Ir al contenido principal

Me encantaría desayunar cada mañana con un ingenuo.


Me encanta la calidad de los ingenuos, con esa capacidad contradictoria de ‘no ver’ lo obvio que a veces se puede confundir con simplicidad y hasta con estupidez. Pero sobre todo me encanta la máscara de ingenuo, usarla y jugar con ella a un engaño que dota al receptor de una potencia con la que en realidad no cuenta.
Me he cruzado en la vida con cientos de ingenuos e ingenuas, pocos verdaderos y muchos inteligentísimos, y siempre he gozado compartiendo momentos de altura venidos de esa ingenuidad poseída o buscada.
(15:26 horas) Entre la constante cortina de lluvia de estos días aparece el monte de El Castañar ya verdecido. Me gustan los ciclos bien marcados y también me inquietan. Hablando con mi hija de esta circunstancia, llegamos sin querer al absurdo de la lógica natural contrapuesta a la lógica moral [si es que la moral contiene alguna lógica]. Mientras que el medio natural impone sus parámetros de selección de forma inexorable [el ser más competitivo aprovecha mejor los recurso, se reproduce, sigue vivo y marca la mejora evolutiva de su especie], la artimaña moral arbitra bienestar para los seres descatalogados con generosas pautas de sobreprotección.
Analizado el tema sin sensibilidad –de una forma cercana a lo científico–, podemos establecer sin demasiadas dudas que la selección natural resulta tremendamente fría y brutal si la aplicamos al ámbito humano [terribles ejemplos nos muestra la historia sobre tal planteamiento]. Todos, casi todos, enseguida diremos que estamos en el carro de la solidaridad y de la protección de los grupos y de los individuos humanos más vulnerables, tirando de moral sin pensarlo demasiado.
Sin embargo, si nos contemplamos como una especie más dentro de un ámbito estrictamente natural, debemos preocuparnos por la degradación evolutiva a la que nos lleva la sobreprotección de nuestros individuos débiles.
La pregunta que me urge, en este punto, reside en si la moral cercana, que nos lleva a un supuesto bienestar a corto plazo, no estará gestando el fracaso del hombre como especie en un plazo mayor.
Tal pregunta, con su planteamiento previo, no debe suponerse más que como una elucubración [quizás un desvarío] de un tipo que conversa con su hija una tarde de primavera sin manejar más datos que los que le llegan del instinto. En todo caso, suponiendo lo difícil que puede llegar a ser la elaboración de esta idea y, cómo no, toda la dura contestación que puede traer consigo, la dejo justo en eso, en un ratito de charla entre un tipo que se siente algo mayor y una hija que se quiere empezar a comer el mundo.
(20:31 horas) Últimamente me preocupo mucho por las cosas que dejo de escribir, ese espacio en blanco que no sabe recibir la mancha de la tipografía en el que flota y se sumerge lo más importante, en el que están las sensaciones olvidadas que en un momento fueron luz o sombra y en el que dejo al pairo lo realmente importante de mi relación con las personas y las cosas.
Me resulta insufrible no tener el tiempo suficiente para escribirlo todo, absolutamente todo, como aquel cartógrafo borgiano [¿borgeano?] que realizó un mapa de su país a tamaño natural para no dejarse escapar ningún detalle. Yo quisiera eso, escribir cada sensación, cada flash, cada sentimiento con la justa dimensión con la que se produce, pero sólo atino a relatar el resultado de una milésima de segundo de cada uno de mis días.
¿Dónde va lo que no escribo? Va al apartado de la vida, eso lo tengo claro, pero, ¿qué es la vida si se deja olvidada en el paso anterior? Sí, queda el poso para el correlato de las horas, el poso que acierta algunas veces a convertirse en palabra imperfecta.
No sé dónde reposa lo que dejo de escribir… y me entristece.

Antonio, tío, de mayor yo quiero ser exactamente como tú.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Luis Felipe, yo creo que el fracaso del hombre como especie –biológicamente hablando, claro, es decir, en cuanto a su supervivencia– no es que lo estemos comprometiendo por las discriminaciones positivas, sino que es nuestro carácter autodestructivo (incluyendo desde la explotación y las tiranías hasta las pequeñas injusticias cotidianas) el que hipoteca nuestro futuro.
    Pero sobre todo pienso que esa protección de los débiles, ese poquito que tenemos de "humanos" y que tan levemente nos separa de la selección natural es lo hace que nuestra civilización merezca la pena. Como en el manido chiste médico: podríamos (como especie) perdurar mucho más tiempo, pero se nos iba a hacer de un largo...
    Un abrazo, y a ver si sobrevivimos a la maldita campaña electoral.

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo se que, acomplejado, despues de leerte adoptaré la firme decisión de dejar de escribir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…