Ir al contenido principal

Y Nemo desconcertado...




Y Nemo desconcertado (que nemo en latín es nadie), jugando con las runas del casinada a hacer y deshacer o simplemente a dividirse en su biblioteca caterpillar mientras escucha el tránsito de los viandantes con sus preguntas cuánticas y sus comentarios posmodernos... ‘¿tiene uno que no sé cómo se titula, pero una mujer se muere y luego se reencarna en el cuerpo de su marido?’... ‘¿de cocina oriental hay algo en inglés?’... ‘¿me puede buscar alguna novela de que la mujer mata al marido porque la pega?’... ‘¿me puede buscar un Quijote, pero no el que escribió Cervantes... mejor de Lope de Vega o de otro parecido, porque el de Cervantes ya lo tengo?’... ‘quería un libro con letra grande, cualquiera me vale, es que me operaron de cataratas y ahora no acabo de leer bien... la operación fue estupenda, aunque tuve una lista de espera de varios meses... son unos genios ahora los médicos, enseguida sales del hospital y vas a tu casa... no me dolió nada, eh, pero nada... imagino que tus padres están bien... sí, de letra grande’... y Nemo piensa en que todo eso tiene que procesarlo y dar las respuestas adecuadas por un euro... ‘no, pero tengo éste de cómo adelgazar dos kilos en cuarenta días’... ‘no, pero en esta edición del Decamerón en alemán seguro que se habla algo de cocina’... ‘ahora no me consta que tengamos el que usted busca, pero quizás le sirva este ejemplar sobre la pesca fácil’... ‘lo mismo hay suerte, que esta semana han entrado como doce quijotes de diversos autores’... ‘mis padres, bien, gracias’...
Y Nemo desconcertado, desconcentrado, destartalado, desabrigado, desmotivado, descolocado... como la goma arábiga o el pan de molde fuera de la bolsa... mirando al cielo con minúsculas para buscar a un dios jamelgo y poder preguntarle... ‘¿por qué a mí, coño?’... y de pronto el sereno de la tarde, la loca queriendo orinar sobre los libros, el listo que te recita de memoria cuatro títulos de Borges y no compra nada, la señora que busca ‘Mujercitas’, el desinhibido que amenaza para que le den unas monedas, un par de púgiles de bar calmados, el niño que todo lo manosea mientras sus jodidos padres caminan a su puta bola, la muertecita de mañana que mira desde lo alto de su bastón como despidiéndose... y de pronto el cura gritando... ‘¡Nemoooo... Nemo... Nemooooo!’... y Nemo mira hacia el lugar de la voz... ‘¡correeee, correeee, que este señor tiene una hemorragia tremenda y hay que llevarlo al hospital... correee!’... y Nemo corre ya con las llaves de la furgoneta en la mano... ‘¡coñooo, amigooo, monte, monte enseguida, que le llevo... vaya escándalo de hemorragia!’... y al hospital... y el tipo con un pañuelo enorme en la mano absolutamente teñido de rojo, con toda la cara ensangrentada y cuajarones semisecos en la camisa... ‘tranquilo , que llegamos en dos minutos’... pero Nemo acojonadito mientras se mancha el asiento y salen como cinco personas del hospital a recibir la urgencia... ‘demasiado para el cuaderno de bitácora de esta nave’, se dice Nemo, que nunca fue de sangre, y me nos de tanta sangre... coño, un rozón en la rodilla ya vale... y la soltera de siempre que alguna vez fue la Grandisca (aún le lanzaron piropos unos septuagenarios de buen ver), y el comunista católico en su silla... ‘yo le regalé un reloj al cura por sus bodas de plata... pero de eso hace años’... y tres tontos de misa... y el camarero de naranja cruzando la calle para servir mesas (sortea los coches como un torero)...
Y Nemo desconcertado porque le jode un punto haber leído para saber con conocimiento de causa qué es la ruina, quién es tonto y quién se pasa de listo, quién es un plasta y quién pasea digno con su doble moral... y parece estrafalario con sus gafas frigias diademando el pelo, con su camiseta The Dude, con su cantar a ratos ‘Portobello Road’, con su insolación puesta... rojo, rojo, rojo, rojo... y muy negro, a veces demasiado negro...
Y Nemo desconcertado porque la nube gorda y blanca va hacia Sur... ‘si nunca van hacia el sur las nubes’... se dice... ‘si nunca van hacia el Sur las nubes’.

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Vaya día de aventuras. Me has recordado mi entrada de películas .
    En cuanto a las ventas, sólo faltó que te dijeran:
    ...Lo que yo necesito es la otra mitad de este libro.
    - Se llama los hechizos de Astor.
    ...
    -Como se repetirá, paciencia. Y, te dejo música,
    ‘Los sueños’ de Astor ...Piazzolla

    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …