Ir al contenido principal

Qué audacia microscópica...



Qué audacia microscópica la de este virus cabrón, qué capacidad de intriga celular para no estar considerado como un ser vivo, qué avaricia citoplasmática, coño, qué avaricia... y a saber de dónde vino y por qué llegó hasta mí, cómo me penetró y cómo decidió que era el justo momento... el caso es que ya llevaba yo unos días moqueando de a poquinino, estornudando a veces y sintiendo algunos pequeños dolorcillos articulares fuera de mi norma dolorosa... y de pronto, sin más, una ola de mareos leves y cortitos, un dolor de tripa intenso y unas ganas inaplazables de visitar el baño que se repetían cada diez o quince minutos... y del malestar a la escatología... a qué contar el itinerario depositivo con sus descripciones texturales... será mejor resumirlo todo en diarrea severa y ganas de matar a la puta madre del virus cabrón...
El cuerpo por dentro es una guerra [y por fuera, pero eso corresponde a otro capítulo y a otra nata], una guerra cruenta de reproducciones masivas y muertes a repuñaos, una guerra ácida y hasta sulfúrica en la que no hay piedad alguna... y yo ahí, sentadito con un libro en la mano o pintando granujadas tontininas con los acrílicos... y el virus dale que te pego, replicándose y creciendo de forma geométrica en la maquinaria de síntesis celular para transferir su dañino genoma viral célula a célula... pero si esos cabrones solo tienen un solo tipo de ácido nucleico, coño, que son como seres inválidos desde tal punto de vista, si cuentan en su cápside con una o dos putas proteinas como mucho, si no cuentan con sistemas enzimáticos propios y tienen que parasitar a las pobres células de andar por casa para poder existir y jodernos la vida... ¡coño!, si son pura simplicidad helicoidal o icosahédrica...
Pues cargado de peluches de tal calado llevo yo unos días malrespirando, moqueativo total, mareadete y cagón, y ya me estoy hartando de sonarme con Kleenex y papel higiénico, de salir corriendo a trompicones para encontrar el baño [que no esté ocupado, por Dios] y de tener esta abulia tontolina que me borra la sonrisa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…