Ir al contenido principal

Deber guarda puñales.

Cuando la política se esgrime como un arma con la que atacar o defenderse, sin afán de universalizar, de extender progreso o de intentar futuro… es cuando los ciudadanos debemos hablar alto y fuerte para sacar el arma de las manos a los políticos.
Mi consideración en este tiempo y en este territorio es que nunca estuvimos peor representados ni en mejor situación para rotar. No se va a hablar de economía en estas elecciones, porque no se puede hablar de economía, ya que la economía no existe cuando dos o tres graves facturas están a punto de pasar su filo por los cuellos bejaranos y nos van a dejar en dique seco para unos años. Los que vienen apenas pueden prometer si su intención es cumplir, mientras los que están se han gastado ya el presupuesto de tres vidas municipales. Dos preguntas simples: ¿Qué se le debe a Iberdrola? y ¿cuánto va a costar el cambio de matadero? Una afirmación: Las deudas de hoy las deberá pagar el ayuntamiento de mañana.
En todo caso, yo qué sé; si un ayuntamiento está para gastar a lo grande, pues el actual lo ha hecho. Lo justo sería que también respondiese de sus gastos en la misma legislatura para no entregar herencias como bombas atómicas.
Desde tal visión de la jugada no queda otra cosa que buscar al candidato con más capacidad para cerrar la sangrante herida económica y cargarle el jodido mochuelo a sus espaldas. ¡Vaya gracia!
(21:32 horas) Admiro sin reservas a los que se toman la vida por el lado directo, los que la disfrutan sin detenerse a pensar, los que beben, los que viajan como posesos, los que joden cuando pueden sin medir el antes ni el después, los que bailan hasta el amanecer y ríen a carcajadas, los que abrazan y los que apuntan cada día como si fuera el último.
A mí me cuesta mucho salir de jodido tedio, ya casi me resulta imposible. He armado mis muros en forma de personas queridas y en clave de respeto absoluto, y esa estancia pequeña busco el aire cada minuto de cada hora mientras veo a algunos gastar la vida sin barreras y siento envidia.
Como defensa contra esta situación real que me elimina [me autoelimino] he tenido la suerte de crearme un mundo paralelo imaginario en el que sé volar libre, pero ese mundo sólo sabe devolverme soledad y me obliga a buscarla.
No sé si así estoy bien o me destruyo, pero paso los días, que ya es algo.

(22:18 horas) La llorona se tumbó antesdeayer y aún no se ha levantado. Me vio beber bastante y eso la deja desolada; cuando esto sucede, aguarda dormida hasta que cambia la fase lunar. Cuando despierta, sus ojos estallan en un verde selva y el mundo queda en sus manos, a su merced.
Nunca llueve cuando se despierta la llorona, pues ella es la lluvia.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi cabezota preciosa

Yo insistía en su oído: ‘Vámonos ya, que es tarde, que ya está todo hecho y te ha quedado bien, que te noto cansada y solo es un instante decir basta’, pero no me hizo caso. Seguía en su pum pum, pum pum, pum pum, como esa cabezota que fue siempre y me ha dejado como estigma o herencia, que aún no lo tengo claro. La besé en lo que alguna vez fueron mofletes y decidí cortar el oxígeno de esa máquina absurda y ruidosísima experta en aplazar lo inaplazable (confieso que temblé por un instante al hacerlo, que me sentí culpable de decidir por ella). Fue algo menos de una hora. Ella y yo solos, sin nadie con capacidad de testificar, pero siguió con más fuerza que antes, con mejor ritmo. Y volví a conectarla a ese pulmón de náufrago. ‘Ya veo que no estás por la labor, mi rebonita’. Y no hizo gesto alguno y siguió en el pum pum de ese “todo corazón” que fue siempre. En el tramo brutal del abandono (que han sido siete días de toma pan y moja) pasaron por su cama caricias y sonrisas, apretones …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…