Ir al contenido principal

El estado de mis cosas


De hace nada, dos semanas escasas... me trajo buen rollito.

Todos los años, por estas fechas, suelo hacer una serie de fotos al estado de mis cosas, porque uno es lo que fue más las cosas de las que se rodea... entonces comparo con las imágenes de años anteriores y soy un poquito capaz de centrar la mirada a mí mismo. Este año voy a compartir con vosotros ese estado fotográfico de mi desorden.


Mi 'Comerte' en botella de Segundo Santos... lo disfruto cuando estoy gatinín.



Algunos de mis libros propios y otros en los que estoy de alguna forma... apenas los miro.

Más libros míos de alguna forma que tampoco miro.

Parte del Diario de un savonarola... no sé cuántas páginas tiene ya, pero son muchas... ¿alguien se atreverá alguna vez a editarlo, aunque sea seleccionado?... imagino que nadie y nunca... pero es mi vida.

Mi cuaderno de últimos dibujos... lo miro todos los días y, al hacerlo,  me entran ganas de seguir dibujando.

El retrato que me hizo una tarde con betadine el bueno de Josetxo... me pone triste mirarlo, pues me acuerdo de la conversación hermosa que mantuvimos aquel día.

Un premio alimenticio.

Mi cuadernito de notas del Perú (2009)... me encanta verlo de vez en cuando.

Un Moleskine lleno de dibus de hace un par de años... lo miro bastante.

Algunas de mis cajetillas de tabaco... me gusta tocarlas cuando estoy sin ganas.

Uno de los dibus últimos que más más me gustan (por eso lo enmarqué)... documentos viejos, gafas viejas (con ellas imagino historias) y botellas vacías de Coke.

Cosas viejas y algunos bolidigitoautorretratos... jeje.

Mi última adquisición Camel... me encanta.

Algunas de mis plumas, los tinteros de colores y el teléfono que tanto odio.

Mis cámaras de uso diario.

Los cuadros de una exposición pendiente que no sé cuándo tendrá lugar... están terminados.

Cuadros que hago y amontono.

Preparando una expo para junio / julio en el Casino de Béjar... estoy enmarcando.



Una sorpresa de última hora... mira que juré que no lo publicaría... pues siempre falto a mi palabra... es una edición muy sencilla, como me apetecía que fuera... textos limpios y nada de lujos... gracias mil a Nuria.

Mi bolsa de salir por ahí con los cachivaches y la caja de los tesoros que voy encontrando en los libros.

Último estante para libros recibidos... ya se va a llenar y habrá que buscar otro.

Último estante de libros que me gustan... también pide otro nuevo pronto.

El dibu en el que estoy metido en estos momentos junto a viejo cuadro de Josetxo.

La mesa que sirve para todo.

Estantes viejos... cada día pillo libros y objetos de estos estantes y van descolocándose a su bola... me encantan.








Dibujos descartados... algún día me servirán para collages.




Aquí tenéis la zona de pruebas... mancho papeles hasta que encuentro algo que me gusta.



El último libro que estoy leyendo.


algunos cuadros viejos y material para reciclar.

Mi mano derecha... suele cambiar de postura según el ánimo.

Libros que consulto de vez en cuando... siempre a mano.


Las medallitas y los premios que no tiene guardados mi madre, que están en un estante olvidado.






Mi participación en Escritores contra la guerra... me gusta tenerlo y leerlo de vez en cuando.




Comentarios

  1. Tu mano derecha se parece misteriosamente a mi mano izquierda

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, LUIS FELIPE COMENDADOR:

    Cómo me ha encantado ver que casi has conseguido tener más desorden que yo.
    Creía que era imposible.
    Decididamente tenemos que hacer limpieza.
    Me encantan tus escritos y tus dibujos.
    Cuida bien tus diarios. Quizá dentro de unos cientos de años algún ser evolucionado los encuentre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sí, Hugo, jajajaja... esa mano es la hostia.
    Un abrazo enorme, Gelu.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, me suena mucho esa mano y me alegra ver q aún la tiene Vd.!
    Por cierto, y siguiendo al hilo, soy la tesorera de un autorretrato tuyo q, como le tenías cariño y tienes la mano muy suelta (x el lado generoso, q en cuanto t llegue un amigo se lo regalas), t lo custodio en lugar seguro. En cuantito quieras, te lo mando p´atrás.

    ResponderEliminar
  5. Qué guarrada, creo q s m borró lo q t había escrito! Bah, qué aggco, y ya no me apetece repetirlo. Bss. (Me gusta esta entrada y m hace ilusión ver q aún tienes la mano). Más besoss.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…