Ir al contenido principal

Deber guarda puñales.

Cuando la política se esgrime como un arma con la que atacar o defenderse, sin afán de universalizar, de extender progreso o de intentar futuro… es cuando los ciudadanos debemos hablar alto y fuerte para sacar el arma de las manos a los políticos.
Mi consideración en este tiempo y en este territorio es que nunca estuvimos peor representados ni en mejor situación para rotar. No se va a hablar de economía en estas elecciones, porque no se puede hablar de economía, ya que la economía no existe cuando dos o tres graves facturas están a punto de pasar su filo por los cuellos bejaranos y nos van a dejar en dique seco para unos años. Los que vienen apenas pueden prometer si su intención es cumplir, mientras los que están se han gastado ya el presupuesto de tres vidas municipales. Dos preguntas simples: ¿Qué se le debe a Iberdrola? y ¿cuánto va a costar el cambio de matadero? Una afirmación: Las deudas de hoy las deberá pagar el ayuntamiento de mañana.
En todo caso, yo qué sé; si un ayuntamiento está para gastar a lo grande, pues el actual lo ha hecho. Lo justo sería que también respondiese de sus gastos en la misma legislatura para no entregar herencias como bombas atómicas.
Desde tal visión de la jugada no queda otra cosa que buscar al candidato con más capacidad para cerrar la sangrante herida económica y cargarle el jodido mochuelo a sus espaldas. ¡Vaya gracia!
(21:32 horas) Admiro sin reservas a los que se toman la vida por el lado directo, los que la disfrutan sin detenerse a pensar, los que beben, los que viajan como posesos, los que joden cuando pueden sin medir el antes ni el después, los que bailan hasta el amanecer y ríen a carcajadas, los que abrazan y los que apuntan cada día como si fuera el último.
A mí me cuesta mucho salir de jodido tedio, ya casi me resulta imposible. He armado mis muros en forma de personas queridas y en clave de respeto absoluto, y esa estancia pequeña busco el aire cada minuto de cada hora mientras veo a algunos gastar la vida sin barreras y siento envidia.
Como defensa contra esta situación real que me elimina [me autoelimino] he tenido la suerte de crearme un mundo paralelo imaginario en el que sé volar libre, pero ese mundo sólo sabe devolverme soledad y me obliga a buscarla.
No sé si así estoy bien o me destruyo, pero paso los días, que ya es algo.

(22:18 horas) La llorona se tumbó antesdeayer y aún no se ha levantado. Me vio beber bastante y eso la deja desolada; cuando esto sucede, aguarda dormida hasta que cambia la fase lunar. Cuando despierta, sus ojos estallan en un verde selva y el mundo queda en sus manos, a su merced.
Nunca llueve cuando se despierta la llorona, pues ella es la lluvia.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …