Ir al contenido principal

Preproceso del proceso... o un camino hacia el poema.




CHORRO
Un café para dos, unos cigarros, el viento sideral de alguna tarde, las manos siendo manos levemente, el cordel que separa tu cuerpo del abismo, una mujer de espaldas, Jean-Paul Charles Aymard Sartre jugando al ser que debe hacerse, el tío Teo en un árbol, Camuñas o el desmiedo de tocar con deseo, la trilogía erótica de las Cincuenta sombras, un dildo con traspiés, la Volpina subiéndose la falda, un corto atardecer, tabasco y besos, media revolución, una esquina en la calle sin farola, el miedo a perecer, el miedo a padecer... un abrazo sin más, el áfilo pasar de cada hora, el gato de Cheshire, la luna como un musgo entre las sábanas, rodearte por detrás, un cielo en cuarto oscuro, que digas ‘cómeme’, la turba entre la hierba, dos nostalgias, el arco que te haces si me ves, domingos por la tarde –mejor viernes–, un gorro frigio, tobillos, medias, pies... saliva con olor a boca ajena, Catulo del revés, dos muslos entreabiertos, La Candona, el hilo de tejer, la silla donde hicimos lo que hicimos, el plato de comer, la siesta con un cuerpo deseado, cobalto hecho unos ojos, leche y miel... un perfume algo póstumo, una ermita, el detrás del revés, un dedo difumino, un vientre, gemelos entumidos, ¿no me ves?, la ropa está tendida y comienza a llover, un disparo blandito, un sábado sin mes, il pagliacci sonando, Ceres sin ser la diosa, aguatinta, un ciprés, la máscara del tiempo mostrándome su envés, fideos en el plato, caderas en paréntesis, estuco, alivio, ven... dos palmeras butiá, un dédalo, un ujier, un gesto complaciente, dos pasos de claqué, un tumbarse en tu cuerpo, un vencerse sin él, Harry Lime, Víctor Botas, Girondo, Gargamel, la venus normalita que hace saltos sin red, un lunar en el cuello, cerezas, nata, ojén... la nieve de tus pechos, el bollo sin hacer, el ansia, los espasmos, un germen de toallas, la queja y la desqueja o el justo prenoser, jaguares en los ojos, lo yerto en un andén, caricias desteñidas, la fosa que me espera y un lento perecer... dormida, despistada, tendida, vuelta a hacer... tu cráter, tus fronteras, las ganas de dragarte, el ritmo de tu sien, tu voz cuando descallas, mirarte del revés, olerte con los ojos y ser y ya no ser... mi lu más lar, mi pulpa, mi toda lu, mi pez, mi yaluz girondándose, mi limia vertiguez, mi perfecta decúbita, mi masdar, mi prender... mi cicatriz tocada, mi férvida combez... y luego siempre el vértigo, la rosacruz de gel, el tú enteco, el retumbo, los médanos de piel, el flujo que refluja, el abajo después, el principio y el luego, el posyó y el mi me, la textura de escombro, el ulular moaré, el deseo deceso, el mil desmil, el cien...
Y alquilo las palabras en este trance impar de uno que se piensa binario y sin binar, estando y sinestando, mermando sin mermar, sed total del sinsed y sed del sinsed total... y me ensayo en el círculo pronunciando al detall las palabras precisas que a mí me gustan más: muslos, corvas, coleta, modulado, jamás, blando, níveo, lomo, clamídea, jaspe, nube, clavar, cíngulo, piel, moldea, cintura, vegetal, galga, concha, madura, colimbo, visceral, amapola, propóleo, tobillos, vertical, deseo, lluvia, asoma, vértigo y humedad... o viscoso y celeste, o doblado y fatal, o garganta y rodillas, o interdedo y gañán, o lengua y suavetacto, o mirada y disfraz, o gerundio y piano, o afinado y capaz... imparo las palabras, las alquilo al hablar, al decir, al pensarlas, al hacerlas vibrar en lo que se agargantan para ser un serán.
Un café para dos, unos cigarros, el viento sideral... no tenía qué decir, pero lo he dicho ya.
•••

MEDIDA
Un café para dos, unos cigarros (11), el viento sideral de alguna tarde (11), las manos siendo manos levemente (11), el cordel que separa (7) tu cuerpo del abismo (7), una mujer de espaldas (7), el tío Teo en un árbol (7), Camuñas o el desmiedo (7) de tocar con deseo (7), un dildo con traspiés (7), la Volpina subiéndose la falda (11), un corto atardecer (7), tabasco y besos nuevos (7), media revolución (7), una esquina en la calle (7), el miedo a perecer (7), el miedo a padecer (7)... un abrazo sin más (7), el áfilo pasar de cada hora (11), el gato de Cheshire (7), la cama por hacer (7), rodearte por detrás (7), el cielo de mi cuarto (7), que digas ‘cómeme’ (7), la turba entre la hierba (7), dos nostalgias, el arco (7) que te haces si me ves (7), domingos por la tarde (7) –mejor viernes– (4), tobillos, medias, pies... (7-11) saliva con olor a boca ajena (11), Catulo del revés (7), dos muslos entreabiertos (7), La Candona (4) el hilo de tejer (7-11), la silla donde hicimos lo que hicimos (11), el plato de comer, (7) la siesta con un cuerpo deseado (11), cobalto hecho unos ojos (7), leche y miel...  (4) un perfume postrero (7-11), una ermita (4), el detrás del revés(7-11), un dedo difumino (7), un vientre liso y terso (7), gemelos entumidos (7), ¿no me ves? (4), la ropa está tendida (7-11) y comienza a llover (7), un disparo blandito (7), un sábado sin mes (7), il pagliacci sonando (7), Ceres sin ser la diosa (7), aguatinta, un ciprés √, la máscara del tiempo (7) mostrándome su envés (7), fideos en el plato (7), caderas apretadas (7), estuco, alivio, ven... (7) dos palmeras butiá (7), un dédalo, un ujier (7), un gesto complaciente (7), dos pasos de claqué (7), un tumbarse en tu cuerpo (7), un vencerse sin él (7), Harry Lime, Víctor Botas (7), Girondo, Gargamel (7), la venus normalita (7) que hace saltos sin red (7), un lunar en el cuello (7), cerezas, nata, ojén (7)... la nieve de tus pechos (7), el bollo sin hacer (7), el ansia, los espasmos (7), un germen de toallas (7), la queja y la desqueja (7) o el justo prenoser (7), jaguares en los ojos (7), lo yerto en un andén (7), caricias desteñidas (7), la fosa que me espera (7) y un lento perecer...  (7) dormida, despistada (7), tendida, vuelta a hacer... (7) tu cráter, tus fronteras (7), las ganas de dragarte (7), el ritmo de tu sien (7), tu voz cuando descallas (7), mirarte del revés (7), olerte con los ojos (7) y ser y ya no ser (7)... mi lu más lar, mi pulpa (7), mi toda lu, mi pez (7), mi yaluz girondándose (7), mi limia vertiguez (7), mi perfecta decúbita (7), mi masdar, mi prender... (7) mi cicatriz tocada (7), mi férvida combez... (7) y luego siempre el vértigo (8), la rosacruz de gel (7), el tú enteco, el retumbo (7), los médanos de piel (7), el flujo que refluja (7), el abajo después (7), el principio y el luego (7), el posyó y el mi me (7), la textura de escombro (7), el ulular moaré (7), el deseo deceso (7), el mil desmil, el cien... (7)
Y alquilo las palabras (7) en este trance impar (7) de uno que se piensa (7) binario y sin binar (7) estando y sinestando (7), mermando sin mermar (7), sed total del sinsed (7) y sed sinsed total... (7) y me ensayo en el círculo pronunciando al detall las palabras precisas que a mí me gustan más: muslos, corvas, coleta (7), modulado, jamás (7), blando, níveo, lomo (7), jaspe, nube, clavar (7), cíngulo, piel, moldea (7), cintura, vegetal (7), galga, concha, madura, (7) colimbo, visceral (7), amapola, propóleo (7), tobillos, vertical (7), deseo, lluvia, asoma (7), vértigo y humedad... (7) o viscoso y celeste (7), o doblado y fatal (7) o garganta y rodillas (7), o interdedo y gañán (7), o lengua y suavetacto (7), o mirada y disfraz (7), o gerundio y piano (7), o afinado y capaz... (7) imparo las palabras (7), las alquilo al hablar (7), al decir, al pensarlas (7), al hacerlas vibrar (7) en lo que se agargantan (7) para ser un serán (7).
Un café para dos, unos cigarros (11), el viento sideral... (7) no tenía qué decir (7), pero lo he dicho ya. (7)
•••
VERSOS EN BRUTO Y RIMAS BUSCADAS
Un café para dos, unos cigarros,
el viento sideral,
las manos siendo manos levemente 
y el cordel que separa 
tu cuerpo del abismo.

Una mujer de espaldas, 
el tío Teo en un árbol,
Camuñas o el desmiedo de tocar con deseo,
un dildo con traspiés, 
la Volpina subiéndose la falda, 
un corto atardecer, 
tabasco y besos nuevos,
media revolución,
una esquina en la calle, 
el miedo a perecer, 
el miedo a padecer... 

un abrazo sin más,
el áfilo pasar de cada hora,
el gato de Cheshire,
la cama por hacer,
rodearte por detrás,
el cielo de mi cuarto –siempre raso–,
que digas ‘cómeme’,
la turba entre la hierba,
dos nostalgias,
el arco que te haces si me ves,
domingos por la tarde –mejor viernes–,
tobillos, medias, pies...

saliva con olor a boca ajena,
Catulo del revés,
dos muslos entreabiertos,
La Candona,
el hilo de tejer,
la silla donde hicimos lo que hicimos,
el plato de comer, 
la siesta con un cuerpo deseado,
cobalto hecho unos ojos... leche y miel...  

un perfume postrero,
una ermita,
el detrás del revés,
un dedo difumino,
un vientre liso y terso,
gemelos entumidos,
¿no me ves?,
la ropa está tendida y comienza a llover,
un disparo blandito,
un sábado sin mes, 
il pagliacci sonando,
Ceres sin ser la diosa, 
aguatinta, un ciprés,
la máscara del tiempo mostrándome su envés,
fideos en el plato, 
caderas apretadas, 
estuco, alivio, ven... 

dos palmeras butiá,
un dédalo, un ujier,
un gesto complaciente, 
dos pasos de claqué, 
un tumbarse en tu cuerpo y un vencerse sin él, 
Harry Lime, Víctor Botas, 
Girondo, Gargamel, 
la venus normalita que hace saltos sin red, 
un lunar en el cuello, 
cerezas, nata, ojén... 

la nieve de tus pechos, 
el bollo sin hacer, 
el ansia, los espasmos, 
un germen de toallas, 
la queja y la desqueja o el justo prenoser, 
jaguares en los ojos, 
lo yerto en un andén, 
caricias desteñidas, 
la fosa que me espera y un lento perecer...  

dormida, despistada, 
tendida, vuelta a hacer... 

tu cráter, tus fronteras, 
las ganas de dragarte, 
el ritmo de tu sien, 
tu voz cuando descallas, 
mirarte del revés, 
olerte con los ojos y ser y ya no ser... 

mi lu más lar, mi pulpa, 
mi toda lu, mi pez, 
mi yaluz girondándose, 
mi limia vertiguez, 
mi perfecta decúbita, 
mi masdar, mi prender...

mi cicatriz tocada, 
mi férvida combez... 

y luego siempre el vértigo, 
la rosacruz de gel, 
el tú enteco, el retumbo, 
los médanos de piel, 
el flujo que refluja,
el abajo después,
el principio y el luego,
el posyó y el mi me,
la textura de escombro, 
el ulular moaré, 
el deseo deceso,
el mil desmil, el cien... 

Y alquilo las palabras
en este trance impar 
de uno que se piensa binario y sin binar
estando y sinestando,
mermando sin mermar, 
sed total del sinsed y sed sinsed total... 

y me ensayo en el círculo
pronunciando al detall
las palabras precisas
que a mí me gustan más:
muslos, corvas, coleta), 
modulado, jamás, 
blando, níveo, lomo, 
jaspe, nube, clavar, 
cíngulo, piel, moldea, 
cintura, vegetal, 
galga, concha, madura, 
colimbo, visceral, 
amapola, propóleo, 
tobillos, vertical, 
deseo, lluvia, asoma, 
vértigo y humedad... 

o viscoso y celeste, 
o doblado y fatal 
o garganta y rodillas,
o interdedo y gañán,
o lengua y suavetacto,
o mirada y disfraz,
o gerundio y piano,
o afinado y capaz... 

imparo las palabras, 
las alquilo al hablar, 
al decir, al pensarlas, 
al hacerlas vibrar
en lo que se agargantan
para ser un serán.

Un café para dos,
unos cigarros,
el viento sideral... 

no tenía qué decir ,
pero lo he dicho ya. 

•••

Y desde este punto es posible que nazca algún poema... o no... quién sabe.

Comentarios

  1. Te voy a arrancar el cerebro y me lo voy a transplantar, maldito abusón.

    Te irá mejor con el corazón, ya lo verás.

    ResponderEliminar
  2. Cuando empecé la segunda lectura (porque sí, he hecho las tres completas), comprendí por qué la música sonaba tan acorde.
    Y permíteme que te diga que las tres lecturas las he hecho bajo los efectos de un estremecimiento que recorría mi canal medular. Y también que en contra
    de lo que tú dices, en este punto quizás haya sufrido ya uno de tus mejores poemas.

    ResponderEliminar
  3. Cuando empecé la segunda lectura (porque sí, he hecho las tres completas), comprendí por qué la música sonaba tan acorde.
    Y permíteme que te diga que las tres lecturas las he hecho bajo los efectos de un estremecimiento que recorría mi canal medular. Y también que en contra
    de lo que tú dices, en este punto quizás haya sufrido ya uno de tus mejores poemas.

    ResponderEliminar
  4. Donde dice "sufrido" quise decir "surgido"

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Cuando era joven, alguien que me quería me dijo que hablaba como su abuela.
    Hoy, que ya lo soy, te diré lo que creo pensaría la señora Antonia:
    ‘Corindilla,
    Esto es lo que sabes hacer,
    Y te distingue
    Desde siempre.’

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Manda narices, pero si no había visto esta entrada...por eso no entendía nada!!!
    (oye, LF, recuerdas lo q te dije de mi compi peruana?? Te escribió? Es q le di tu e.mail, pero se apuntó voluntaria al ERE y ya no supe más.) Bss

    ResponderEliminar
  7. Manda narices, pero si no había visto esta entrada...por eso no entendía nada!!!
    (oye, LF, recuerdas lo q te dije de mi compi peruana?? Te escribió? Es q le di tu e.mail, pero se apuntó voluntaria al ERE y ya no supe más.) Bss

    ResponderEliminar
  8. Donce, no tuve nunca noticias de tu compañera. la vida. Besotes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …