Ir al contenido principal

Que me ratifico...





Estas imágenes son de España... es tan parecido todo a veces.

No entender, siempre es un riesgo para el otro, y no entender lleva también a no entenderse.
Somos por comparación, nos sentimos felices o desgraciados por comparación, notamos euforia o decaimiento por pura comparación... pero el problema fundamental, el insoslayable, es no entender [que es algo mejor que ‘no querer entender’].
Los saltos culturales, sociales y geográficos siempre propician desencuentros de entendimiento... desde el idioma, que, siendo el mismo, propicia indefiniciones o sustancia distinta para el mismo vocablo... y yo no me acostumbro, no tengo cintura para bajar o subir a los niveles de quien tengo enfrente cuando en la conversación se cruzan distintas constantes culturales, religiosas o sociales... y suele ser solo cuestión de ajustar parámetros antes de entra en discusión.
Claro está que el pobre de aquí es distinto que el pobre de Zambia, y aquél es muy distinto del de Bielorrusia, y éste diametralmente distinto del de Nicaragua... este ya es un punto de partida para centrar un poco el asunto y entrar en caminos de entendimiento... también se puede acordar que, en las distintas pobrezas geográficas, la sensación de vacío inabarcable es la misma... y el agotamiento insondable... y la angustia... también estaríamos de acuerdo en que hay una pobreza llena de dignidad y otra personal y endémica [a la que me gusta llamar pauperismo] que tiene como signo el dejarse y el no luchar.
Yo, sinceramente, llevo muy mal que me vean ‘henchido de riquezas’, porque es mentira [dije antes que se es por comparación], que tan solo habría que medirme con las escalas de mi sociedad para darse cuenta enseguida de que soy un individuo con demasiadas dificultades para salir adelante cada día... claro, que si se me compara con un aldeano de La Candona, pues puede que parezca uno de los tipos más afortunados del mundo. Hasta tal punto se es por comparación, que en un estado mental de pobre del primer mundo es posible que se pueda sufrir más que en un estado mental de pobre del tercer mundo [cuando digo esto, o alguna cosa parecida, hay quien desde algún sur me malinterpreta y se ofusca para mi disgusto].
Puestos estos mimbres de base para iniciar una conversación de consenso sobre la pobreza, resulta que en el trasunto conversacional salen temas transversales que vuelven a torcerlo todo: la religión, el patriotismo, el apego a la tierra, la mirada económica y hasta el clima o los gustos musicales... y así resulta imposible hacerse entender.
Vista mi incapacidad de diálogo sin cabrear al de enfrente, debo dejar claros varios conceptos:

Si intento ciertas ideas elaboradas sobre la pobreza, sus causas y sus posibles soluciones, es porque estoy realmente preocupado por el tema y busco ‘eficacia’ en ‘mi’ acción por medio de un proceso reflexivo.
Si me muestro crítico y hasta extremadamente duro en algunas de mis ideas con respecto a las situaciones de pobreza extrema, es porque me lo pide un pensamiento elaborado, basado fundamentalmente en mi experiencia con el tema [que puede ser correcta o incorrecta, pero es mi experiencia].
Si cargo las tintas contra el modelo religioso o los modelos políticos y económicos, es porque estoy absolutamente convencido de su culpa [como estoy convencido de la mía particular, y me doy caña, que este diario la contiene para dar y regalar].
No es mi intención, ni lo ha sido nunca, herir con mis pensamientos verbalizados a quien realmente sufre las situaciones más duras de pobreza, pero sí es mi intención poner unos cuantos conceptos claros para que les hagan detenerse a pensar en la gestión de sus vidas y en la parte de responsabilidad que les corresponde, intentando despertar cierta reacción contra su situación aceptada y padecida.
Cuando generalizo, estoy generalizando... es decir, no me refiero a casos concretos, ni a familias concretas, ni siquiera a países concretos [de ahí mis primeros párrafos sobre ‘ser por comparación’].

Y que uno no es maravilloso ni tremendamente malvado cuando procura darle vueltas lógicas a un problema que es real y global, cuando va elaborando respuestas y las comparte con afán positivo y con ganas de encontrar un solucionario correcto... porque `pensar’ y ‘racionalizar’ pertenece profundamente a mi forma de ser y estar en el mundo, y también a mi obligación aprendida de responsabilizarme como un hombre entre los hombres. Sinceramente, en cualquier otro tema puedo ser recriminado y aceptarlo, pero no en un tema tan grave como la situación de pobreza de millones de personas en el mundo, un tema que realmente me preocupa [y desde hace una buena piña de años] y al que le he dado cien mil vueltas [incluyendo múltiples intentos de acción con distintos resultados de éxito y fracaso].
En este caso no puedo pedir disculpas por pensar como pienso ni por sentir como siento... sé exactamente que he sido mal interpretado y pido relectura y un pequeño esfuerzo por ‘entender’.
¿Pensar en cómo poner soluciones a la pobreza extrema es malo?... lo que sucede es que hay demasiadas cosas en esta vida que no resisten el análisis.
Y que me ratifico, palabra por palabra, en mi entrada del día 6 de enero, porque es lo que pienso y lo que siento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …