Ir al contenido principal

Un viaje urgente y prematriculero...


Salió de pronto un viaje de necesidad, un viaje urgente y prematriculero a Helmántica city, con ritornelo y duda sobre si la cosa irá hasta una Filología Francesa o hacia un módulo superior... oye, y que todo hay que hacerlo ya, dejarlo previsto ya, papelearlo ya... así, el día se volvió corretiva con lengua fuera y fotocopias a gogó [menos mal que me llevé a mi Gui de compañero y la cosa se me hizo algo menos puñetera].
De entrada, había que ir al IES Fray Luis de León para obtener certificado de calificaciones bachilleres... cola inmensa y funcionaria puñetera [ejemplo a no seguir, por favor, por favor, por favor...], que dijo la piporra que ya no eran horas cuando ayer mismo, y en una hora par, negó ese certificado por no haberle dado tiempo a hacerlo [y todo teniendo que viajar y desviajar para aguantar a la moza que no hace su trabajo correctamente]... unas palabritas mágicas y se calmó, se puso en el sitio que le correspondía por sueldo del Estado y emitió el certificado requerido, coño.
Y del Fray Luis hasta el Fernando de Rojas [que está más o menos donde a Cristo le pusieron mirando a Coria]... hay que dejarlo todo atado en 24 horas y hay que hacer prematrículas doquiera que te imagines por si no sale la cosa de la selectividad... Nada más entrar por sus puertas lunares, Guille dijo.: “muuuundoooo viejuuuuunooooo”, que era/es la mejor definición para ese desastrerio que acumula a los no ‘pre-victor’ e intenta darles salidita profesional o lo que sea...
Oye, y allí otra perica afuncionariada con mal café, mal yogur y bastante mala folla... más fotocopias [hubo que ir hasta donde San Pedro perdió el norte para hacerlas]... ya nos habíamos comido cuatro horas de vellón cuando acabamos de entregar el último papel prematriculero... y en el entretanto, pues una imagen puro lumpen que ponía los pelos de punta para el caso de que mi chica tenga que pasar allí un par de años de aprendizaje... un tipo con coleta y pasador de cuero [que era el padre de otra chica prematriculera] se cagaba en dios cada cinco minutos y a buen volumen mientras tres chavales llenos de ‘piercines’ y tatuajones se liaban unos cigarrillos a mi derecha [no sé si eran cigarritos mágicos o simples pitillos tabaqueros] y dos periquitas con chandal negro y auriculares bailaban break suave en la cola... eso sí, el jardín/patio de auténtico lujo [quien lo pillara con los años que ahora tiene mi hija].
Acabado el trámite [de momento], Guille pidió con uno de sus ‘porfas’ que nos tomásemos una hamburguesa en McDonal’s, cosa que me pareció realmente sensata [aunque yo hubiera preferido comer pasta en un italiano], y pusimos pies en polvorosa hasta un centro comercial cercano para McDonalizarnos [el saldo a esta hora es de Mcdolordetripa, Mcgases y un par de Mcdeposiciones]... luego un paseote entre las tiendonas para comprar una funda para la DS guillermera [serie limitada de Pokemon] y una tarjeta de memoria de 16 Gb para mi Nikon... y del compreteo a casa por una carrtera mojada por la lluvia y con las dos ruedas traseras desgastadas [a ver si esta semana me da para cambiarlas, que, si sigo saliendo así de viaje, me juego unos cuantos puntos y una pasta gansa].
A los residentes capitalinos no les cuesta lo mismo una prematrícula que a los bejaranos, coño, lo mismo que una consulta médica y otro montón de cosas... está claro que no todos los contribuyentes disfrutamos de los mismos derechos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …