Ir al contenido principal

Me encantaría desayunar cada mañana con un ingenuo.


Me encanta la calidad de los ingenuos, con esa capacidad contradictoria de ‘no ver’ lo obvio que a veces se puede confundir con simplicidad y hasta con estupidez. Pero sobre todo me encanta la máscara de ingenuo, usarla y jugar con ella a un engaño que dota al receptor de una potencia con la que en realidad no cuenta.
Me he cruzado en la vida con cientos de ingenuos e ingenuas, pocos verdaderos y muchos inteligentísimos, y siempre he gozado compartiendo momentos de altura venidos de esa ingenuidad poseída o buscada.
(15:26 horas) Entre la constante cortina de lluvia de estos días aparece el monte de El Castañar ya verdecido. Me gustan los ciclos bien marcados y también me inquietan. Hablando con mi hija de esta circunstancia, llegamos sin querer al absurdo de la lógica natural contrapuesta a la lógica moral [si es que la moral contiene alguna lógica]. Mientras que el medio natural impone sus parámetros de selección de forma inexorable [el ser más competitivo aprovecha mejor los recurso, se reproduce, sigue vivo y marca la mejora evolutiva de su especie], la artimaña moral arbitra bienestar para los seres descatalogados con generosas pautas de sobreprotección.
Analizado el tema sin sensibilidad –de una forma cercana a lo científico–, podemos establecer sin demasiadas dudas que la selección natural resulta tremendamente fría y brutal si la aplicamos al ámbito humano [terribles ejemplos nos muestra la historia sobre tal planteamiento]. Todos, casi todos, enseguida diremos que estamos en el carro de la solidaridad y de la protección de los grupos y de los individuos humanos más vulnerables, tirando de moral sin pensarlo demasiado.
Sin embargo, si nos contemplamos como una especie más dentro de un ámbito estrictamente natural, debemos preocuparnos por la degradación evolutiva a la que nos lleva la sobreprotección de nuestros individuos débiles.
La pregunta que me urge, en este punto, reside en si la moral cercana, que nos lleva a un supuesto bienestar a corto plazo, no estará gestando el fracaso del hombre como especie en un plazo mayor.
Tal pregunta, con su planteamiento previo, no debe suponerse más que como una elucubración [quizás un desvarío] de un tipo que conversa con su hija una tarde de primavera sin manejar más datos que los que le llegan del instinto. En todo caso, suponiendo lo difícil que puede llegar a ser la elaboración de esta idea y, cómo no, toda la dura contestación que puede traer consigo, la dejo justo en eso, en un ratito de charla entre un tipo que se siente algo mayor y una hija que se quiere empezar a comer el mundo.
(20:31 horas) Últimamente me preocupo mucho por las cosas que dejo de escribir, ese espacio en blanco que no sabe recibir la mancha de la tipografía en el que flota y se sumerge lo más importante, en el que están las sensaciones olvidadas que en un momento fueron luz o sombra y en el que dejo al pairo lo realmente importante de mi relación con las personas y las cosas.
Me resulta insufrible no tener el tiempo suficiente para escribirlo todo, absolutamente todo, como aquel cartógrafo borgiano [¿borgeano?] que realizó un mapa de su país a tamaño natural para no dejarse escapar ningún detalle. Yo quisiera eso, escribir cada sensación, cada flash, cada sentimiento con la justa dimensión con la que se produce, pero sólo atino a relatar el resultado de una milésima de segundo de cada uno de mis días.
¿Dónde va lo que no escribo? Va al apartado de la vida, eso lo tengo claro, pero, ¿qué es la vida si se deja olvidada en el paso anterior? Sí, queda el poso para el correlato de las horas, el poso que acierta algunas veces a convertirse en palabra imperfecta.
No sé dónde reposa lo que dejo de escribir… y me entristece.

Antonio, tío, de mayor yo quiero ser exactamente como tú.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Luis Felipe, yo creo que el fracaso del hombre como especie –biológicamente hablando, claro, es decir, en cuanto a su supervivencia– no es que lo estemos comprometiendo por las discriminaciones positivas, sino que es nuestro carácter autodestructivo (incluyendo desde la explotación y las tiranías hasta las pequeñas injusticias cotidianas) el que hipoteca nuestro futuro.
    Pero sobre todo pienso que esa protección de los débiles, ese poquito que tenemos de "humanos" y que tan levemente nos separa de la selección natural es lo hace que nuestra civilización merezca la pena. Como en el manido chiste médico: podríamos (como especie) perdurar mucho más tiempo, pero se nos iba a hacer de un largo...
    Un abrazo, y a ver si sobrevivimos a la maldita campaña electoral.

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo se que, acomplejado, despues de leerte adoptaré la firme decisión de dejar de escribir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …