Ir al contenido principal

El estado de mis cosas


De hace nada, dos semanas escasas... me trajo buen rollito.

Todos los años, por estas fechas, suelo hacer una serie de fotos al estado de mis cosas, porque uno es lo que fue más las cosas de las que se rodea... entonces comparo con las imágenes de años anteriores y soy un poquito capaz de centrar la mirada a mí mismo. Este año voy a compartir con vosotros ese estado fotográfico de mi desorden.


Mi 'Comerte' en botella de Segundo Santos... lo disfruto cuando estoy gatinín.



Algunos de mis libros propios y otros en los que estoy de alguna forma... apenas los miro.

Más libros míos de alguna forma que tampoco miro.

Parte del Diario de un savonarola... no sé cuántas páginas tiene ya, pero son muchas... ¿alguien se atreverá alguna vez a editarlo, aunque sea seleccionado?... imagino que nadie y nunca... pero es mi vida.

Mi cuaderno de últimos dibujos... lo miro todos los días y, al hacerlo,  me entran ganas de seguir dibujando.

El retrato que me hizo una tarde con betadine el bueno de Josetxo... me pone triste mirarlo, pues me acuerdo de la conversación hermosa que mantuvimos aquel día.

Un premio alimenticio.

Mi cuadernito de notas del Perú (2009)... me encanta verlo de vez en cuando.

Un Moleskine lleno de dibus de hace un par de años... lo miro bastante.

Algunas de mis cajetillas de tabaco... me gusta tocarlas cuando estoy sin ganas.

Uno de los dibus últimos que más más me gustan (por eso lo enmarqué)... documentos viejos, gafas viejas (con ellas imagino historias) y botellas vacías de Coke.

Cosas viejas y algunos bolidigitoautorretratos... jeje.

Mi última adquisición Camel... me encanta.

Algunas de mis plumas, los tinteros de colores y el teléfono que tanto odio.

Mis cámaras de uso diario.

Los cuadros de una exposición pendiente que no sé cuándo tendrá lugar... están terminados.

Cuadros que hago y amontono.

Preparando una expo para junio / julio en el Casino de Béjar... estoy enmarcando.



Una sorpresa de última hora... mira que juré que no lo publicaría... pues siempre falto a mi palabra... es una edición muy sencilla, como me apetecía que fuera... textos limpios y nada de lujos... gracias mil a Nuria.

Mi bolsa de salir por ahí con los cachivaches y la caja de los tesoros que voy encontrando en los libros.

Último estante para libros recibidos... ya se va a llenar y habrá que buscar otro.

Último estante de libros que me gustan... también pide otro nuevo pronto.

El dibu en el que estoy metido en estos momentos junto a viejo cuadro de Josetxo.

La mesa que sirve para todo.

Estantes viejos... cada día pillo libros y objetos de estos estantes y van descolocándose a su bola... me encantan.








Dibujos descartados... algún día me servirán para collages.




Aquí tenéis la zona de pruebas... mancho papeles hasta que encuentro algo que me gusta.



El último libro que estoy leyendo.


algunos cuadros viejos y material para reciclar.

Mi mano derecha... suele cambiar de postura según el ánimo.

Libros que consulto de vez en cuando... siempre a mano.


Las medallitas y los premios que no tiene guardados mi madre, que están en un estante olvidado.






Mi participación en Escritores contra la guerra... me gusta tenerlo y leerlo de vez en cuando.




Comentarios

  1. Tu mano derecha se parece misteriosamente a mi mano izquierda

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, LUIS FELIPE COMENDADOR:

    Cómo me ha encantado ver que casi has conseguido tener más desorden que yo.
    Creía que era imposible.
    Decididamente tenemos que hacer limpieza.
    Me encantan tus escritos y tus dibujos.
    Cuida bien tus diarios. Quizá dentro de unos cientos de años algún ser evolucionado los encuentre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sí, Hugo, jajajaja... esa mano es la hostia.
    Un abrazo enorme, Gelu.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, me suena mucho esa mano y me alegra ver q aún la tiene Vd.!
    Por cierto, y siguiendo al hilo, soy la tesorera de un autorretrato tuyo q, como le tenías cariño y tienes la mano muy suelta (x el lado generoso, q en cuanto t llegue un amigo se lo regalas), t lo custodio en lugar seguro. En cuantito quieras, te lo mando p´atrás.

    ResponderEliminar
  5. Qué guarrada, creo q s m borró lo q t había escrito! Bah, qué aggco, y ya no me apetece repetirlo. Bss. (Me gusta esta entrada y m hace ilusión ver q aún tienes la mano). Más besoss.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …