo [y todo teniendo que viajar y desviajar para aguantar a la moza que no hace su trabajo correctamente]... unas palabritas mágicas y se calmó, se puso en el sitio que le correspondía por sueldo del Estado y emitió el certificado requerido, coño.
Y del Fray Luis hasta el Fernando de Rojas [que está más o menos donde a Cristo le pusieron mirando a Coria]... hay que dejarlo todo atado en 24 horas y hay que hacer prematrículas doquiera que te imagines por si no sale la cosa de la selectividad... Nada más entrar por sus puertas lunares, Guille dijo.: “muuuundoooo viejuuuuunooooo”, que era/es la mejor definición para ese desastrerio que acumula a los no ‘pre-victor’ e intenta darles salidita profesional o lo que sea...
Oye, y allí otra perica afuncionariada con mal café, mal yogur y bastante mala folla... más fotocopias [hubo que ir hasta donde San Pedro perdió el norte para hacerlas]... ya nos habíamos comido cuatro horas de vellón cuando acabamos de entregar el último papel prematriculero... y en el entretanto, pues una imagen puro lumpen que ponía los pelos de punta para el caso de que mi chica tenga que pasar allí un par de años de aprendizaje... un tipo con coleta y pasador de cuero [que era el padre de otra chica prematriculera] se cagaba en dios cada cinco minutos y a buen volumen mientras tres chavales llenos de ‘piercines’ y tatuajones se liaban unos cigarrillos a mi derecha [no sé si eran cigarritos mágicos o simples pitillos tabaqueros] y dos periquitas con chandal negro y auriculares bailaban break suave en la cola... eso sí, el jardín/patio de auténtico lujo [quien lo pillara con los años que ahora tiene mi hija].
Acabado el trámite [de momento], Guille pidió con uno de sus ‘porfas’ que nos tomásemos una hamburguesa en McDonal’s, cosa que me pareció realmente sensata [aunque yo hubiera preferido comer pasta en un italiano], y pusimos pies en polvorosa hasta un centro comercial cercano para McDonalizarnos [el saldo a esta hora es de Mcdolordetripa, Mcgases y un par de Mcdeposiciones]... luego un paseote entre las tiendonas para comprar una funda para la DS guillermera [serie limitada de Pokemon] y una tarjeta de memoria de 16 Gb para mi Nikon... y del compreteo a casa por una carrtera mojada por la lluvia y con las dos ruedas traseras desgastadas [a ver si esta semana me da para cambiarlas, que, si sigo saliendo así de viaje, me juego unos cuantos puntos y una pasta gansa].
A los residentes capitalinos no les cuesta lo mismo una prematrícula que a los bejaranos, coño, lo mismo que una consulta médica y otro montón de cosas... está claro que no todos los contribuyentes disfrutamos de los mismos derechos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…