Ir al contenido principal

Ezra...




Ezra, a pesar de su pensamiento fascista y antisemita –me alegré de leerlo antes de conocer su pasión por Mussolini–, fue capaz de poemas mágicos y, sobre todo, me embelesó saberle miembro de la Generación Perdida... aquello me impactó cuando era jovencillo... ‘hostia, tú, ser miembro de la Generación Perdida’, le decía a mis amigos más cercanos, a los que tenían afición a la lectura, como yo la tenía... y luego... ‘fíjate, si fue colega de Tzara, de Duchamp, de Léger... un tipo con esas amistades debía ser como un dios... un dios menor, sí, pero un dios’... esos indicios eran parte de mi pasión por la literatura, pues en ellos veía la aventura nueva, esa aventura que antes radicó en Salgari o en Verne por lo patente de sus historias... y la aventura nueva consistía en pertenecer a algo minoritario y escondido... y rozarse con tipos realmente apasionantes... por aquella época –mis primeros años universitarios– solo podía ‘rozarme de vista’ con Aníbal Núñez o con Manolo Díaz Luis... también con el profesor Galán, que tenía su cosa extraordinaria... y Ezra supuso aquel salto de la aventura imposible a la posibilidad de la aventura que con los años alcanzó su cénit tomando copas con Ángel González, comiendo un cocido con Pepe Hierro, tomando un café con Claudio (él se cepilló un par de copas de chinchón mientras yo me despachaba un café solo) o cenando al lado de un iracundo Fernando Arrabal... y también aquella otra aventura hermosa de las cartas constantes con Javier Lentini o con Rafaelito Pérez Estrada... y sobre todo la aventura verdaderamente maravillosa que supuso cruzar noches y rastros con Morante, con Abraham Gragera, con Urceloy, con Belencita, con Marino, con Ada Salas, con Ramoncito G. Mateos, con Regino, con Valera, con Antonio Gómez, con Neuman, con Josetxo, con Juanito, con Herme, con Hugo Izarra, con Orihuela, con Uberto, con Manolito Moya, con César Yuste, con Alberto, con Enrique Cabezón, con Virtanen, con Jesús Márquez, con Paquito Ortega.... con tantos tipos que verdaderamente conforman y son la hermosa generación perdida española... desde Ezra hasta aquí han pasado un montón de años dispares, llenos de altibajos y llenos de intensidad, años felices, con ganas y con desganas, con pequeños absurdos triunfos y con grandes fracasos, con distancias y abrazos fuertes y con alguna ingratitud tan perdida ya como la generación que conformamos... y es realmente hermoso detenerse algún día, como hoy, para enredar en ese equipaje aventurero... recuerdo que de ese tiempo generacional salieron cosas tan locas como el manifiesto ‘Poesía inútil’, la formación jocosa en una noche escuriala de la ‘Poesía de la sementalidad’ con su venus pándémica y celeste, la casi inexistencia de ‘Cuadernos del sornabique’, la entusiasta creación de ‘lf ediciones’ con sus más de 170 títulos publicados en las colecciónes ‘El árbol espiral’, ‘Libros del consuelo’ y ‘La viuda alegre’, el hilarante semanario ‘Béjar información’ -alguien tendrá que buscarle las vueltas a ese pasado periodístico (?) de cuatro locos de atar y desatar-... y la empecinada historia ‘Sornabique’ con viajes a África... y mis chicos You y Malick... y las divinas ediciones sin futuro de ‘El brut de los corazones solidarios’ o el delicioso uno de ‘Standdart books’ junto al Hugo más inteligente y negro... y su rastro Viadero y Sol, Covi, Feyza, Javi Brasil, Joan, Anam, Urah, Ceci, Concha, Mayca, Emma, Luis, Mª Ángeles y todos esos tipos extraordinarios de los que me olvido... y la gran Lorena Pajares, un ser extraordinario en este tiempo torcido.
Al final, mi aventura querida desde crío se ha hecho realidad... soy como Ezra en ese sentido, como el Ezra al que admiré durante un tiempo... o mejor... mucho mejor.
Aunque todo acabase ya mismo, puedo darme por satisfecho.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …