Ir al contenido principal

La edad es la resaca... también sus usos.


Aún con la resaca puesta de mi viaje EDITA, con el motero muertecito posado entre los ojos, como una gaviota que me devora, tosiendo todo el jodido tabaco que me he metido en vena y haciendo de feriante ocasional con su comedia. Aún casi sin voz, me estoy quitando de la resaca para volver al latido normal, aunque es jodidamente difícil cuando se anuncia el lustre de los cincuenta en el ánimo.
(17:06 horas) La muerte como un boomerang lanzado que acabará golpeándome en algún lugar del cuerpo para dejarme tendido, y sin embargo es vida esa fleha lanzada hacia la nada. Ayer sentí que lo que más temo de la muerte es verla de cerca, tenerla junto a mis pies y sentirla deslatiendo un cuerpo joven. No es bella la muerte, ya lo he dicho muchas veces y lo he escrito otras cuantas, porque deja un gesto grotesco en la cara y una postura incómoda para los ojos. Y es muerte más para lo demás que para el que tomó su último traguito de oxígeno.
Ayer la muerte me produjo un par de vómitos y llegó a dejarme tan sin defensas, que hoy cojeo de nuevo de mi mal de entrepierna. Y aunque todos vamos hacia su guadaña, es jodido que mueran antes los que debieran morir después.
No me gusta la muerte, coño.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.