Ir al contenido principal

Noche de gala...


Ni aquello era la gala de entrega de los Oscar, ni Juanito ni yo nos dábamos un aire a Antonio Banderas [aunque mi hija bien habría podido hacer sombra a cualquier diva ‘jollibudiense’, que estaba reguapa]... que fue ver el percal y decirle a mi colega de inmediato que allí no nos comíamos ni un colín, que no está hecha la miel para la boca de estos asnos de pueblo chico, sin religión posible y más ácratas que el melón para cenar... pero fue curioso estar allí en agradecimiento a quien nos había propuesto con ilusión y entusiasmo.
El panteón del Fonseca era todo un decorado del buenismo primermundista en el que contrastaban los caballeros trajeados y las señoronas de visón y horas de peluquería con tipos de estética retroprogre y alguna que otra monja de paisano... todo un cromo indicador de los que otorgan galardones y de quienes los esperan... allí había rotarios, padres párrocos, mujeres de Cáritas, chavalitos hechos en el duro trabajo de calle, monjitas sin tonsura, progres con carita de voluntarios curtidos en uno o dos viajes a la miseria... y nosotros, tres pazguatos fuera de cualquier circuito, tres acostumbrados a moverse a su bola y a bailar bajo la luna de Valencia, totalmente fuera de lugar.
Admitiendo que la idea no es mala, pues me parece magnífico que se anime con galardones a las personas que intentan algo por la comunidad, creo que el sistema Cruz Roja no es bueno, pues pone en competencia a proyectos y personas que no admiten ser comparados... y menos ser juzgados los unos frente a los otros. Sería mucho más interesante que la organización reuniera a las personas, empresas y asociaciones que considerase dignas de ostentar su galardón y las tratase a todas por igual en un acto común de reconocimiento, sin poner esa ‘diferencia’ que a unos les hace sentirse mejor que a otros.
No quiero entrar a valorar algunos aspectos del acto que me chirriaron un pelín, pues creo que la intención fue buena en todo momento.
En todo caso, quede mi profundo agradecimiento a quienes confiaron en nuestro trabajo y la aclaración de que nunca hemos trabajado en Madagascar [que así se afirmó en el acto público al dar nota de nuestro quehacer].
Luego cayó un bocata de calamares calentitos mientras veíamos al Barça darle duro al Betis Balompié... y viaje hasta casa en una niebla espesa que me dejó absolutamente grogui.
Dormí fatal, pues arrastro un catarrón de no te menees.




Comentarios

  1. Lo mejor, el bocata calamares.
    Y la niña Donce a punto de partirse en dos, ya te escribiré.
    B-sito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …