Ir al contenido principal

La calle del agujero en la media...




Aún no es tiempo de trébedes, otra vez, pero habrá de serlo pronto en los fogones familiares... tiempo de trébedes y velas a las diez, de tinajas de agua y de braseros de cisco, de medias con carreras... ¡eh!, sí, recuerdo ahora ‘La calle del agujero en la media’... un precioso poema de Raúl González Tuñón:
Yo Conozco una calle que hay en cualquier ciudad
y la mujer que amo con una boina azul.
Una calle que nadie conoce ni transita.
Yo conozco la música de un barracón de feria,
barquitos en botella y humo en el horizonte.
Yo conozco una calle que hay en cualquier ciudad.
Ni la noche tumbada sobre el ruido del bar
ni los labios sesgados sobre un viejo cantar
ni el affiche gastado del grotesco armazón,
telaraña del mundo para mi corazón.
Ni las luces que siempre se van con otros hombres
de rodillas desnudas y de brazo tendidos.
Tenía unos pocos sueños iguales a los sueños
que acarician de noche a los niños queridos.
Tenía el resplandor de una felicidad
Y veía mi rostro fijado en las vidrieras,
y en un lugar del mundo era un hombre feliz.
¿Conoce usted paisajes pintados en los vidrios
y muñecas de trapo con alegres bonetes
y soldaditos juntos marchando en la mañana
y carros de verdura con colores alegres?
Yo conozco una calle de una ciudad cualquiera
y mi alma tan lejana y tan cerca de mí
y riendo de la muerte y de la suerte y
feliz como una rama de viento de primavera.
El ciego está cantando. Te digo amo la guerra.
Esto es simple, querida, como el globo de luz
del hotel en que vives. Yo subo la escalera
y la música viene a mi lado, la música.
Los dos somos gitanos de una troupe vagabunda.
Alegres en lo alto de una calle cualquiera,
alegres las campanas con una nueva voz.
Tú crees todavía en la revolución
y por el agujero que coses en la media
sale el sol y se llena todo el cuarto de sol.
Yo conozco una calle que hay en cualquier ciudad,
una calle que nadie conoce ni transita.
Sólo yo voy por ella con mi dolor desnudo,
sólo con el recuerdo de una mujer querida.
Está en un puerto. ¿Un puerto? Yo he conocido un puerto.
Decir yo he conocido es decir algo ha muerto.

Recuerdo que este delicioso poema lo musicó el Cuarteto Cedrón y yo lo cantaba a voces cuando me ponía nostágico, cuando echaba de menos, cuando entraba en pasajeros estados de tristeza o cuando me venía a menos... también alguna noche de borrachos terminé cantándolo bajo los balcones.
Y ahora no sé a qué venía todo esto, que se ha presentado de pronto un tipo al que le hice un favor hace más de un año y quería agradecérmelo regalándome una camiseta (algunas personas no olvidan y eso es lindo)... y eso, que no sé a qué venía todo esto, que no sé de lo quería escribir hace media hora, cuando empecé... mi abuela decía siempre ante este tipo de olvidos: ‘no sería importante, corindillla’... solo sé que me escuecen las manos mientras tecleo, que no me gusta nada el trabajo que tengo ahora, que todo va mal y no me da la gana, que me siento como agotado y a la vez noto adentro unas ganas enormes de explotar, que las cigüeñas andan acicalando sus nidos  y los cernícalos echan como diez kikis cada media hora, que a la llegada de la tarde empiezan a crecer nubes grandonas que prometen tormenta, que a ratos se levanta un viento que me gusta... y que todas esas cosas no pueden controlarlas los mamones oficiales... y que yo también conozco una calle que hay en cualquier ciudad, una calle que nadie conoce ni transita...

Comentarios

  1. Tenemos mucho que aprender de los cernícalos.

    ResponderEliminar
  2. Acuso recibo de vuestro librillo.
    ¡Os lo pasáis bomba! Hay que seguir, como sea, seguir inventando...
    Un beso para cada uno, Hugo y tú.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    No conocía de antes
    este precioso poema,
    pero ahora sí sé que en Béjar había un niño feliz.

    Un abrazo.

    P.D.: Tampoco hagas mucho caso sobre lo de los cernícalos. Hay que saber cuántos años viven, y a lo mejor luego la media...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …