Ir al contenido principal

Voy a peor...

Aisha cuenta ya con una completa colección de recursos gestuales con los que engatusar al más pintado.





Voy a peor, coño, pues el catarro de este año es más un extenso catálogo de síntomas cabrones que esa tosiquería anual aceptada. Hoy me ha tocado afonía y lumbalgia... una maravilla... y todo sin conciliar el sueño con tranquilidad desde hace unos cuantos días.
Así que me miro al espejo y me doy risa... ojeras, ojos llorosos, aletas de la nariz enrojecidas por el empecinamiento moquero, morrillos medio hinchados y doblez por el justo centro de gravedad. Lo que más gracia me hace es la expresión que se utiliza en la zona para estos casos de enfermedad leve extendida por media población, que se le llama “andancio”, y de la que siempre creí que era un localismo, hasta que me la encontré de frente en el diccionario de la RAE y empecé a notar, al lado de mi apocamiento lingüístico, esa sensación global del que no se entera.
A media mañana me acerqué renqueando hasta mi estudio y acometí las tareas comunes de mis empezares matinales: mirar el correo y contestar lo que precisase contestación... había dejado pendientes dos comentarios anónimos a este blog para tomar una decisión... no tenían aquél, pero decidí seguir en mi voluntad de no publicar nada anónimo en mi espacio y los eliminé [quien desee escribirme, lo repito por enésima vez, que lo haga dando la cara]... luego leí un ratito “El caminante y su sombra”, de Nietzsche, en una edición argentina que compré durante mi viaje a Perú, con la interrupción de tres salidas al baño [dos moqueras y una de uso clásico] y contestar a un par de llamadas telefónicas... y a eso de la una llegaron a visitarme Sandra y You con mi reinita mora Aisha, que ya hace pedorretas con la boca y gesticula de maravilla poniendo una hermosa carita de asombro.
Y a comer... todo un desastre... jajajajajaja... que se me ocurrió ponerme a hacer unos rollitos de patata rellenos que le había visto cocinar ayer a Arguiñano por la tele y todo me salió de pena... el puré poco ligado [con lo que no hacía bien la labor de masa necesaria para el plato]... los materiales mal escogidos [los platos para rebozo y empanado los pillé pequeños y no me entraban las piezas, que se desbarataban a la menor, así que hube de buscar nueva loza, con el consiguiente acumule de materiales para fregar]... y el aceite quemado a la segunda entrega, con lo que tuve que cambiarle y gastar el doble de lo previsto. El resultado en boca no fue malo, que estaba el asunto para chuparse los dedos... pero la vista del conjunto era de puro desastre [a esto hay que sumarle que me cabreé con todo el mundo en casa –porque no me salía el asunto y se descojonaban– y que me liberé diciendo los mayores tacos conocidos a viva voz].
Café, cigarrito y hasta ahora.

Comentarios

  1. Ja ja ja... No tiene desperdicio tu entrada de hoy. Aisha para comérsela (cométela un poco de mi parte)... ¿Le has dicho a You que también tiene su parte dedicada en mi librillo? ¿Que fue de Malick? (que también la tiene)... Las fotos geniales, me quedaría con la de la frutería o la del laboratorio... y joé, no te me pongas ñoño que te tengo que contar cosas bonitas de frutas, colores y partos... ta chan ta chan...

    ResponderEliminar
  2. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ANDANCIOS???????????????
    No la había oído en mi vida. ¿No será un localismo?
    Y no me gusta nada el fondo que has puesto a tu blog, talmente una pared con papel pintado años 70. Aj. Con la venia.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno! Jajajaja. Es que no se puede ser tan perfecto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …