Ir al contenido principal

Noche de gala...


Ni aquello era la gala de entrega de los Oscar, ni Juanito ni yo nos dábamos un aire a Antonio Banderas [aunque mi hija bien habría podido hacer sombra a cualquier diva ‘jollibudiense’, que estaba reguapa]... que fue ver el percal y decirle a mi colega de inmediato que allí no nos comíamos ni un colín, que no está hecha la miel para la boca de estos asnos de pueblo chico, sin religión posible y más ácratas que el melón para cenar... pero fue curioso estar allí en agradecimiento a quien nos había propuesto con ilusión y entusiasmo.
El panteón del Fonseca era todo un decorado del buenismo primermundista en el que contrastaban los caballeros trajeados y las señoronas de visón y horas de peluquería con tipos de estética retroprogre y alguna que otra monja de paisano... todo un cromo indicador de los que otorgan galardones y de quienes los esperan... allí había rotarios, padres párrocos, mujeres de Cáritas, chavalitos hechos en el duro trabajo de calle, monjitas sin tonsura, progres con carita de voluntarios curtidos en uno o dos viajes a la miseria... y nosotros, tres pazguatos fuera de cualquier circuito, tres acostumbrados a moverse a su bola y a bailar bajo la luna de Valencia, totalmente fuera de lugar.
Admitiendo que la idea no es mala, pues me parece magnífico que se anime con galardones a las personas que intentan algo por la comunidad, creo que el sistema Cruz Roja no es bueno, pues pone en competencia a proyectos y personas que no admiten ser comparados... y menos ser juzgados los unos frente a los otros. Sería mucho más interesante que la organización reuniera a las personas, empresas y asociaciones que considerase dignas de ostentar su galardón y las tratase a todas por igual en un acto común de reconocimiento, sin poner esa ‘diferencia’ que a unos les hace sentirse mejor que a otros.
No quiero entrar a valorar algunos aspectos del acto que me chirriaron un pelín, pues creo que la intención fue buena en todo momento.
En todo caso, quede mi profundo agradecimiento a quienes confiaron en nuestro trabajo y la aclaración de que nunca hemos trabajado en Madagascar [que así se afirmó en el acto público al dar nota de nuestro quehacer].
Luego cayó un bocata de calamares calentitos mientras veíamos al Barça darle duro al Betis Balompié... y viaje hasta casa en una niebla espesa que me dejó absolutamente grogui.
Dormí fatal, pues arrastro un catarrón de no te menees.




Comentarios

  1. Lo mejor, el bocata calamares.
    Y la niña Donce a punto de partirse en dos, ya te escribiré.
    B-sito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.